martes, 8 de abril de 2008

Novedades y recomendaciones (2007)


Ayer, de regreso a la capital, decidí encaminar mis pasos a dos librerías que frecuento asiduamente, para, además de paliar el aburrimiento vespertino, echarle un ojo a las novedades editoriales. Observé, con cierta sorpresa y algo de desencanto, que no eran tantos los títulos publicados hasta el momento, ni mucho menos interesantes (he de decir al visitante, que soy demasiado pejiguero con esto de los gustos, así que no se asuste ni alarme…). Las obras a destacar, podríamos organizarlas en varios grupos, unas por su calidad literaria, otras por lo interesante de las narraciones, algunas por la exquisitez de las imágenes y, las menos, por el conjunto de las tres cualidades anteriores, es decir, su redondez.
Y así comienza mi paseo por estas creaciones, que puede que estuviesen en el mercado mucho antes de mi visita, pero les cuelgo el sambenito de “nuevas” porque lo son para un servidor.
En primer lugar tenemos El jardín subterráneo de Cho Sunkyung (Editorial Thule), una historia apaisada donde un vigilante crea un jardín particular que embellece el tono gris de los túneles del metropolitano –en cierto modo, me recuerda a la narración de El señor Todoazul, abrillantador de placas callejeras, de Monika Feth y Antoni Boratynski, ya que adopta la perspectiva de que cualquier persona, sea cual sea su origen y condición, en estos dos casos humilde, puede contribuir al crecimiento del mundo-. Destaco también El mensaje secreto de cumpleaños, donde Eric Carle continua jugando con la técnica del collage, sus formas geométricas que tantas sensaciones despiertan y los juegos de descubrimiento y aprendizaje; una obra en pequeño formato pero agradable para las primeras edades.
Veintiún elefantes en el puente de Brooklyn, de Prince y Roca, es el título que nos acerca a la época en la que se construyó dicha infraestructura y a los hechos verídicos que acontecieron para poner a prueba la resistencia de este. El preciosismo, luminosidad, colorido y secuenciación de las imágenes, a cargo de François Roca (Jesús Betz, La comedia de los ogros o El secreto de las nubes), logran en el libro un lenguaje cinematográfico muy valorable. Es de mención el último título del cuentacuentos Pablo Albo, Estela (Editorial Thule), que, aunque defiende una idea preciosa, no culmina el mensaje de la obra –creo-, una lástima, teniendo en cuenta la atmósfera tan adecuada que imprimen las ilustraciones de Miguel Ángel Díez, simplemente deliciosas
Por último, las tres estrellas de esta valoración son, indiscutiblemente:
1. Elsa y Max de paseo por París, de McClintock (Editorial Molino) por varias razones, entre las que destacan: a) el preciosismo de las ilustraciones, detallistas y vistosas, que beben de la tradición pictórica de principios del siglo XX, b) el recorrido, a través de sus páginas, por los rincones más bellos de París, c) los conocimientos que se entresacan de las imágenes, y d) lo entretenido del juego que propone la autora en él.
2. Un lunes por la mañana, de Uri Shulevitz, en el que son notables sus ilustraciones, que recuerdan a las de Maurice Sendak (técnica de grabado combinado con la acuarela colorista), y su narración, simple y repetitiva, ideal para primeros lectores, donde se hace hincapié en la imaginación como tabla de salvación ante el aburrimiento.
3. Sencillamente tú, donde Heinz Janisch (Los mejores días, En casa o el entrañable Mejillas rojas) y Jutta Bauer (Madrechillona o El ángel del abuelo), crean un álbum de pequeñas dimensiones donde se ensalzan las cualidades de la relación amorosa (ideal para regalarlo en unas bodas de oro).

Lean, comparen y recuerden: si encuentran algo mejor, háganmelo saber.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...