viernes, 25 de diciembre de 2009

El día de la víspera


Este cúmulo de circunstancias:

1. Hemos dejado atrás la Nochebuena.
2. La Navidad ha llegado con un Papa lisiado.
3. Cada año nos atiborramos menos de turrón y más de ácido úrico.
4. Estoy harto de tanto alcohol a propulsión.
5. Más harto si cabe de tanta gente deseosa de consumismo.
6. Echo de menos niños pidiendo los aguilandos.
7. Me duelen los riñones de limpiar tanto serrín.
8. ¿Qué regalarán en los bares que a todos nos vuelven locos?
9. ¿Por qué en estas fechas nos acordamos de los que no están y nos olvidamos de los que quedan?
10. Se me olvidó la letra de ese villancico...
11. ¿Dónde habré metido el belén?
12. Paz, armonía y mucho interés.
13. ¿Solidaridad, fraternidad o caridad? Pregúntenle a mi padre: se las sabe todas.
14. ¡Qué vuelvan los besos!
15. Aviso: No contestaré ningún SMS insustancial que reciba durante estas fiestas.

Me han obligado a tomarme unas pequeñas vacaciones, pero antes les dejo con el mejor cuento navideño que he podido encontrar (este año... el próximo, Dios dirá), El regalo de los Reyes Magos, de O. Henry y Lisbeth Zwerger.

¡Ah! ¡Y Feliz Navidad!

4 comentarios:

kareche dijo...

Feliz Navidad, Román!!! Y ánimo que esto es sólo una vez al año... Un abrazo.

Inma Ruiz dijo...

La verdad es que esto de la Navidad es un enorme negocio y se ha perdido la esencia de lo que alguna vez fue. Estas no son precisamente unas buenas Navidades para mi familia y para mí. La sombra del paro revolotea sobre las cabezas de mis padres atada con un hilo a la vida profesional de mi hermana y los impagos de Ayuntamientos, Organismos Oficiales y Empresas Morosas me hacen sombra a mí que sufro el mal del autónomo, con toda la virulencia que esta enfermedad tan contagiosa, despliega sobre las carnes de muchos pequeños empresarios. Así que este año, hemos intentado envolver el malhumor en papel de vivos colores y, aunque no lo hemos conseguido del todo todo, sin regalos, pero la familia reunida, hemos conseguido superar la prueba de la nochebuena y de la Navidad. Ahora sólo quedan cuatro días más difuminados y suaves, fechas en las que te puedes perder, no importa donde, y contar despues a tus amigos que comiste las uvas en la "cochinchina", aunque realmente estuvieses metido en la cama intentando pasar de todo.

Commedia dijo...

"...la vida está hecha de sollozos, resoplidos y sonrisas, con predominio de los resoplidos."

Es curioso, hace unos días encontré en la biblioteca (por casualidad) esta hermosa historia y ahora me la encuentro en tu blog. Que pases unas felices fiestas (en la medida de lo posible).

Anónimo dijo...

Este relato de O´Henry lo han adaptado al cine dentro de una película que lleva el título de "Cuatro páginas de la vida: http://elclubdelosociosos.blogspot.com/2009/11/cuatro-paginas-de-la-vida.html

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...