miércoles, 19 de septiembre de 2012

Regresando con monstruos y ogros






Ya era hora de que regresara del irreal mundo veraniego -para lo que he hecho acopio de un gran número de bártulos lingüísticos e irónicos-, y tomara posiciones para los meses venideros, que si no falla la bola de cristal que me he feriado este año, se presentan con bastante oleaje… Pero antes, el mamoneo de rigor: ¿Cómo están ustedeeeeees? Espero que capeando el temporal, ese que arreciará en breve, según cuentan las agoreras cabañuelas. La verdad es que la cosa está muy mal y “el conjunto de la ciudadanía” (N.B.: ¿Algún político sabe hablar en este país? ¿Algún periodista puede dejar de parafrasear a los políticos? ¿Algún televidente puede empezar a leer?) prefiere visitar la aldea y hacer jabón con la pringue de los chorizos, que gastarse el “Plan Prepara” en El Corte Inglés… No sufran, aquí viene un servidor, el superhéroe de las letras infantiles, ese que va encorsetado en un refajo manchego (¡Y pensar que algunos de ustedes me hacen de otras tierras!), para rescatarlos de la inmundicia que nos rodea y llevarlos hasta esa orilla donde viven los monstruos.
Y por empezar el curso académico con buen pie, el plato principal de este menú semanal amenizado de ácidos sabores, les recomiendo un clásico con el que me he topado recientemente (seguro que alguno de los blogs amigos ya ha agitado este libro ante sus narices, pero no importa, cuántos más seamos, más se nos oye…), el ¡Shrek! de William Steig.
Aunque no es la obra más reseñable de este autor -léanse Sylvester y el guijarro mágico o Doctor De Soto-, este álbum ilustrado recientemente editado en castellano por Libros del Zorro Rojo, se ha convertido en uno de los más conocidos por haber sido adaptado al cine de animación de la mano de DreamWorks. En él, este artista de origen polaco-judío, narra las aventuras de Shrek, el ogro malhumorado, buscaruidos, tontarra y verde, que hoy día todo niño conoce, un hecho del que se puede aprovechar algún bibliotecario avispado para conmemorar los diez años del fallecimiento de su autor durante el venidero 2013, y de paso, envenenar con las palabras a los lectores del mañana.

3 comentarios:

Kyra dijo...

Qué bueno que hayas vuelto, monstruo!

amparo dijo...

Ya te estaba echando de menos, observo que vuelves tan ácido y entrañable como siempre.

miriabad dijo...

¡Qué bueno que volviste! ;-) Sí, se te echaba de menos en este mundo tan gris... Y vuelves a lo GRANDE.
Saluditos, Miriam

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...