lunes, 4 de febrero de 2013

Grandes figuras de la ilustración LIJ (XVII): Dorothy P. Lathrop








Dorothy Pulis Lathrop nació 16 de abril 1891 en Albany, Nueva York. Su madre era pintora, su hermana escultora, y su abuelo era dueño de una librería, por lo que parecía destinada a una carrera a caballo entre el arte y la literatura. En sus inicios como estudiante de arte en el Teacher’s College, dibujó junto a Arthur Dow, aunque en un principio le sedujera más la idea de escribir que la de ilustrar. Más tarde, asiste a clases de dibujo en Pennsylvania bajo la supervisión de Enrique McCarter, y a la Art Students League, con F. Luis Mora como profesor.
Es en 1918, cuando la entonces maestra de 27 años de arte en Albany, colabora con Walter de la Mare e ilustra con 12 imágenes The Three Mulla-Mulgars (1919), una fabula protagonizada por tres monos en la que usa muchos recursos pictóricos sacando partido del amplio abanico de posibilidades que ofrece esta obra fantástica. A este libro le siguen otros del mismo autor, como Down-A-Down Derry (un libro de poemas de hadas de 1922 que ilustra con la técnica del punteado que rivalizaría con su contemporáneo Dugald Stewart Walker) o Crossings (editado en 1923 y con grandes influencias de Beardsley).
Más tarde, en 1926, trabaja con Ethel May para Tales from Enchanted Isles, una inmejorable antesala para su libro más conocido -aunque menos representativo-, Hitty: her first hundred years (de 1930, reeditado durante varias décadas por MacMillan en lengua inglesa, la última, la Navidad de 1999), un libro de Rachel Field. Con un estilo algo arcaico y pomposo, probablemente como deferencia a la edad del personaje, fue galardonada con la Medalla Newbery (American Library Association) ese mismo año.
A este le siguen otros de diversos autores entre los que se cuentan, Dutch Cheese (1931), Mr Bumps and his monkey (1942) o Bells and Grass (1942), todos ellos de Walter de la Mare, The Little Mermaid de Hans C. Andersen (1939), Little Boy Lost, de  W. H. Hudson, The Princess and Curdie y The Light Princess, ambos de MacDonald, o The Animals of Bible, a picture book, de Helen Dean Fish, con el que obtiene la Medalla Caldecott en 1937.
Al mismo tiempo y a partir de 1931, Dorothy comienza a escribir sus propios libros. The Fairy Circus (1931), The Colt from Moon Mountain (1941), Angel in the Woods (1947), Bouncing Betty (1936), Dog in the Tapestry Garden (1942), Let Them Live (1951), Littlest Mouse (1955), Puffy and the Seven Leaf Clover (1954), Skittle-Skattle Monkey (1945) o Follow the Brook (1960), dan muestras de su talento como escritora e ilustradora.
Tras más de 86 libros ilustrados, en los que es evidente la atracción que sintió por plasmar el mundo animal (su hermana, Gertrude, decía que más que compartir una casa con su hermana, compartía un zoológico en constante cambio), una labor tardía como escritora y editora, Dorothy Pulis Lathrop fallece en Nueva York, el 30 de diciembre de 1980.

El estilo de Lathrop, aunque preciosista, se basa en técnicas sencillas como son la tinta y el lápiz, un hecho que añade un toque de misterio a las imágenes que, si bien están protagonizadas por animales, les imprime cierta personalidad humana, una vivaz llama que aporta luz en un mundo complejo, tenue, gris y, probablemente, algo juguetón.

1 comentario:

miriabad dijo...

No la conocía, pero por esta muestra me parece bella...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...