viernes, 10 de octubre de 2014

Palabras colgadas




Lo de escribir por obligación es un martirio. Sobre todo cuando buscas palabras y no encuentras ninguna. Ni debajo de la almohada, ni en el fondo de la noche, ni bajo la sombra de un ciprés…, no das con ninguna cuando más lo deseas. Sin embargo, otras veces, crecen sin pensarlo, saltan de renglón a renglón y te arrancan una sonrisa de efímero triunfo…

A las once para un rato,
abre despacio su hatillo
y se sienta bien sentada;
se desabrocha un zapato
y se come un bocadillo
de queso con mermelada.
Luego se va a los mercados,
después pasa por la plaza
y más tarde al hospital;
llega hasta el pueblo de al lado,
recorre casa por casa
por ver qué puede encontrar.
“Palabras, busco palabras
en papel de servilletas,
en libros o en camisetas
o en los cuernos de las cabras.
Palabras que no se olvidan,
palabras para soñar,
palabras para cantar,
palabras que dan la vida.
Palabras de cortesía,
palabras de aquí y de allá,
palabras que recordar,
palabras tuyas y mías”.

Ángel González de la Aleja.
En: Abrapalabra.
Ilustraciones de Julio Serrano.
Colección “Luna de Aire”.
2014. Cuenca: Ediciones UCLM.
Imágenes de la entrada: SpY.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...