miércoles, 12 de noviembre de 2014

De tumbas y edenes marinos


Las profundidades del océano están llenas de sensaciones que nos embargan por completo, pero son dos ellas las que más pesan sobre el resto. La tranquilidad, esa quietud infinita que nos trae gratos recuerdos y que barre el resto de pensamientos es una. La otra es el sobrecogimiento, la fuerza que entraña… Esa sensación de insignificancia que nos envuelve, la inmensidad que nos convierte en granos de arena que, onda tras onda, se dejan caer en esta o aquella playa…
La calma intranquila y la furia desatada son las que arropan a los marineros que, en la popa de su navío, ven surcada la piel y punzado su corazón por el salitre y el viento helado que visten el arpón del mar.


Seguramente sea la morada de Poseidón el más violento y desapacible lugar de nuestro planeta. Cuando la tempestad y el huracán se hacen con él, no cabe santiguarse, pre-signarse, ni encomendarse al cielo, uno que (bien se ha demostrado) queda muy lejos cuando lo necesitas, y muy cerca cuanto menos lo deseas. Solo queda luchar contra el batir de las olas, sus inmensos golpes, las corrientes que con sus tentáculos te hunden en el azul infinito… Pero de repente, bajo la superficie terrenal, esa que suele jugar con los hombres y sus vidas,  surge un soplo de equilibrio cristalino donde, inmóviles, viven un sinfín de seres tan espeluznantes como maravillosos, de formas increíbles y con diseños imposibles.


El agua marina, ese líquido material sobre el que la evolución ha construido a todos los seres vivos, se parece a una selva infinita donde los colores flotan evanescentes y se pierden tras la neblina azulada que lo rodea todo. Medusas como globos aerostáticos, peces que parecen dragones, paraísos de coral y bandadas de tortugas surcando el  húmedo material que se refleja en el cielo, son la razón por la que los aventureros se dejan llevar entre sus fauces.
Quizá esa mirada del Ahab de Melville, una completamente cegada por la venganza, por el enfrentamiento entre el hombre y un medio simbolizado por la temible ballena, se trocaría hoy día en otra, donde la curiosidad vence al orgullo, y el hedonismo se enfrenta al realismo. Creo de Manuel Marsol en su Ahab y la ballena blanca (con un estilo a lo Miquel Barceló y embarcado en la editorial Edelvives) ha sabido buscar esas impresiones, en hallar la mirada que no busque el mar como la más bella de las tumbas, sino como el más hermoso de los paraísos, que al fin y al cabo es de lo que se trata buscar a otros y encontrarse a uno mismo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...