miércoles, 27 de mayo de 2015

Época de cambios


Cambiar nos produce verdadero pavor. Nos da miedo. Es terrorífico. Nos hace temblar. Nos produce escalofríos… Seguramente muchos de ustedes negarán con la cabeza y dirán que les deje de monsergas, pero ya saben que mi tenacidad y firmeza, esas que años de aguante y resignación han forjado muy dentro de mí, van más allá de su tierno autoengaño. Déjenme recordarles ciertas cosas… Si no tienen miedo al cambio, ¿Por qué todavía siguen aguantando a ese persona que otrora era el amor de sus vidas y que ahora, a modo de saco de patatas es incapaz de robarles una sonrisa tan siquiera mientras ronca? Si hace años que repudiaron a la religión de entre sus convicciones vitales, ¿por qué todavía se sigue repartiendo fe en pilas bautismales y en copas consagradas al Altísimo? Si ya han visto de lo que han sido capaces las diferentes facciones políticas, ¿por qué siguen ejerciendo su derecho al voto como si se les fuera la vida en ello?...


Todos los dilemas anteriores tienen que ver, de manera directa o indirecta, con el miedo al cambio. Vivimos mucho mejor sin preocuparnos por la incertidumbre, teniéndolo todo amarrado y bien amarrado, permaneciendo en nuestra bien amueblada vida en la que, a pesar de tener la luz apagada, sabemos orientarnos a la perfección. Si se paran a discurrir caerán en la cuenta de que muchas veces titubeamos a la orilla del mar pensando más en la impresión que producirá nosotros el contraste de temperaturas que en lo maravilloso que esconde la inmensidad del océano. ¿Triste no?...


No diré que debamos tomarnos la vida a la ligera, ni que no debamos considerar los pros y contras que ante nosotros se presentan con más frecuencia de la que queremos, pero lo cierto es que, además de una rutina que nos ayude a no salir locos, también se agradece cierta duda existencial que dé paso al futuro, a la novedad. Para que entre así el aire fresco y nuestro hogar (ese que guardamos bajo llave en el corazón) mute de color, de sabor. Algo de lo que también nos habla El señor Flux, un libro ilustrado de Kyo Maclear y Matte Stephens (editorial SM) que, aparte de poner en tela de juicio la necesidad del cambio en una sociedad cada vez más estática y enseñarnos quien fue George Maciunas y el movimiento artístico Fluxus, nos retrotrae a los años sesenta y setenta de la ilustración (¡Parece que el espíritu de Miroslav Sasek y Ludwig Bemelmans ha vuelto! ¡Viva lo vintage!)


¡Y que vivan los cambios! ¡Qué viva el riesgo!

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...