lunes, 18 de mayo de 2015

Poesía inmejorable


Debido a una serie de desventuras que tienen que ver más con mi faceta de amo de casa que con otra cosa, me es grato empezar la semana con un poco de poesía (¡Que la rima nos alegre este lunes, oiga usted!) a tenor de esta selección que ha preparado el Club Kirico (empezamos otra vez con los "ranking", perdónennos) y en la que se incluyen muchas de las propuestas que voy recogiendo en estos lares. De entre estas, hoy me he decantado por reseñar uno de los libros del año en su categoría (Mar Benegas, Olga Capdevila y Editorial A buen, mi enhorabuena) y que además nos deja jugar, inventar, descubrir, interactuar... ¡Los lunes, para los protagonistas!
Lo cierto es que, ignorando la campaña electoral y otros males que nos asolan, es una buena forma de hacerles llegar algo de ritmo y melodía; dejarles sucumbir a ese leve encantamiento escolar… ¿Qué tendrá la métrica infantil que siempre me recuerda a mis años de colegial...?
- Quizá sea su dulzura…
- ¡No, no! ¡La poesía para niños puede ser muy cruel, horrible, feroz!
- Quizá sea su brevedad….
- ¡De eso nada! ¡Hay poemas interminables, soporíferos, mayúsculos, morrocotudos!
- Quizá sea su trivialidad…
- ¡Tonterías! ¡Son mensajes profundos, hermosos, atemporales, canallas, “espialidosos”!
- ¡Ya está! Es porque la poesía nos hace soñar.
Y no dije nada…

Salpica sus sueños:
somnolientos señuelos saltan
(son seiscientas sardinas suaves
sosegando su soñar),
sonríe.

Susurrante suena:
sssshhhhh-shucu-shucu-shucu-shucu-shu.
Silba suavemente, siseante:
shucu-shucu-shucu-shu sssssshhhhhh.

Se sabe:
siempre se sueña sintiendo su sinuoso
susurrar.

Mar Benegas.
En: Con el ojo de la i.
Ilustraciones de Olga Capdevila.
2015. Barcelona: A buen paso.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...