viernes, 26 de junio de 2015

¡Chapuzones!


En un alarde de sinceridad les confieso que no sé qué haré durante las próximas semanas… Si me iré, si volveré, si ahorraré, si me quedaré a dos velas, si acudiré a algún festival (está de moda, ¿no?), si destruiré el sofá, si -por fin- perderé los cinco quilos que me restan (de ilusiones vive el hombre…), si me saldré al balcón a escuchar a los gitanillos canturrear (a veces se esmeran y la estampa pinta bucólica), si daré rienda suelta a la creatividad (¡más me valdría terminar todo lo empezado!), si optaré por mantener un encefalograma plano, si ordenaré los cientos de fotocopias (que quizás nunca más vuelva a utilizar), si limpiaré el coche (¡ea!, los vehículos no son lo mío…), si saldré mucho, si entraré poco (estos dos últimos deseos creo que son el mismo, ¿no?), si me levantaré tarde (depende de lo mucho o poco que disfrute del sofá), si me despertará el alba (¡malditas persianas!), o si seré capaz de leer algo (sería lo suyo… para después contarlo). Vamos, que no tengo ni la más remota idea de cómo invertiré el tiempo estas vacaciones. Lo único que sí sé es que, de unos chapuzones, no me libra nadie…


Ya saben ustedes que, aunque gusto del medio aéreo, también me inclino por el acuático. No es que haya desarrollado branquias a la vejez, pero a cierta temperatura, se agradece algo refrescante… y divertido. Eso de echarme la siesta a la orilla de una piscina, escuchando los gritos de los jovenzuelos y los llantos infantiles mientras el socorrista de turno pilla un cabreo monumental, tiene su aquel. También tenemos abuelas mastodónticas que, a golpe de abono veraniego, forman parte del mobiliario. No nos olvidemos de los gorilas de gimnasio, de las merendolas familiares, de las parejitas cariñosas, de los nadadores empedernidos, de los tontos de la/s pelota/s y mucha fauna más que representa el clorado y mojado día a día.
Es por ello que les recomiendo tomar sus precauciones cuando acudan a estos lares, no sea que sufran algún percance poco agradable (en la playa hay erizos y medusas, y aquí abundan los buceadores y las aguadillas), como el protagonista de El paseo del elefante, un libro-álbum para primeros lectores del japonés Hirotaka Nakano (editado por Lata de Sal en su colección Vintage) que nos narra las peripecias de un paquidermo y una panda de amigos que, todos juntos, van a dar de bruces en un lago, el uno por servicial y forzudo, y los otros por gandules y pesados.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...