miércoles, 3 de febrero de 2016

Panorama editorial emergente de LIJ en España (3ª Parte)


Al finalizar el pasado año conocíamos la noticia de que el mercado editorial español está en alza... Si lo pensamos bien, esta buena nueva tendrá más que ver con el número de nuevas editoriales que han aparecido durante los últimos años, que con el volumen de ventas total realizado (no seamos tan optimistas, no sea que vayamos a leer de más...). Aunque si bien es cierto que, a mayor oferta literaria (cada casa editorial orienta su proyecto hacia un tipo de lector), mayor posibilidad de diversificar los productos y una mayor probabilidad de captar nuevos clientes.
Al igual que en el mundo de la literatura para adultos, son bastantes los que se arriesgan a hacer negocio y divulgar la narrativa y poesía infantil, así como a impulsar el género del álbum ilustrado. De esta manera se dibuja un notable y agradecido panorama editorial emergente (si pinchan AQUÍ y AQUÍ podrán ir contando cuántas nuevas editoriales han nacido en los últimos años). Como la cosa sigue yendo a más, hoy añado otra serie de sellos literarios que apuntan a esto de la literatura infantil y que están dejándose ver por las librerías y bibliotecas de nuestro país.
Y sin más preámbulos, me pongo al quite:
En primer lugar tenemos a Sally Books... Esta pequeña editorial afincada en Antequera (Málaga) se decanta por libros de pequeño formato (cuadrado generalmente), historias divertidas y una estética bastante digital en cuanto a ilustraciones se refiere. De entre su reducido catálogo se pueden señalar títulos como Gordito (Mar Hernández, Malota) o La oveja bala (Pablo Je Je).


Seguimos con Bira Biro, una editorial fundada en el año 2015 y radicada en Barcelona. Tiene un catálogo reducido aunque bastante heterógéneo. En el destacan colecciones de libros para lectores competentes, como Leer es jugar o las aventuras de Jake (Spillman & Nixon), y una serie de álbumes ilustrados entre los que podemos destacar Quién Qué Quién de Olivier Tallec o Lola se va a África de Anne Villeneuve. Tienen previsto desarrollar una nueva línea editorial en la que primarán los autores nacionales, un propósito más que loable.


Bonito Editorial, además de dedicarse a editar libros ilustrados (son tres los títulos que llevan publicados hasta el momento, Calabazas, Memoria de un pez bueno y Álbum para días de lluvia) que hacen honor a su nombre (estética, cuidado y mimo abanderan unas producciones más que aptas para el regalo), también realiza numerosos cursos y charlas sobre ilustración, edición y escritura destinadas a un público especializado.


La cuarta es Fun Readers, una casa editorial nacida el año pasado de la mano de cinco amantes de la LIJ y con sede en Bigastro (Alicante). Ha lanzado sus dos primeras propuestas de lectura, La cabra que no estaba, un libro de Pablo Albo y Guridi con bastante aceptación y visibilidad en el panorama lijero, y Aprendiz de Fantasma (Jesús López Moya y Gallego Bros). Son dos libros orientados a todos aquellos que ya saben leer y que gustan de divertirse con los libros.


También podemos hablar de la línea infantil de Milenio-Páges, llamada Nandibú, una serie de libros de producción propia (Anna Obiols, Subi, Marta Mata o Carmé Solé Vendrell) y extranjeros (Jean de Brunhoff o Hans de Beers) que, editando en castellano y catalán apuestan por historias cercanas y divertidas.


También tenemos a Libros del Imaginario, una propuesta editorial parecida a las dos anteriores (el texto tiene una notable presencia) que combina tres colecciones diferentes -Letrarium, Gran Letrarium e Ilustrarium- orientadas a distinto público y en distintos formatos que ha empezado con trabajos de Mar Pavón y Guiomar González, Sandra Glover y Kate Glove, y Susana Isern y Zuzanna Celej.



Pequeño Fragmenta, la filial infantil de la editorial Fragmenta, también intenta abrirse hueco en el mundo de la LIJ a través de su serie de álbumes ilustrado, concretamente con tres título de Álex Tovar y África Fanlo (Funámbulus), Inês Castel-Branco (Respira) y Halil Bárcena y Marina Cabassa (Historias de Nasrudín), perfilando una pequeña colección de buena factura que ahonda en el conocimiento personal del lector y como apoyo a educadores y padres



Principal de los libros, aunque se perfila como una empresa dedicada a los libros para adultos, también ha apostado durante los últimos meses por álbumes ilustrados de impecable factura como son Yo mataré a los monstruos por ti (Santi Balmes y Lyona -Marta Puig-), un título muy conocido dentro del mundo del libro ilustrado, y Míster Garabato (Lyona y Marcus -Marc Torrent-) una fresca y divertida propuesta para los amantes de las curvas, las líneas, la insatisfacción y la imaginación.



Para finalizar la última entrega de este panorama de editoriales emergentes dentro del mundo de la LIJ y el álbum ilustrado, tenemos a Pastel de Luna, un proyecto cuyo catálogo mira hacia oriente, no sólo por el origen de sus autores, sino también por las temáticas y el estilo de sus ilustraciones. De entre todos estos libros me gustaría citar El paraguas de Jae Soo Liu y Dong Il Sheen (una poética mirada a los colores y su interacción) y Una casa de 100 pisos de Toshio Iwai que se perfila uno de los mejores libros para primeros lectores de lo que llevamos de año.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...