viernes, 23 de diciembre de 2016

Demasiado de todo


Queda poco para que los padres, en nombre de Papa Noel, la Befana, el Olentzero o los Reyes Magos (¡Mira que hay seres mágicos para hacer regalos! ¿Por qué nunca se acordarán de mi...?), se despachen para con sus hijos a base de papel de regalo. Así pasa: los buzones a reventar (Nota: Estas anacronías postales en un mundo digital me encantan..., ¡algo habrá que conservar del pasado para enseñar a los críos cómo se envía una carta!) y las grandes superficies echando humo como locomotoras. Es diciembre, ese mes en el que el consumo se desata y algunos sueños (no todos, por imposibles o inalcanzables) se hacen realidad.
Aunque respeto que aquellos con posibles, no le den tregua a la tarjeta de crédito (el que tenga mandanga que se la gaste y active la economía si es su deseo), les diré que mi relación con la Navidad no pasa por su momento más álgido. A estas alturas de la película: menos dientes, me va sobrando de todo. Bufandas, zapatos, abrigos, artilugios tecnológicos, libros y toda suerte de cachivaches se amontonan en mi hogar, que tiene todas las papeletas para convertirse en la típica casa-museo.


Aunque intento dar uso a todo lo que tengo, muchas veces es imposible, no sólo por cuestiones que derivan de las modas (lo que ayer nos encandilaba, hoy nos produce arcadas... ¡Qué cosas tiene la mirada!), sino porque algunas prendas de ropa se me han quedado pequeñas, la bufanda se ha deshilachado, los zapatos están sumamente desgastados, al ordenador se le han roto un par de teclas o ha visto la luz otra edición mejor de ese álbum ilustrado...
Ya, ya..., ya sé que en esos casos lo mejor es acudir al cubo de la basura, apartar la triste mirada y dejarlos caer en él, pero son dos las fuerzas invisibles (aparte del mero fetiche) que me lo impiden. La primera es la nostalgia, esa sinrazón que nos conmueve, y la segunda es la incertidumbre, esa que aparece cuando no sabemos si encontraremos algo tan duradero en esta sociedad de consumo donde lo efímero y perecedero es una constante.


La receta para evitar tanto despropósito, como en muchas otras facetas de la vida, es conformarse con poco, y, en un acto de generosidad para con los demás, dejar que las casas se vacíen de cosas sobrantes, inútiles o que ya han prestado sus servicios. Parece una tontería, pero dar, como le ocurre a Lulú, la protagonista de¡Demasiados juguetes! un álbum de Heidi Deedman editado en castellano por La casita roja, y quedarnos solo con lo bueno (Júpiter, en esta historia) es el mejor ejercicio para liberarse de uno mismo.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...