viernes, 9 de diciembre de 2016

Nuestro oro líquido


Doherty, Shevaun. 2015. Olea europaea. Acuarela sobre pergamino.


Doherty, Shevaun. 2015. Olea europaea. Estudio de fruto. Acuarela sobre papel.


Doherty, Shevaun. 2015. Olea europaea. Estudio de hoja. Acuarela sobre papel.

N.B.: En plena campaña de recogida de la aceituna, hoy toca una reivindicando.
A pesar de que los españoles miramos a Europa con frecuencia (y se nos nota sólo en lo malo), nunca he comulgado con las políticas comunitarias, más que nada porque nunca nos dejan en bien parados en comparación a otros países vecinos y sus intereses. Un claro ejemplo es lo vapuleado y maltratado que se encuentra nuestro oro líquido (entre otros muchos de nuestros productos señeros) frente al óleo de dudoso sello italiano. Que sí, que sí. Que nos compran el aceite por cuatro duros y lo venden al precio que vale. Y mientras, nosotros, trabajando. Así que yo grito: ¡Qué viva nuestro aceite de oliva y que les vayan dando!

Olivo,
el tronco del tiempo
herido:
sanita, sana,
con aceite de oro
se curaba.
De madrugada,
sorda de ceniza
la muda plata:
sanita sana.
Nace el día
de mañana:
mariposas de aceite
a luz lo daban:
sanita sana.
Olivo, olvido,
el tronco del tiempo
herido.
Isabel Escudero.
Olivo.
En: Quesia. Cifra y aroma.
Ilustraciones de Zuzanna Celej.
2015. Kalandraka: Vigo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...