viernes, 3 de febrero de 2017

Cuando el olvido no es olvido


Olvido que sabe a yogur y miel, también a queso frito. Olvido que sabe a besos, a dulce, a campo y tomillo. En lo alto del monte también campa el olvido. Olvido pintado de trigo y las olas de tu flequillo. Olvido que huele todavía, por eso no es olvido. Mientras guardo en mi corazón el mar de tus ojos, de tu sonrisa, lo infinito...

Guardo estrellas en un vaso
y en una caja, suspiros.
Voy haciendo, paso a paso,
el trabajo del olvido.

Todas las letras del nombre
y las calles que anduvimos;
las flores que había en la tarde
la tarde en que no nos vimos.

El color claro del sol
disfrazado de amarillo,
y los diamantes de luz
que soltaba en su flequillo.

La fecha del cumpleaños,
el teléfono y su signo.
Voy haciendo, paso a paso,
el trabajo del olvido.

María Cristina Ramos.
Teolvido del paso a paso.
En: El mar de volverte a ver.
Ilustraciones de Federico Combi.
2014. Buenos Aires: Quipu.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...