viernes, 17 de marzo de 2017

¡100 velas para el TBO!





Hoy (o el sábado pasado, todavía no está muy claro...) se cumplen cien años de la aparición del primer TBO, la revista infantil española por excelencia que, desde 1917 hasta el año 1998, se publicó interrumpidamente (ya saben que estas publicaciones suelen tener lo que se llama épocas, que en este caso dependieron de tres editores, Buigás, Estivill y Viña hasta 1983, Bruguera hasta el año 1988, y Ediciones B hasta el 98) para disfrute y deleite de niños y jóvenes de varias generaciones. Las peripecias de Josechu el vasco (J. Muntañola), Altamiro de la cueva (J. Bernet Toledano) Obseso Pisafondo (J. Rovira) Melitón Pérez, Morcillón y Babalí, el ocurrente profesor Franz de Copenhague, la entrañable familia Ulises (todos ellos de Benejam) y muchos otros personajes llenaron las páginas de esta revista semanal o mensual (dependiendo de las ya citadas épocas) que, además de dar nombre en castellano, “tebeo”, a lo que otros llaman “cómic” (RAE dixit), fue testigo de la historia de nuestro país durante el siglo XX, y dio mucho quehacer a todos aquellos padres que tenían que escuchar las quejas de sus hijos mientras se quedaban prendados de sus portadas en los kioskos...

Me cuentan mis papas, que cuando yo nací
papá con ilusión decía siempre así:
que hablara pronto yo, que tenía un gran deseo,
y verme a mí leer los cuentos del TBO.

Y ahora el pobre está
que no hay quien lo soporte
porque mi mamá
le trajo tres de un golpe.
Cuatro somos ya
que pedimos a papá:

Yo quiero un TBO,
yo quiero un TBO,
si no me lo compras lloro y pataleo
Yo quiero un TBO,
yo quiero un TBO
y me estaré muy quieta mientras me lo leo.

[…]

Yo quiero un TBO.
1930.
Letra de Mercedes Belenguer.
Música de Francisco Codoñer.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...