martes, 31 de octubre de 2017

Fantasmas juguetones y juerguistas resfriados


Martes. Víspera del día de todos los santos. La gente con ganas de jarana, esqueletos y disfraces. Lo que se prometía un día tranquilo va caldeándose. Máscaras, maquillaje, harapos, ¡y que viva la fiesta! Espero que con tanta emoción no pillen un buen tabardo, porque a pesar del cambio climático, por la noche rasca y no hay que hacer demasiado el fantasma: quién no es previsor, en noches como esta, pilla un buen resfriado. Que andan por ahí muchos monstruos, Aideko entre ellos, que es un poco desalmado...

En los muros de mi casa,
un espectro desalmado
consigue que caiga enfermo
cuando me pongo pesado.

Le encanta dormir tranquilo,
sin jaleos ni alborotos,
por eso si le molesto
me infla la nariz de mocos.

Una vez, mientras jugaba
en la cocina al balón,
me puso la zancadilla
y me di un buen coscorrón.

Otra vez, viendo la tele
con el volumen a tope,
me regaló una jaqueca
que casi me deja miope.

La gripe fue su presente
en mi sexto aniversario;
invité a muchos amigos
y el follón fue legendario.

Porque a Aideko igual le da:
incluso los fines de año,
si molestas, se venga
y no deja un niño sano.

Iñaki R. Díaz.
Aideko.
En: Monstruario.
Ilustraciones de David Guirao.
2017. Zaragoza: Edelvives.


lunes, 30 de octubre de 2017

Vacíos existenciales


¡Eh, tú! Pareja, dos hijos, dos coches, un perro labrador, la casa en el campo, portátil, televisión de no-sé-cuantas pulgadas, un traje a medida, piscina con vistas al mar, un reloj de oro, decenas de felicitaciones de cumpleaños y un bíceps como mi cabeza ¿para qué? ¿Para seguir igual de vacío? ¿Acaso no te das cuenta que todo eso que con tanto empeño coleccionas no van a llenar el enorme hueco que tienes en el corazón? (Por no hablar de tu cerebro, que no cultivas con mucho ahínco que digamos...).
Veo mucha gente como tú todos los días. Veinteañeros o cuarentones. Da igual la edad. Alto, bajos, gordos y flacos. El tiempo pasa y todos se empeñan en traducir en plena felicidad una ventajosa sociedad del bienestar que desde occidente creemos merecida, pero lo cierto es que llegar hasta esa cima depende de uno mismo. No diré que haya que abandonar toda esperanza ni promover la vida ascética (los bienes también ayudan sobre todo cuando se trata de pagar tratamientos médicos, sillas de ruedas o platos de ducha planos), pero sí romperé una lanza por entenderse a uno mismo y tener claros los objetivos de nuestra existencia.


Flacos favores se figuran resentimientos, envidias y enfados. Lo mismo digo de autocompasivos, condescendientes y otros insanos. Quizá la única manera de quedarse en el mundo y no vivir obnubilado por la meta, sea el propio camino, disfrutar de los momentos, los buenos, claro, y llorar los malos. Con excesos y sosiegos, amigos, pares y hermanos, que si nos alejamos de los nuestros por torpes, enérgicos o pesados, perderemos el norte y la crítica útil, la que sale del cariño y los estrechos lazos.
Parece ser que la gente no hace nada por vivir cuando la vida ha puesto por ellos toda la carne en el asador. Depresiones, taquicardias, histeria y muchos ansiolíticos nos restan más que nos suman y sería una pena que, una vez llegada la hora, decirle adiós al mundo con media sonrisa.


Llenemos nuestros vacíos de cosas que merezcan la pena. De caricias y dulce de leche, de besos y piruletas, con las peleas de almohada, y algún silbido picante, de las estridencias de padres y hermanos, de la luz que tenía tu mirada. De arroz con leche y saltos a la comba, de las cúpulas doradas y los arcos del soportal, de blanco de las jaras y el perfume de la lavanda. También con aquel examen fallido, la verbena de San Juan, jotas, seguidillas y nanas.
¡Eh, tú! ¡Busca un libro con que llenarte! ¡Los hay a montones! ¿Por qué no Vacío de Catarina Sobral (Adriana Hidalgo en su colección Pípala)? Seguro que ese te encanta. Habla de otro tonto como tú que busca, sin saber muy bien el qué. El caso es encontrarlo.


sábado, 28 de octubre de 2017

La Literatura Infantil y el Cine de Animación, sinergias y miscelánea


Si hace unos días celebrábamos el Día de la Biblioteca, hoy, 28 de octubre toca festejar el Día Internacional de la Animación. Aunque el primero tiene mucha solera para los monstruos lectores, este segundo, a mi juicio, no debería desmerecerle nada. He aquí unos cuantos motivos...
La relación entre el séptimo arte y la literatura es bien conocida por todos. Los libros son una gran despensa de historias y personajes para los estudios cinematográficos. Existen multitud de adaptaciones de libros que han llenado la gran pantalla, y los libros infantiles no podían ser menos. Unas sinergias artísticas que se hacen muy patentes cuando los títulos gozan de mucha aceptación entre el público infantil, de tal manera que constituyen un reclamo inmejorable a la hora de las estrategias comerciales.
De entre todas estas adaptaciones hoy toca destacar aquellas que pertenecen al llamado cine de animación, un género que goza de muy buena salud desde que las nuevas tecnologías entraron en juego. Pero, ¿por qué hay tantas versiones y adaptaciones de los libros infantiles en forma de “dibujos animados” (N.B.: Entrecomillo porque algunos consideran un tanto denigrante esta denominación)? En primer lugar hay que llamar la atención sobre los orígenes del cine de animación. Y si no, fíjense en los llamados “flip-books” o folioscopios, formas primitivas de lo que hoy en día es la animación. 


Cesc Pujol. Amb gust de sal. Sd Edicions.


Paola Dragonetti. Plaf! Sd Edicions

Si además tenemos en cuenta que los primeros estudios de animación necesitaban ilustradores para dale forma a sus creaciones, unos profesionales que abundaban en el mundo del libro infantil, las sinergias entre ambos mundos era de esperar. Por citar un ejemplo de ilustradores que trabajaron en ambos campos tenemos a Kay Nielsen.
Además de todo esto tenemos que prestar atención al género del libro-álbum, un tipo de libro en el que la ilustración secuenciada tiene mucho valor, y que podría ser considerado (de manera reduccionista) como un híbrido entre la narración textual y la narración animada estricta. Aunque cabría esperar que el álbum fuese un tipo de obra muy adecuada para cortometrajes, dependiendo del lapso de tiempo en el que se desarrolla la acción, también podemos ver ejemplos de largometrajes basados en álbumes como El expreso polar o ¡Shrek!
Con estas pinceladas les dejo con una buena tanda de libros transformados en películas o cortometrajes de animación. Muchos son conocidos, otros no tanto. Muchos títulos constituyen inmejorables ejemplos de buenas adaptaciones y también los hay que se consideran nefastas producciones de animación. En su mano está leerlas, verlas y dar su veredicto.
¡Feliz Día de la Animación!

LARGOMETRAJES



Margret (Waldstein, apellido de soltera) & H. A. Reyersbach (abreviado Rey). Curious George. Medialive Content. Existen numerosas ediciones bilingües.



J. M. Barrie. Peter Pan y Wendy. Ilustraciones de Robert Ingpen. Blume.




Lewis Carroll. Alicia en el país de las maravillas y Alicia en el espejo. Tengo dos ediciones fetiche, la ilustrada por Rebecca Dautremer en Edelvives y la iluminada por Helen Oxenbury (Blume).



Felix Salten. Bambi. Planeta.



Jean-Marie Leprince de Beaumont. La bella y la bestia. Reino de Cordelia.





Jakob y Wilhelm Grimm. Blancanieves y los siete enanitos; La bella durmiente; La Cenicienta. En: Cuentos de Grimm. Anaya.



H. C. Andersen. La sirenita. En: Cuentos de Andersen. Anaya.





Munro Leaf. Ferdinando el toro. Lóguez. 



E. B. White. Stuart Little. Ilustraciones de Garth Williams. Loqueleo-Santillana.



Hergé. Las aventuras de Tintín. El secreto del Unicornio. Juventud.



Ursula Le Guin. Cuentos de Terramar. Minotauro.



Diana Wynne Jones. El castillo ambulante. Berenice.



Mary Norton. Los incursores. Blackie Books.



Robert C. O'Brien. La señora Frisby y las ratas de Nimh. Ediciones B.



Charles Dickens. Canción de Navidad. Anaya-Tus Libros.



William Steig. ¡Shrek! Libros del Zorro Rojo.



Dr. Seuss. El Lórax. (N.B.: Aunque la mayor parte de la obra de este autor está editada por Beascoa, no tengo muy claro si incluye este título, aunque sí se encuentra en castellano)



Chris Van Allsburg. El Expreso Polar. Ekaré.



Judi Barrett y Ron Barrett. Nublado con probabilidad de albóndigas. Corimbo.



Rudyard Kipling. El libro de la selva. Ilustraciones de Gabriel Pacheco. Sexto Piso.



Roald Dahl. James y el melocotón gigante. Ilustraciones de Quentin Blake. Loqueleo – Santillana.



Roald Dahl. El gran gigante bonachón. Ilustraciones de Quentin Blake. Loqueleo – Santillana.



Roald Dahl. El superzorro. Ilustraciones de Quentin Blake. Loqueleo – Santillana.




Roald Dahl. Cuentos en verso para niños perversos. Loqueleo - Santillana.




Julia Donaldson y Axel Scheffler. Stick Man (inédito en castellano, aunque la película sí está disponible). 



Antoine de Saint Exupéry. El principito. Salamandra. Aunque se han hecho varias versiones animadas, la mejor es la última dirigida por Mark Osborne



Kate DiCamilo. Despereaux. Ilustraciones de Timothy Basil Ering. Noguer.



Cressida Cowel. Como entrenar a tu dragón. SM.



Marla Fraaze. El bebe jefazo. Bruño-Cubilete.



Kathryn Lasky. Los guardianes de Ga'Hoole. Ediciones B.



A.A. Milne. Winnie de Pooh. Ilustraciones de . Editorial Valdemar




Dorothy Wall. Blinky Bill. (Película y libro disponibles en castellano)



Norman Lindsay. El pudding mágico. Anaya. (Película disponible en castellano)



Neil Gaiman y Dave McKean. Coraline. Salamandra.




William Joyce. Colección Los guardianes de la infancia (4 vols.). Combel / Bambú



Ángela Sommer-Bodenburg. El pequeño vampiro. Loqueleo-Santillana.




George Orwell. Rebelión en la granja. Libros del Zorro Rojo.



Mathias Malzieu. La mecánica del corazón. Random House.




Mary Norton. The Magic Bed-Knob or How to Become a Witch in Ten Easy Lessons o Bed-Knob and Broomstick. Inédita en castellano fue adaptada al cine por Disney como La bruja novata, una película de animación con actores de carne y hueso y elementos de animación.



P. L. Travers. Mary Poppins. Ilustraciones de Julia Sardá. Circulo de Lectorres. Fue adaptada al cine por Disney de la misma forma que la anterior.




Sven Nordqvist. Serie Petterson y Findus. Flamboyant (Película del mismo estilo que las anteriores y disponible subtitulada)


CORTOMETRAJES


William Steig. Doctor De Soto. Blackie Books (otra edición más antigua en Alfaguara / Altea).


Raymond Briggs. The Bear. Edición inglesa.


Raymond Briggs. Papa Noel. La Galera.


Raymond Briggs . El muñeco de nieve. La Galera. (Con la participación de David Bowie)


Jean Gionno. El hombre que plantaba árboles. Duomo Ediciones.


Tomi Ungerer. Los tres bandidos. Kalandraka.


Tomi Ungerer. El sombrero. Alfaguara.


Julia Donaldson y Axel Scheffler. El Grúfalo. Bruño. (No hay enlace directo)


Eric Carle. La pequeña oruga glotona. Kókinos.


Eric Carle. El grillo silencioso. Kókinos.


Shaun Tan. La cosa perdida. Barbara Fiore Editora.


Wolf Erlbruch. El pato y la muerte. Barbara Fiore Editora.


Berner Holzwarth y Wolr Erlbruch. El topo que quería saber quien había hecho aquello en su cabeza. Loqueleo-Santillana.


John Burningham. Grandpa. Edición inglesa.


Arnold Lobel. Sapo y Sepo. Loqueleo-Santillana.


Norton Juster. El punto y la recta. Fondo de Cultura Económica.


Ludwig Bemelmans. Madeline. Libros del Zorro Rojo.


Maurice Sendak. El letrero secreto de Rosie. Kalandraka (adaptación de la obra).


Maurice Sendak. La cocina de noche. Kalandraka.


Maurice Sendak. Donde viven los monstruos. Kalandraka.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...