viernes, 24 de marzo de 2017

Hablando de LIJ con... Vicente Ferrer (Editorial Media Vaca)


Román Belmonte: Tengo muy claro que, para un servidor, esta entrevista es un reto, no sólo por el respeto que desprende un cara a cara con un editor español premiado cuatro veces con un Bologna Ragazzi (entre otros muchos galardones), sino por mi admiración hacia un sello que se ha hecho a sí mismo. Pero dígame, Vicente, después de todos estos años, ¿qué queda de esos pequeños fanzines que usted llamaba “medias vacas” y que le dieron nombre a este proyecto?
Vicente Ferrer: Entre 1991 y 1998, aproximadamente, editamos estos cuadernitos llamados también ½ Vaca. No nos referíamos a ellos como «fanzines», aunque, es cierto, esa denominación era bastante popular en aquel momento. El nombre Media Vaca aparecía escrito como fracción, y el dibujo mostraba la parte trasera de la vaca y no la delantera. ¿Qué queda de ese proyecto? Queda el espíritu que animaba a esa publicación, es decir, el deseo de encontrar a nuestros interlocutores ideales. Y quedan también los propios cuadernitos, fanzines o como queramos llamarlos: conservados en cajas de cartón, ocupan un armario entero y se extienden por muchos rincones de la casa.


Imagen de Tokio de Taro Miura. Media Vaca, 2006.

R.B.: Usted pasó de ser ilustrador a convertirse en autor-editor. De ahí pegó el salto a la edición independiente, y ahora, se podría decir que está al frente de una editorial consagrada. Peldaño a peldaño, ¿es ese el camino?
V.F.: Exacto: peldaño a peldaño y pegando saltos. A veces como topillos y a veces como cabras montesinas. Pienso, en cualquier caso, que en todo este tiempo no he dejado de desempeñar el oficio de ilustrador, aunque ahora ilustro por mano y cabeza de otros. Tampoco hemos dejado de ser independientes, ya que contamos exclusivamente con nuestros propios recursos y solamente publicamos aquello que nos apetece. Tengo más dificultades en aceptar lo de «editorial consagrada». Seguimos siendo una empresa muy pequeña. No como una mercería de barrio, pero casi, aunque nuestros clientes no están en nuestro barrio. No tenemos ningún deseo de crecer y consagrarnos, sólo aspiramos a hacer el trabajo que nos hemos propuesto de la mejor manera que sabemos. De momento, seguimos en el camino, que es lo importante.
R.B.: Dos tintas, papel con buen gramaje, extensos, cuidados detalles... Sus libros parecen un producto destinado a los niños del ayer. ¿Puede acallar a todos aquellos que creen que un formato así les puede pasar factura a ojos de chavales contemporáneos?
V.F.: ¿Por qué «los niños del ayer»? ¿Qué ayer es ese? ¿Ayer por la mañana, cuando vivíamos en cuevas? ¿Ayer al mediodía, cuando no había dispositivos móviles? ¿Cuántos niños en el mundo manejan hoy, exclusivamente, estos dispositivos? Los niños de hoy, en lo esencial, no son muy distintos de los niños de ayer. Podemos darles piedras, aros o un Sphero SPRK+, y los niños se adaptarán a sus juguetes con la aplicación y el entusiasmo que caracteriza a todos los niños de todos los lugares del mundo.


R.B.: Doctrina, demagogia, emociones, progresismo, moralina... ¡Hay tanto con lo que relacionar a los libros para niños! Bien mirado, no es descabellado ya que cualquier producto cultural cobra vida con alguna finalidad. ¿Con qué intención publican libros los editores de Media Vaca?
V.F.: No relaciono los libros para niños con ninguna de esas cosas. Ese es el mundo de los adultos, con todos sus prejuicios. Los libros, por el contrario, deberían servirnos para superar los prejuicios, para hacernos lectores críticos, para hacernos a todos —niños y mayores— mejores ciudadanos, y para pasarlo estupendamente, claro está. Para mí, los libros siempre han estado en la parte de la diversión, no entre las obligaciones.
R.B.: Desde Media Vaca se afirma que, en parte, sus libros han nacido de la naturaleza caprichosa de sus editores. Me encantan las anécdotas, así que, si no le importa, explíqueme la historia de alguno de esos caprichos editoriales...
V.F: Eso es así en todos los casos. Cada proyecto es una aventura, y alguno en particular ha sido una odisea. Algún día, si encuentro el tiempo, me gustaría escribir las historias secretas que están detrás de cada libro. A lo que me refiero cuando hablo de que los libros nacen «de la naturaleza caprichosa de sus editores» es, simplemente, a que la mayor parte de lo que publicamos son cosas que nosotros pensamos y proponemos, y no proyectos que nos llegan de fuera. Tampoco debe interpretarse «capricho» como un soplo de inspiración que le toca a uno un día en que se levanta de especial humor. No. Aunque está claro que el azar interviene.


R.B.: “Inventarse un libro”... Suena a visión un tanto utilitarista del arte. ¿Me puede explicar un poco mejor este concepto que ha utilizado alguna vez?
V.F.: ¿Utilitarista? No sé si entiendo la pregunta. Todos los libros son invenciones, o deberían serlo. Salvo los que son plagios.
R.B.: Pues aparquemos el utilitarismo y la autoría de una obra literaria. ¿Qué es “inventarse un libro” dentro de la labor editorial?
V.F.: He leído en una estadística que el año 2016 se editaron en España más de 80.000 títulos nuevos, de los cuales un 28 por ciento son libros infantiles o para la escuela. La cifra es escandalosa. Uno se imagina que entre tantos libros será posible encontrar cualquier cosa, pues no es así: el mercado tiende a producir objetos muy parecidos, siempre con la vista puesta en las ventas. En este contexto, «inventarse un libro» sería apostar por los contenidos y no dejarse influir ni por las modas ni por las estrategias comerciales. Ese libro «inventado» debería aportar al menos ciertas dosis de novedad a un panorama, como vemos, muy saturado, y no repetir lo que ya dicen otros muy alto. Y debería hacerse con el mayor esfuerzo y cuidado, y dedicándole todo el tiempo que sea necesario.


R.B.: Leer cómo nació Érase 21 veces Caperucita roja, uno de sus libros con más tirón, además de arrancarme alguna que otra sonrisa, me llevó a pensar en las cuitas de la producción propia... De todo hay cuando se habla de este tema. Acto de valentía, de responsabilidad, de patriotismo, de generosidad, de agudeza empresarial, de rentabilidad económica... Me gustaría saber qué piensa usted al respecto...
V.F.: ¿Patriotismo? Esa palabra me hace pensar en trompetas. El caso del libro que comentas es muy particular. Reúne todos los trabajos de un taller de verano realizado en Tokio con veintiún ilustradores (más bien ilustradoras) que durante cinco días de verano realizaron la tarea que les había encomendado: una versión personal del cuento de Caperucita. Dado que el tiempo era reducido, todos trabajamos muy duro, pero también lo pasamos muy bien. Al cabo de esos cinco días, los participantes me entregaron cada uno su libro. Talleristas y editores nos mantuvimos en contacto, y un año después pudimos comprobar que muchos de los ilustradores se habían dedicado a rehacer su trabajo con el afán de mejorarlo. La decisión de publicar todos los proyectos se debe a la alta calidad de los mismos, pero es también una forma de mostrar respeto y agradecimiento por el compromiso de los alumnos.
R.B.: En alguna ocasión ha afirmado que si se fijan en una idea que otro editor ha resuelto de modo satisfactorio, deciden que no hace falta repetir lo mismo; pero ¿no cree que la revisión de los conceptos, en cierto modo, es una responsabilidad del mundo de la edición?
V.F.: Lo que quería decir es que si, en la fase de documentación previa a la edición de un libro, descubrimos que ya existe otro libro muy parecido al que nosotros queremos hacer, tiene todo el sentido que nos planteemos abandonar el proyecto. ¿Para qué hacer lo mismo otra vez? No estoy hablando de que no se puedan actualizar los contenidos incluyendo un comentario o mejorando el trabajo de traducción o de ilustración de una obra. Eso siempre es posible, pero, evidentemente, habrá que valorar si merece la pena realizar ese esfuerzo. Pero hablo de otra cosa: hay determinadas novelas de algunos autores que podemos encontrar en siete ediciones distintas mientras el resto de su obra —que puede ser muy abundante— permanece impublicada, desconocida y no accesible a los lectores. A todos nos vendrán a la cabeza numerosos ejemplos.
R.B.: Cíteme algunos de esos trabajos que, a su juicio, otros editores han resuelto adecuadamente.
V.F.: Ese comentario ha de tomarse como una declaración de intenciones. No sé si existen esos ejemplos. Algunos libros que hemos querido hacer, los han hecho otros, efectivamente; a veces por haber despertado nosotros el interés de otras editoriales. Es el caso del Libro de juegos para los niños de los otros, de Ana María Matute, publicado por vez primera por Lumen, en 1961, dentro de su colección Palabra e Imagen, y vuelto a editar, en 2003, por Espasa. Nosotros queríamos haber hecho una edición respetuosa del libro original, con las fotografías de Jaime Buesa, y Espasa las sustituyó por fotos actuales y convirtió el libro en algo bastante distinto.



Imagen de El mundo al revés de Miguel Calatayud. Media Vaca, 2001.

R.B.: Arnal Ballester, Ajubel, Miguel Calatayud, Isidro Ferrer... En su catálogo destacan ilustradores de larga trayectoria y muy experimentados. Aparte de ese bagaje y algunos puntos comunes con usted, ¿qué tienen que les parece tan atractivo?
V.F.: Explicarlo me llevaría mucho tiempo. Tampoco sé si hace falta dar explicaciones. Está claro que son grandes ilustradores con un largo recorrido. Todos han trabajado para libro infantil, publicidad, historieta, prensa y carteles; es decir, conocen los requerimientos de los medios y sus distintos públicos. Todos ellos poseen un lenguaje personal y un universo de imágenes propio —lo que llamamos una cultura visual—, adquiridos con el trabajo constante, el estudio, la investigación y la experimentación.


Imagen de El arroyo de Elisèe Reclùs y Eleazar Guazzelli (il). Media Vaca, 2001.

R.B.: No se lo creerá, pero por culpa de dos de sus hijos literarios, Robinson Crusoe y El arroyo, tengo sentimientos encontrados respecto a la novela ilustrada... Por un lado, mis imágenes se enfrentan a las de Ajubel en torno a la obra de Defoe. Por otro, no puedo imaginarme las palabras de Reclus sin el sereno curso de agua ideado por Guazzelli. ¿Suma o resta la ilustración? ¿Es necesaria?
V.F.: A veces, suma; y a veces, resta, multiplica o divide. ¿Qué podemos decir? De la lectura de un texto o de una imagen, no todo el mundo recibe lo mismo. Hay cuestiones que influyen, como la costumbre y el gusto estético de cada uno. En mi opinión, no todos los libros deben ser ilustrados, pero no es el caso de los dos que mencionas. De El arroyo no conozco otras ediciones ilustradas, pero de Robinson hay una infinidad, y las hay para todos los gustos. El Robinson de Ajubel no es el de Defoe, pero no hay por qué preferir uno frente al otro. Ajubel, cubano, habitante de una isla, cuenta muchas cosas en su personal acercamiento al clásico que en otras versiones literarias quizá pasen inadvertidas. El paso del tiempo, y la dureza de la vida salvaje, está perfectamente retratado en la distinta fisonomía que adquiere el personaje, que va transformándose a lo largo de los dibujos hasta el punto de no parecerse a sí mismo. La mayor parte de los dibujantes suelen preocuparse, por el contrario, por mantener el parecido: repetir bien una cara es parte de la pericia del dibujante. La mirada que lanza el personaje Robinson, con un Viernes postrado a sus pies —por citar otro ejemplo—, interroga directamente al lector-espectador sobre la espinosa cuestión de la esclavitud, muchas veces soslayada.



R.B.: Refieriéndome al Robinson de Ajubel se me vienen a la cabeza otros dos títulos de Media Vaca, No tinc paraules de Arnal Ballester y El mundo al revés de Miguel Calatayud, otros dos libros sin texto con gran capacidad crítica pero que al mismo tiempo dan mucho juego. ¿Les faltan esas dos premisas a los libros para niños actuales?
V.F.: Recuerdo una frase de Les Luthiers, que decía: «Un libro, si no está escrito, es como que le falta algo». Les Luthiers son humoristas y esa frase es una broma, por supuesto, pero a una gran mayoría de lectores les ha de parecer completamente en serio, porque para mucha gente los libros son, sobre todo, instrumentos para la alfabetización y no para la imaginación. Lo que se pide a los libros es que enseñen a leer a los más pequeños, pero muchas veces no se va mucho más lejos que eso. Aunque lo sabemos, porque hemos estudiado a los egipcios, o porque lo hemos visto en un documental sobre las catedrales góticas por televisión, generalmente pasamos por alto que las imágenes también son una escritura, y también hay que leerlas. Es imposible no pensar en los libros de imágenes tan interesantes que se podrían hacer, en todo lo que nos estamos perdiendo.
R.B.: De entre todos los libros de Media Vaca y seguramente por deformación profesional, mis favoritos son los de la colección El mapa de mi cuerpo de Genichiro Yagyu (a los que, por cierto, debo una reseña). Al hilo de estos y acercándome a su otro yo ilustrador me gustaría preguntarle, ¿cree usted que el matrimonio entre grafismo y libro informativo es mejor avenido que entre grafismo y narrativa?
V.F.: Esa colección, El mapa de mi cuerpo, contiene, por cierto, los únicos libros que hemos traducido. Si atendiéramos sólo a consideraciones comerciales, podríamos haber hecho como la mayor parte de las editoriales y dedicarnos a comprar álbumes ilustrados, y ahorrarnos medio centenar de libros publicados. Eso no es así porque, como decíamos antes, nos hemos esforzado por cumplir nuestro capricho. Contestando a tu pregunta: la ilustración es narración; que el libro sea informativo o de aventuras, tanto da.


R.B.: Las antologías Libro de nanas y Narices, buhitos y volcanes, el Libro de las preguntas de Pablo Neruda con ilustraciones de Isidro Ferrer, la Garra de la guerra de Gloria Fuertes y Sean Mackaoui (il.)... Su editorial apuesta por la poesía. ¿Por qué cree que, en general, se publica poca poesía para niños?
V.F.: Creo que se publica mucha poesía para niños, aunque es muy probable que en las escuelas y en los medios de comunicación esos libros no reciban la misma atención que los de narrativa. La mitad de los proyectos que recibimos en la editorial para valorar su publicación, son libros de poesía. Una razón por la que no son tan visibles los libros de poesía, quizá, es por la especial relación que tienen, en España, los libros infantiles con el mundo escolar. La mayor parte de los libros que se leen en edad escolar cuentan historias relacionadas con las materias que forman parte del currículo escolar. Si lo que queremos es un libro para hablar sobre la igualdad de género o sobre el cambio climático, por ejemplo, será más sencillo contarlo en prosa que en verso. Aunque seguramente me equivoco y hay ya varios libros de poesía sobre esos temas. Otra razón que se me ocurre, muy evidente, tiene que ver con la traducción. Muchos de los libros infantiles que se publican son versiones de libros que se editaron originalmente en otras lenguas, y traducir poesía, por decirlo pronto, es más caro y más complicado que traducir historias: cada palabra cuenta. A pesar de lo dicho, autores de éxito como Shel Silverstein han sido publicados en muchas partes y supongo que sus poemas traducidos se venden, sólo por ser nombres famosos, tanto o más que las creaciones originales de poetas publicados en su propia lengua.



R.B.: Al hilo del género poético y recordando su edición de ¡Fuego! de Jan Brzechwa, se me ha venido a la cabeza el tema (un poco espinoso para algunos) de la traducción literaria. ¿Qué se plantea usted como editor cuando decide traducir un texto?
V.F.: Como ocurre con el teatro, la regla general es que si una obra es una comedia, pasada a otra lengua no puede ser un drama. A partir de ahí, se trata de que la lectura resulte fluida y que la escritura no se aleje demasiado de lo que dijo el autor. Si bien toda traducción es una traición, hay que preferir que el traidor no sea de los que te clavan un cuchillo por la espalda.


R.B.: Cuando he visitado alguna feria del sector y pongo la oreja, escucho cosas como “Es un libro impecable, pero no sé si funcionaría en el país E” o “No sé si los lectores de B llegarían a entender estas ilustraciones”... ¿Qué tienen las literaturas gráficas que en ocasiones son más difícilmente extrapolables a otras realidades geográficas, a otros contextos lectores que las meramente textuales?
V.F.: No creo que eso sea cierto. No creo que la lectura de imágenes plantee dificultades mayores que la lectura de textos a ningún público, sea de A, de B, de C o de más lejos. Claramente, es al revés. Es una cuestión de educación. También de mercado. Los que deciden qué se vende y qué no se vende, qué es adecuado y qué no lo es, son comerciantes, no son lectores. Nuestros libros, en español, se venden sin problemas en otros países. Se venden por las imágenes. También es verdad que si estuvieran traducidos tendrían muchos más lectores.


Imagen de la antología Libro de nanas, ilustrada por Noemí Villamuza. Media Vaca, 2004.

R.B.: ¿Qué le dice a Vicente Ferrer un premio internacional como el Bologna Ragazzi y otro nacional como el de libro mejor editado?
V.F.: ¿Qué me dicen estos premios? No pienso mucho en ello, la verdad. Los premios son importantes, porque ayudan a dar a conocer nuestro proyecto. El Premio de la Feria de Bolonia lo ha hecho a nivel internacional y estamos muy contentos de que sea así. La importancia de ese premio se la da la composición del jurado, formado por profesionales independientes, y su gran participación, ya que concurren las principales editoriales comerciales de todo el mundo. Si este premio, que nos han concedido varias veces, lo hubiera ganado una editorial con más medios, seguramente sabría explotar mejor esa publicidad, pero nosotros no hemos aumentado significativamente las ventas por ese motivo. Eso sí, vendemos derechos a Corea, cuyas empresas editoriales probablemente nunca se habrían acercado a nuestros libros.


Imagen de las guardas de Así es la dictadura de Equipo Plantel y Mikel Casal (il.), Media Vaca, 2015.

R.B.: Sin embargo, esa visibilidad que tiene Media Vaca en el extranjero no se extrapola a las librerías de nuestro país. A veces me cuesta ver sus libros en los escaparates. ¿Qué ocurre con la distribución de sus libros?
V.F.: Cuando empezamos, hace casi veinte años, tuvimos distribución comercial regular. Hemos trabajado con más de diez distribuidoras, casi todas pequeñas, repartidas por toda la geografía. Había quien entendía nuestro proyecto, apreciaba los libros y los vendía mejor. Otros, vendían 200 ejemplares de un título y al cabo de unos pocos meses nos devolvían 180. El libro que parecía un gran éxito solamente había llegado a 20 personas. La actividad de vender libros era un continuo movimiento de cajas a través de transportistas, que eran los que realmente hacían negocio. En un momento determinado, dos distribuidores nos estafaron y los denunciamos. Ganamos uno de los juicios y perdimos el otro, porque el comercio de libros es extraño y hay determinadas prácticas perversas que no hay quien las entienda. Decidimos entonces que no era posible competir en un mercado desigual que se basa en la venta en depósito y en un sistema de continuas novedades que favorece a los editores grandes que implantaron el modelo; tomamos la decisión de convertirnos en nuestros propios distribuidores y trabajar principalmente con los libreros que nos apoyan y que quieren tener nuestros libros. Así es desde hace varios años. Les ofrecemos mayores descuentos, facilitamos al máximo las condiciones de pago y organizamos actividades en sus espacios. Aunque apartarse de las prácticas habituales dificulte nuestra visibilidad, es mucho más gratificante trabajar con personas a las que consideramos aliados.


R.B.: Este país de provincianos y pobres, donde el recelo y la envidia alimentan ese vicio insano de faltar al reconocimiento de lo nuestro, también ha procurado abrigo a las genialidades de muchos artistas. A pesar de haber leído sus críticas hacia nuestro contexto cultural y compartirlas, démosle una oportunidad: ¿Qué tiene de bueno España en lo que se refiere al mundo de la Literatura Infantil?
V.F.: Creo que lo mejor de este país son los provincianos y los pobres. Los capitalinos y los ricos dejan mucho que desear. El mundo de la literatura infantil —si es un mundo y no un callejoncillo—también deja mucho que desear. En España miramos mucho lo que se hace fuera, estamos muy pendientes de los modelos de éxito, de los grandes nombres, de los premios, y desconocemos casi todo sobre nuestra propia tradición, que es muy rica y merece más atención. Hablo de los libros y autores de la época de la República, como Salvador Bartolozzi, pero también de libros y autores mucho más recientes. ¿Por qué no se han recuperado las series que realizaron José Luis García Sánchez y Miguel Ángel Pacheco en los setenta? ¿Por qué no existe una edición contemporánea del Bestiario que Andrés Rábago —firmando como Ops— publicó en Alfaguara en 1989? ¿Y la serie de Fricandó, de Montse Ginesta y Arnal Ballester? Esos libros, y otros más, deberían permanecer siempre al alcance de nuevos lectores.


R.B.: ¿A qué le gusta jugar, qué le gusta comer y qué lecturas comparte con su otro yo en Media Vaca y en la vida, Begoña Lobo?
V.F.: Jugar, juego al juego de la vida, como dice en su canción Cecilia, pero no sé si eso me acaba de convencer como juego. Comer, como de todo, gracias a mi abuela, y no me dejo ni una miguita. Las lecturas que comparto con Begoña son casi todas, pero ella lee aún más que yo, y más deprisa, y se entera de todo el doble. El último libro que hemos leído los dos, hace unos días, no es un libro infantil. Es El comensal, de Gabriela Ybarra.

17 enero-11 marzo 2017

Begoña Lobo (izda.) y Vivente Ferrer (dcha.)
retratados por Rosa Barber.
Vicente Ferrer Azcoiti (Valencia, 1963) es ilustrador y editor. Estudió Bellas Artes y Ciencias de la Información, además de realizar cursos de grabado calcográfico y decoración cerámica. Entre 1980 y 1998 fue autor-editor de publicaciones ilustradas de corta tirada como Té con Limón, PIENSA, Sabiduría Fallera y 1/2 Vaca, y desde 1998, es editor junto a Begoña Lobo de libros ilustrados bajo el sello Media Vaca, una editorial que produce libros muy ilustrados para niños y niñas de todas las edades, cuyo catálogo se compone en la actualidad de sesenta y cuatro títulos repartidos en seis colecciones: Libros para niños, dirigida a los niños de todas las edades; Últimas lecturas, para los no niños y también para los no lectores; Grandes y pequeños, para proyectos que requieren diferentes tamaños y formatos; Libros para Mañana, destinados a interesar a los niños por la política; Mi hermosa ciudad, que es un alfabeto de ciudades, y El mapa de mi cuerpo, que se ocupa de algunas partes interesantes del cuerpo humano. Algunos de sus títulos se han traducido al francés, italiano, portugués y coreano, y se venden en librerías de varios continentes. Entre las distinciones internacionales recibidas por Media Vaca destacan los cuatro premios Bologna Ragazzi Award obtenidos en la Feria del Libro para Niños de Bolonia en los apartados «Ficción» y «No ficción».

miércoles, 22 de marzo de 2017

Un álbum imprescindible sobre álbumes imprescindibles


Aunque debería haber reservado este título para el Día del Libro Infantil, no he podido resistirme a vociferar por todos los rincones de este lugar que ya tengo en mi poder Los cuentos entre bambalinas, un libro de Gilles Bachellet recientemente publicado en nuestro país por Thule.
¿Y por qué debería de haberme esperado al 2 de abril para reseñarlo? Sencillamente porque este álbum es un maravilloso homenaje a los cuentos y libros para niños, mayormente a los álbumes. Aunque tiene una características técnicas más que destacables, son estos guiños a personajes y obras tan conocidas de la LIJ lo que lo convierten en un imprescindible para maestros y bibliotecarios (¿Me han oído? ¡Im-pres-cin-di-ble!).
Este libro se sitúa en un teatro (o quizá el rodaje de un metraje), de tal forma que la página izquierda de cada doble página hace alusión a momentos, profesionales o espacios que vertebran las artes escénicas y posibilitan la buena marcha de la función (el despacho donde se firma el contrato, la zona de maquillaje, la mercadotecnia, el guardarropa, el vestuario, las duchas...). Es por ello que, en cierto modo y si nos refiriésemos sólo al texto, el autor ha pergeñado un libro informativo.


Pero lo realmente interesante viene luego cuando entran en acción las ilustraciones... Aunque la relación que establecen los textos y las imágenes se podría encuadrar dentro de la complementación, ya que la acción descrita con ambos lenguajes es la misma aunque enriquecida, sí que podemos hablar de un álbum ilustrado en toda regla ya que palabras e imágenes funcionan como un todo y unas quedarían vacías sin las otras.


Quizá lo más interesante para todos aquellos que se dedican a la animación a la lectura, sea lo metaliterario, lo metaficcional de este librito (N.B.: Añado el sufijo diminutivo porque es de pequeñas dimensiones: manejable). Las alusiones a álbumes muy conocidos como La pequeña oruga glotona de Eric Carle, el lobo protagonista de muchos libros de Mario Ramos, los personajes del Cosita linda de Anthony Browne, el Pomelo de Benjamin Chaud (gran amigo del autor), el Elmer de McKee o el famoso Gerónimo Stilton, son de gran valor a la hora de dar peso a muchas historias que conviven en las estanterías de las bibliotecas. Estos personajes y las alusiones a su carácter nos ayudan a ampliar el universo de la lectura (N.B.: Señalo que este libro me ha abierto las puertas a otros libros que desconocía, sobre todo a muchos personajes de los álbumes franceses que no han tenido repercusión en nuestras fronteras, pero que allí son de sobra conocidos. Así que también podríamos decir que tiene un gesto por la internacionalización de la literatura infantil de dicho país) y afianzar en el ideario de los pequeños lectores estas creaciones literarias que tantas alegrías nos han dado.


Aunque este autor gusta de disyunciones para elaborar su discurso humorístico (no olviden El caballero impetuoso o Cuando mi gato era pequeño) en este libro se centra en la descontextualización y lo paródico, unos recursos que utiliza en ocasiones con cierta ironía y humor negro. Elige bien a los protagonistas de cada escena y les asigna papeles esperados o inesperados, pone en duda el discurso creado por sus verdaderos autores y plantea dicotomías muy interesantes (esa imagen en la que aparecen Los tres bandidos de Ungerer le van a sacar las corás a un inocente Perico -Beatrix Potter- es genial, porque asigna a estos personajes papeles antagónicos a los que en realidad tienen: recuerden que el conejo era el travieso y crápula mientras que el trío de bandoleros al final resultan ser bondadosos).


Resumiendo: juega y se divierte a manos llenas con esto de los libros ilustrados, cosa que me encanta. ¿Y a usted?

martes, 21 de marzo de 2017

Cuentos en forma de poesía


Se ve que hoy es el día de la poesía (¡Hay tantos días y tan poco tiempo...!) y bibliotecas, librerías, centros de enseñanza y redes sociales se llenan de versos, rimas asonantes, algún romance, muchos alejandrinos, sonetos y greguerías. Teniendo en cuenta que este año, además, es el de Gloria Fuertes y más de un recital sonará a ella (todas estas efemérides me hacen mucha gracia, más si cabe cuando hace tres escasos meses, de Doña Gloria nos acordábamos cuatro gatos... ¡Y que viva el postureo! ¡Hasta en poesía! “My God...”), yo he decidido desmarcarme. Ya tendré tiempo de rendirle sentido homenaje a tenor de su obra infantil, una de la que, parece ser, muchos se han olvidado con tal de darle boato.
Así que, sin más preámbulos y considerando que este es un lugar donde la Literatura Infantil pasea a sus anchas, qué mejor que unos versos sobre cuentos de ayer, hoy y siempre de la mano de Gabriela Mistral, un puñado de generosos ilustradores y la editorial Diego Pun en nuestro país (estaba en deuda con esta colección de Amanuta premiada en Bologna hace tres años), una casa canaria que está haciendo una gran apuesta por la poesía para niños. Ahí van estas estrofas, que bien valen un brindis en este día de versos.


Caperucita visitará a la abuela
que en el poblado próximo sufre de extraño mal.
Caperucita Roja la de los rizos rubios,
tiene el corazoncito tierno como un panal.

A las primeras luces ya se ha puesto en camino
y va cruzando el bosque con un pasito audaz.
Sale al paso Maese Lobo, de ojos diabólicos.
Caperucita Roja, cuéntame adónde vas”.

[...]

Gabriela Mistral.
Caperucita Roja.
Ilustraciones de Paloma Valdivia.
2014. Santa Cruz de Tenerife: Diego Pun Ediciones.


Cenicienta, Cenicienta,
pegada al fogón se pasa
y el hollín la va cubriendo
como penitente saya.

[…]

Gabriela Mistral.
La Cenicienta.
Ilustraciones de Bernardita Ojeda.
2014. Santa Cruz de Tenerife: Diego Pun Ediciones.


Aunque tiembla del espanto,
va siguiendo a la otra sala.
Hay un dormitorio blanco
que cabe en una mirada,
y tiene siete camitas
tan suaves como la nata;
son de largo de un jazmín
las menuditas almohadas;
las colchas son siete hojas
de una col encenizada
Con que miedo Blanca Nieve
se va acercando y las palpa,
y sonríe cuando ve
que no se le desbaratan.
Elige una que está oculta
y se siente fatigada,
como en una gota de agua
que en otra gota descansa.

[...]

Gabriela Mistral.
Blanca Nieve en la casa de los enanos.
Ilustraciones de Carles Ballesteros.
2014. Santa Cruz de Tenerife: Diego Pun Ediciones.


Hace tantos, tantos años
que imposible es el contar,
que a dos reyes nació un día
una niña divinal.

Era linda, linda como
si no fuese de verdad;
Era linda como un sueño
que de hermoso hace llorar.

Al bautizo de la infanta
el rey quiso convidar
a las hadas, que reparten,
como harina, el bien y el mal...

[...]

Gabriela Mistral.
La bella durmiente del bosque.
Ilustraciones de Carmen Cardemil.
2014. Santa Cruz de Tenerife: Diego Pun Ediciones.

lunes, 20 de marzo de 2017

Grandes figuras de la ilustración LIJ (XX): Uri Shulevitz


Lunes. Acabo de inaugurar la semana y ya empiezo a notarme algo cansado. Lo mejor será prepararme un suculento desayuno (si quieren echarle un vistazo a lo que me zampo casi todas las mañanas, visiten el nuevo hueco que he abierto a los monstruos en Instagram) y ponerme a leer un álbum de esos que te hacen más llevadero el día...
Todo sobre la mesa. Viaje relámpago a la estanteria y ¡voilá!, Un lunes por la mañana de Uri Shulevitz (Fondo de Cultura Económica). Entre bocado y bocado empiezo a pasar las páginas de esta aventura en la que la fantasía tiene mucho que decir. Ese niño que inventa un mundo paralelo en el que soñar libremente se parece mucho a Max, el de los monstruos, aunque en este caso sea para hacer menos monótono y más esperanzador el día a día. Me encanta este libro en el que tristeza y alegría son contrapuestas, el gris cotidiano y lo colorido de la fantasía, en el que lo ordinario y lo extraordinario se abrazan finalmente en pro de una infancia digna donde la felicidad y la capacidad del ser humano por conseguirla priman sobre la cruda realidad.



Estas imágenes pertenecen a Un lunes por la mañana (Fondo de Cultura Económica)

Estoy yo en estas cuando, de repente, me viene a la cabeza que nunca he hablado de este gran autor de álbumes infantiles que reúne varias de esas coincidencias entre los genios del libro-álbum. Así que, para enmendarme, me pongo al quite para profundizar un poco más en la vida y obra de Uri Shulevitz...
Uri Shulevitz nace el 27 de febrero de 1935 en Varsovia (Polonia) en el seno de una familia judía. Empieza a dibujar a la edad de tres años, una afición que sus padres le animan a cultivar durante la infancia y la juventud. Un año después, en 1939, comienza la Segunda Guerra Mundial y una bomba destruye el edificio que habita su familia por lo que deciden abandonar el país. Viven como exiliados durante ocho años, buena parte de estos en Kazajkstán, donde vivirán compartiendo una minúscula habitación con otras personas en condiciones paupérrimas.


Imagen para Cómo aprendí geografía (SM).

Tras recorrer gran parte de Centroeuropa, en 1947 se asientan en París, Francia. Es entonces cuando se desata en Shulevitz el interés por el mundo de la ilustración a raíz de encontrar un libro ilustrado abandonado a orillas del Sena. Inspirado por este, empieza a dibujar sus propios cómic cuyos guiones ideaba uno de sus amigos. Y así llega su primer premio: con 12 años gana un concurso de dibujo organizado por las escuelas de su distrito.
En el año 1948 la familia Shulevitz se traslada a Israel, donde Uri emplea su tiempo en los trabajos matutinos con los que contribuye a la economía familiar, las clases vespertinas y su aprendizaje como fabricante de sellos de caucho. Entretanto, Uri aprovecha cualquier momento para leer y seguir escribiendo sus propias historias. Cabe destacar que, a los quince años, es el artista más joven en exponer su obra en el Museo de Tel Aviv.



Las dos imágenes pertenecen a Dawn (inéd. en castellano)

Termina con la educación secundaria y estudia ciencias y literatura en el Teacher's Institute y arte en el Art Institute de Tel Aviv, actividades que compagina con las clases privadas que recibe del pintor Ezekiel Streichman. En 1958, después de dos años realizando el servicio militar obligatorio (N.B.: Algo que creo no ha cambiado), se incorpora en Ein Geddi Kibbutz, una granja cooperativa cercana al Mar Muerto, donde permanecerá un año.


Imagen para Cuando me visto de marinero (Juventud)

Tras esta etapa en Israel y con 24 años, Uri Shulevitz viaja a Nueva York y se matricula en la Brooklyn Museum Art School. En ese tiempo recibe su primer encargo como ilustrador para un editor de libros infantiles hebreos, un trabajo muy encorsetado en el que Shulevitz dibujaba bajo una estricta supervisión y en base a unos bocetos prefijados, pero que le ayuda a ir forjando su estilo tan característico.


En 1963 publica su primer álbum, Moon in my room (Harper & Row), un libro en el que un niño viaja alrededor del mundo sin moverse de su habitación, que tiene una gran acogida entre el público infantil y con el que comienza una carrera imparable en el mundo de la ilustración de libros para niños. Así, pone sus imágenes al servicio de los textos de Charlotte Zolotow (A rose, a bridge and a wild black horse), H.R. Hays y Daniel Hays (Charley sang a song), Mary Stolz (The mistery of the woods y Maximiliam's world) o los hermanos Grimm (The twelve dancing princesses).


Imagen para Un lunes por la mañana (Fondo de Cultura Económica).

Su apuesta por el poder de la imaginación, una constante en su obra, vuelve a aparecer en Un lunes por la mañana (One Monday mornig), su segundo álbum ilustrado (1967), que se inspira en una canción tradicional francesa que a modo de retahíla añade personajes. A este le siguen otros ábumes como Rain rain rivers (1969), donde vuelve a explorar la magia de los días de lluvia, Oh what a noise! (1971), The magician (1973), Dawn (1974) o The Treasure en 1979 (de este libro hay una edición en español publicada en Latinoamérica por Mirasol libros juveniles). Simultáneamente, Shulevitz sigue ilustrando obras de otros autores como Arthur Ransome (The fool of the world and the flying ship, libro que obtiene la Medalla Caldecott en 1969), Jan Wahl (The wonderful kite y Runaway Jonah and other tales), A. Afanasiev (Soldier and Tsar in the forest: a Russian tale), I. B. Singer (The fools of Chelm and their history y The Golem) o R. L. Stevenson (The touchstone).



Imagen para Rain rain rivers (inéd. en castellano).


Imagen para El secreto (Mirasol libros juveniles)

Llegamos a la década de los noventa y aparecen otros álbumes ilustrados que dejan entrever la madurez artística del autor, como Toddlecreek post office (1990), The secret room (1993), The golden goose (1995), y su aclamado (mi favorito), Snow (1998) que como Un lunes por la mañana constituye un ejemplo de cómo los niños son capaces de cambiar la realidad y se enfrentan ante los prejuicios adultos en un acto de rebeldía, en este caso simbolizado en un día de nieve que nadie excepto el protagonista cree que vaya a acontecer (No es de extrañar que Snow obtuviera una mención en los Caldecott de 1999...). En todos estos títulos destaca un trabajo minucioso, donde las escenas están estudiadas, se denota una secuenciación perfecta que tiene mucho que ver con la concepción cinematográfica que de los libros tiene el autor y que él mismo ha confesado en diversas ocasiones.






Todas las imágenes pertenecen a Snow (inéd. en castellano).

En el nuevo milenio Shulevitz, que a día de hoy cuenta con más de 82 años y casi media centena de libros publicados, ha creado varios álbumes propios: What is a wise bird like you doing in a silly tale like this? (2000), The travels of Benjamin of Tudela: Through three continents in the Twelfth Century (2005), So Sleepy Story (2006), How I learned geography (2008, editada en castellano por SM. Cómo aprendí geografía no deja de ser una autobiografía tomando como excusa sus viajes de niñez que recibió una mención de honor Caldecott en el 2009), When I wore my sailor suit (2009, publicada en nuestro país por Juventud bajo el título Cuando me visto de marinero y que vuelve a ahondar en el poder de la fantasía como medio de diversión infantil), Dusk (2013) y Troto and the trucks (2015); una serie de libros que junto con los anteriores le han llevado a recibir innumerables galardones entre los que destacan el Charlotte Zolotow Award, el Golden Kite Award, incluyendo todos los ya citados.



Imagen para Cómo aprendí geografía (SM).



Imagen para Dusk (inéd. en castellano).

El estilo de sus ilustraciones, con gran identidad y muy reconocible, es bastante lineal y clásico en cuanto a técnicas se refiere (suele trabajar con tinta y aguadas de colores). Shulevitz suele prescindir de muchos detalles en las composiciones de sus imágenes y se centra en la acción, algo que podemos constatar en muchos de sus libros donde, a pesar de interaccionar con el lector, lo hace desde las figuras principales que estáticas o dinámicas (me encanta esa dualidad de muchas de sus obras) danzan al son de la narración. Es frecuente encontrar sus imágenes al servicio de la literatura de autores judíos, incluidos dentro de la tradición yiddish o protagonizados por personajes con este origen. Las temáticas son diversas y en todas ellas hay espacio para el humor, el mundo de la fantasía y los guiños a la infancia, algo que él mismo explica de maravilla en su libro Writing with pictures: How to write and illustrate children's books (1985).


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...