martes, 18 de junio de 2019

Contar y contar



A un par de semanas de las vacaciones de verano, empiezo a contar los días que restan para dejar a un lado la tiza, el bolígrafo rojo y el cuaderno de notas, y adentrarme en el universo de la piscina, la playa o la montaña. Lo peor de todo vendrá cuando haya que hacer la cuenta atrás para el inicio del nuevo curso escolar… pero hasta entonces ¡mejor olvidar!
No pasamos la vida contando hacia atrás, también hacia delante. Todos sabemos lo que es soplar una vela más y, por qué no, también quitarnos alguna que otra primavera (sobre todo cuando rozamos decenas que pesan más de la cuenta). A quien no le guste contar billetes que levante la mano, que yo se los cuento ipso facto, pues no es lo mismo  una cartera reventona (¿Es mejor la pinza o el monedero? Algún potentado que responda, por favor), que ir aflojándola.


He de admitir que lo que menos me gusta del mundo es contar abdominales, sentadillas o flexiones, así que prefiero olvidarme y dejar de hacerlas cuando ande exhausto… Quizá sea una buena estrategia para superarme, pues parece ser que cuando contamos, nuestro cerebro se cansa antes.
Los presos cuentan los días, las embarazadas las semanas, los calendarios los meses, los contables los trimestres, los universitarios los semestres y los jubilados los años. El caso es contar. También se cuentan los añillos del tronco de los árboles, los puntos que tiene una mariquita, las cartas de una baraja, los cuentos de Andersen o lo que tarda en rugir el trueno tras el relámpago. Contamos mucho, muchísimo, tanto que hoy les traigo un libro para contar.


Y es que en Números escondidos de Imapla (sobrenombre de Inma Pla) y editado por Juventud, además de contar los números del 1 al 20 y alguna que otra historia que esconde cada uno de ellos, nos invita a jugar. A jugar con las palabras, a jugar con los colores, a jugar con las formas, y de paso relacionar conceptos que nos harán cada vez más fácil comprender el universo de la aritmética básica.
Si a este título unimos el Abecedario escondido (un librito igual de estupendo que reseñé AQUÍ), tenemos un tándem inmejorable para primeros lectores que a través de rimas sencillas, juegos de búsqueda y aspectos lúdicos e imaginativos acercan la lectura a la primera infancia desde el mundo enriquecido de esta estupenda autora gráfica. 
¡Ah! ¡Y prometo vídeo!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...