lunes, 18 de noviembre de 2013

Blog muerto por sentimientos encriptados


El extraordinario entramado de las redes sociales, está cambiando el mundo de las relaciones sociales, tanto, que este blog ya no tiene apenas comentarios. Desde que abrí sendos espacios en Facebook© y Twitter© el número de seguidores ha ido en crescendo pero mis relaciones con ellos han decaído estrepitosamente… Algo por lo que estoy bastante enfadado…
Todos quieren ser mis amigos… Editoriales, autores, ilustradores, maestros y bibliotecarios se afanan por invitarme a sus respectivas páginas y enriquecerse de esta labor altruista que hago por amor al arte, pero son incapaces de comentar un libro, una entrada del blog, exponerme sus contrariedades o polemizar sobre los temas aquí tratados. Señores, señoras: ¡Quiero movimiento! ¡Enriquecimiento mutuo!
Con el “me gusta” y el “re-twitteo” lo solucionamos todo… Si vemos una ilustración bonita, le damos al pulgar levantado y ya hemos cumplido, si nos mola lo que dicen ciento cuarenta caracteres, los incluimos en el próximo “twit”... Y no hay más que rascar… Sinceramente, me estoy planteando seriamente si abrirme una cuenta en Pinterest©… ¡Y menos mal que no he de echar mano de tiendas on-line como Etsy© o DaWanda©, porque no engañaría ni al Tato!
En definitiva: sí, las redes sociales te dan visibilidad pero interacciones, sentimientos y apreciaciones, pocas. Así pasa, que todo queda encriptado en los gestos, algo que queda a la libre interpretación de los demás y que provoca numerosos altercados amorosos, familiares y laborales.
Es cierto que la comodidad está ganando a la intención y el diálogo, que tenemos poco tiempo (algo paradójico porque un cuarto de España está parado), que prima la inmediatez de las imágenes,  y que tenemos que controlar a los tres mil doscientos siete amigos que tenemos en nuestro anuario on-line…, pero sean humanos y digan lo que sienten, lo que piensan, lo que les aflige, lo que les hace sonreír, los que les aburre y lo que les conmueve. Es imposible seguir siendo humanos dejando al albedrío de la tecnología nuestras interacciones, esas que nos convirtieron en animales sociales desde tiempos inmemoriales. Inténtenlo: déjense seducir por la palabra.



No me obliguen a echar mano de El mundo es tuyo, un bello diccionario iconográfico de sensaciones y sentimientos elaborado por Riccardo Bozzi y Olimpia Zagnoli (editorial Juventud). Comenten mis estupideces, discrepen conmigo, y diviértanse, porque si no lo hacen, tendré que echar el cierre, irme a los bares y apuntarme a terapia de grupo, en definitiva, comprarme amigos, algo triste e innecesario.

7 comentarios:

pilar mandl dijo...

😪Llevo mucho tiempo leyéndote en silencio... Pero es cierto que la comodidad de un "me gusta" facilita tanto las cosas que nos olvidamos de la palabra.
¡Sólo diré que si cierras el blog te echaría mucho de menos! Si el precio de quedarte es comentar, prometo hacerlo. Por cierto, bonito libro...

Un saludo

Pilar Mandl

Daniela Carolina dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que sientes, me pasa con mi blog Mi Libroteka, todo sucede muy rapido y todo se reduce a como dice Pilar un me gusta, y compartir, o retweet, te sigo hace tiempo pero de ahora en más te dedicaré unas palabras, continúa con tu blog, Un beso desde Bs.As. Daniela

Anónimo dijo...

Soy librera y te leo a diario. Me divierto mucho con tu blog y me sirve para descubrir libros. Además , coincido contigo en muchas opiniones de la vida y la situación actual. Así que, por favor, no lo dejes.

Tengo una amiga adicta a los SMS, ahora a los washaps, pero yo siempre le llamo porque me gusta escuchar su voz. A los dos segundos, sé si está triste o alegre. La comunicación se personaliza.

Ves, ya participamos en tu blog. Hasta mañana.

Biblioteca Socovos dijo...

Hola, Roman. Utilizo tu blog para hacer la selección de libros infantiles. No sé si estoy autorizado o no, pero a expensas de ello considero que es un buen sitio para ayudarme a completar la colección de libros de esta modesta biblioteca.

Saludos desde Socovos

Anónimo dijo...

Hola,
Et veig una mica enfadat i amb raó. Jo també et segueixo des del silenci, m'encanta el que fas i les ressenyes o comentaris que penges, però no et comento mai res.
Procurarem esmenar-ho! Moltes gràcies per la feina que fas.
Laia

Román Belmonte dijo...

¡Gracias a todos! ¡Se agradece el cariño desde ultramar, Socovos o Cataluña! Pero escribir más asiduamente, que si no me pongo tristón...

miriabad dijo...

No sé si es el corazón o la cabeza la que se nos vuelve de corcho... Pero es así. Y somos todos muy poco expresivos. Yo lo noto en muchas cosas. Desde ver una peli en la que la única que me río a carcajadas soy yo... Hasta no recibir un saludo por las mañanas... Ya digo, no sólo ocurre en la red. A eso le unes que ahora la tecnología modifica nuestros hábitos a marchas forzadas y lo de ayer se ha quedado viejuno... Más que, leer más de X caracteres es un esfuerzo sobrehumano... En fin. Me enrollo. Que somos de corcho.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...