miércoles, 18 de septiembre de 2019

El regreso a la certidumbre



Allá por julio les avisé de que quizá no volvería. Estaba hasta el tuétano de tanto libro y tanta leche. Lo mejor que podía hacer era aparcar este sitio, olvidarme de él, de las redes sociales e irme de vacaciones. La cosa estaba tiznada. No quería ver el teclado del ordenador ni en pintura. Había sido un curso bastante duro y cundía el desánimo.
No fueron pocas las personas que se preocuparon ante semejante cerrojazo. Me preguntaron con cierta cautela si es que me había pasado algo. Quizá era el calor (no me digan que no ha sido bochornoso este verano…), quizá las pilas de libros que se amontonan en mi casa, quizá las exigencias del guión… No sabía muy bien porqué estaba tan harto. 
Me dejé llevar de un sitio a otro. Que si Valladolid, Madrid, Benidorm, Atenas, Brighton o Sebastopol. La cuestión era no parar de danzar (con libros bajo el brazo, claro está… Que luego hay que llenar de buena literatura el Instagram). Y entre cerveza y cerveza, siempre aparecía alguien que leía el blog un día tras otro, que se declaraba abiertamente fan (No soy Justin Bieber, pero casi), que reconocía que mis palabras le sacaban de sus casillas (esta es la parte que más me gusta, lo reconozco) o simplemente compartía esta afición por la lectura. Y mi corazón se hinchaba cada vez más.


Todo iba mejorando y la cosa pintaba cada vez mejor, pues algunos proyectos tomaban forma y eso molaba. Que si un libro que habla del artista que todos llevamos dentro, que si un seminario trimestral de Literatura Infantil, que si algún que otro curso… Evidentemente son cosas que te hacen flotar, te hacen sentir bien y te das cuenta de que tu grano de arena en esto de los libros infantiles, aunque no te convierte en ningún sabio, hace más grande la montaña por la que cada vez más monstruos se dejan caer haciendo la croqueta.
Sin saber muy bien cómo, mientras experimentaba ese viaje hacia mi yo en la LIJ futura, me acordé de otro libro. Y es que me vi reflejado en el protagonista de El secreto de Simón, un libro delicado y evocador de Luz Marina Baltasar (editorial Kókinos) que nos habla de esa proyección futura en la que se ve reflejado todo niño mientras piensa en el mañana y su incertidumbre, frente a la que se pregunta y se responde sobre los posibles escenarios vitales.
Señoras, señores, he pasado página y lo he pensado bien. No soy ni profesor universitario ni voy a congresos con boato ni como con políticos ni pretendo hacerme de oro con esto. Soy Román Belmonte, uno al que le gustan los libros y opina de lo que hay delante y detrás de ellos.
Aunque este curso que empieza hoy (para un albaceteño de pro como yo, la Nochevieja fue ayer) no va a ser tan prolífico en reseñas y otros pensamientos como los anteriores, tengo claro que una parte de mi futuro está en los libros infantiles, que seguiré aquí por mí y por ellos.



3 comentarios:

miriabad dijo...

Y nos haces felices por ello. Un abrazo monstruoso

Anónimo dijo...

Muchas gracias, estaremos esperando tus entradas. A pasar un buen curso.
Carmen

Amparo dijo...

Acabo de ponerme al día con tu blog. El verano me aleja de Internet y debido a diferentes ocupaciones no volví a visitarte. Qué alegría ver que has vuelto a abrir tu cuaderno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...