jueves, 13 de febrero de 2014

Semana del amor. De habladurías y tristeza...



Si hay algo verdaderamente desolador en esto del amor, es querer y no poder. Sobre todo cuando son los demás quienes lo impiden, quienes se interponen por prejuicios, diretes y otros hábitos, a lo que surge entre dos seres humanos.
Con frecuencia son muchos los que hablan de todo lo que no saben, los que critican de forma gratuita a sus iguales, y los que saben más que los propios amantes. Crean marañas de habladurías que, más que ayudar a ensalzar la poca belleza que hay en este mundo, entorpecen y ralentizan el ritmo de los corazones, esos que, a veces, no aguantan  tanto y se rompen a base de enmudecidos gemidos.
Escucho día tras día cientos de chismes sobre estos, esos o aquellos… De gente a la que ni conozco pero que debe ser muy importante para la inmensa mayoría, esa marabunta de antropófagos que, no conformándose con su triste vida, necesitan envidiar la de otros para consolar sus carencias románticas, locas y pasionales.
Me compadezco de los que no dejan querer a otros que, afortunadamente, han encontrado a alguien afín con quien compartir confidencias y caricias, tiempo y sentimientos... Pero también lo hago de todos aquellos que se dejan llevar por el dolor que causan la familia, los demás, o la vida misma, que no lo destierran de su día a día, y no intentan disfrutar de los buenos momentos que ofrece el sentirse querido.



Enfrentarse a los problemas y luchar por lo que creemos y queremos, aunque se antoja difícil, debe ser ejercicio y costumbre. Mantenerse firme ante lo adverso y luchar contracorriente, es tarea sacrificada pero a la vez muy gratificante. Apelo a lo tranquilidad de la vida, al vaivén de sus movimientos, a llenarnos de los aromas que nos traen frescura y nos mantienen lozanos, a ver el lado bueno de las cosas, a dejar florecer todo lo bueno, a sentirlas plenamente con respeto, hacia nosotros y hacia ellos, pero sin tapujos ni complejos.


Es por ello que con estos dos encontrados puntos de vista, hoy, en vez de una, traigo dos fantásticas lecturas de amor de una misma autora, Magali La Huche (y que siempre me he dejado en el tintero). Una es Héctor, el hombre extraordinariamente fuerte (editorial Adriana Hidalgo, colección Pípala), que en tono de denuncia y con una callada sonrisa, insta a olvidar los prejuicios que hacen del querer silencioso, un amor mancillado por terceros. La otra es Berta Buenafé está triste (editorial Flamboyant), un álbum ilustrado que habla de cómo el amor repara los corazones atormentados y trae raudales de esperanza, algo muy necesario en los pueblos olvidados de esta desalmada España.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...