miércoles, 25 de enero de 2017

LIJ de color de rosa. Chismes y Literatura infantil


Lo rosa está de actualidad (si es que alguna vez ha dejado de estarlo...). Que se lo digan a la omnipresente Barbara Rey... Que sí, que sí, que estar pendiente de la política internacional tiene más caché (Esto de darle tanta importancia a Trump -con lo poco que lleva en el cargo- no me convence), pero el caso es que los líos de faldas monárquicos nos pueden haber costado a los españoles quinientos millones de las antiguas pesetas (lo escribo con letra porque estoy harto de poner ceros)... ¿Y qué es eso? Na', tres milloncejos de euros.


Lo cierto es que encuentro algo torpe esa postura de esquivar las noticias del corazón, sobre todo cuando se hace desde la típica y forzada pose cultureta. Nuestras vidas mortales, además de jondura y lectura, también se alimentan de chismes y panderetas. “Cum laudem” y títulos universitarios aparte, hay que ser conscientes de que la vida nos maltrata a partes iguales. Y a todos, millonarios, cantantes, políticos insignes, toreros, actores, bailarines, vedetes, flamencos o payasos, nos rascan un poquito, y que no salga algo de mierda, es raro. ¿A qué viene ese tufillo elitista que impregna todas las producciones culturales que, como el libro, tanto bueno (se supone) nos han dado?


No se equivoquen, todo esta interrelacionado... Si Oscar Wilde no se hubiera enamorado de un capullo, jamás hubiera escrito De profundis, o qué decir de la Misericordia de Pérez Galdós, fruto de una afición por lo pordiosero, por los pillastres... Visto desde otro ángulo, mejor le iría a la LIJ si Ricky Martin nos desvelara con qué libros concilian el sueño sus gemelos, conocer qué leía Belén Esteban de niña, o saber qué títulos encandilan a nuestras infantas, las pequeñas. ¡Hay tanto qué podrían hacer por la Cultura nuestros famosos y no hacen...!
En fin, que estoy harto de tanta polaridad, de tanto estereotipo manido. Ni los cultos son tan cultos, ni los barriobajeros tan poco instruidos. Que nadie está exento de alcahueteo, ni tan siquiera los de los libros para niños...


- ¡Shhhh! ¡Mari! ¿T'has enterao de que a Mengano le dieron el premio a la edición porque se lio con la que maneja to' el cotarro en los baños del Conde Duque, donde hacen lo del Salón?
- Y una hora antes, roneando con esa de la distribución... Se ve que quiere amplíar el negocio... ¡Ni canta ni baila, pero no te lo pierdas!
- ¡Ese siempre ha sido un golfo! Y no te comas de vista a Pepe El Letras... Yo no sé qué hace para pillar tantas subvenciones... Naranjito, podemita, pepero o socialista, ¡se matricula en todas las autoescuelas! Y claro, le premian con las del Ministerio, las de la Xunta y las del Cabildo.  ¡Sólo le faltan las del más allá!... ¿Cómo se las maravillará?
- ¡Ay! ¡Qué engentrolls! Como la petarda esa... Haciéndose la interesante en las redes sociales y ¡Venga! ¡Más madera! Todos dándole cera... Así pasa, que llevé a los críos a la presentación de su último libro, y ¡qué sinapismo...! ¡Casi tengo que llevarlos a urgencias!
- ¡Pffff! Estos culturetas... Aburren a las piedras. El mejor era aquel que contaba cuentos, el del gorro de calceta. Tan humilde, tan poquita cosa..., pero hablaba y, ¡oye!, que se comía el mundo. ¡Qué poderío! ¡Y qué ovaciones! Pero ya sabéis, el que no tiene padrino, se come una m...
- Ni que lo digas... ¡Oye tío! ¿Te enteraste de ese que le robó la editorial a la novia? Pobrecica, ¡qué ilusa! Yo nunca me hubiera fiado de ese fantasma, tanto repeine y colonia cara... Hay que estar al loro...
- ¡Al loro, Cantimploro!
- ¡Uy! Y porque no os habéis enterado de esos dos ilustradores que casi se lían a palos por cierta editora de renombre... ¡Hasta dónde llegan algunos!
- Ja, ja, ja... Paz amor y un poquito de editor ¡Menudo percal! Si es que, nenes, ¡el cotarro está muy mal!
- Una cosa... ¿Y lo de Bologna de este año? ¿No os parece raro? Cataluña y las Baleares de artistas invitados...
- A saber... La Generalitat ya no sabe a quien untar para lucir la senyera... ¿Y los valencianos? Qué lástima... Toda la vida con el Tirant Lo Blanc y ¡menudo feo!
- ¡Ojo al panojo! Y si no el de los monstruos... el bloguero enterao ese...
- ¿Ese? Ese es un chalao, un impertinente y un revenío. ¿Pero no decías que te salía urticaria cuando lo leías? ¿Pa' qué te sigues martirizando?
- Sí, tía, es como la carne pescuezo... To' hueso.. Pero hay que leerlo. Que lleva más razón que un santo.


N.B.: Todas las imágenes proceden de Telephone, un divertido álbum de Mac Barnett y Jen Corace (il.) publicado por Chronicle Books e inédito en castellano.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...