martes, 23 de junio de 2015

De viejas noches, de nuevos ocasos


Me huele a sal la noche. Al cantar del grillo, al rocío rezumando… Así son los ocasos del verano, tan extraños que, cuando los ves en el horizonte, tienen cierto halo inverosímil, un silbo raro... por lo que dejamos atrás, por lo bueno, por lo malo.
Me iré sumergiendo en nuevas olas, en nuevos mares, lento, calmado, para que los recuerdos llenen mi voz y susurren pausados. Para que vuelen libres durante el día y, en la noche, queden callados. Porque la brisa sobre la negra arena, no mueve la honda pena, pero sí agita su canto…

Lluvia del cometa
en la arena.
Salimos a buscar piedras
para la rayuela.

Gastadas
pulidas
aplastadas.
Monedas de luna
en los bolsillos,
no pesan
nada.

Laura Forchetti.
En: Donde nace la noche.
Ilustraciones de María Elina.
2015. Pontevedra: Faktoría K de Libros.


2 comentarios:

Shasmine Cianne dijo...

Ha gustado mucho...adoro este blog...esta entre mis favoritos...Nos leemos...miles de saludos

Shasmine Cianne dijo...

Ha gustado mucho...adoro este blog...esta entre mis favoritos...Nos leemos...miles de saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...