viernes, 29 de diciembre de 2017

Los posts más leídos del blog DVLM LIJ en el 2017


Maurice Sendak

Dejamos un 2017 que nos ha traído muchas cosas. No sólo terrorismo yihadista, independentismo catalán o la pérdida de Chiquito de la Calzada, sino también muchos libros ilustrados y un montón de reflexiones en torno a lo que la familia de los monstruos llama Literatura Infantil y Juvenil.
Pequeños monográficos sobre la vida y obra de Bruno Munari o los espacios narrativos del álbum, personajes pelirrojos en la LIJ, estatuas de personajes literarios que engalanan calles y plazas, panoramas en detalle como el de los libros pop-up, la relación de LIJ con cine de animación, la censura en los libros infantiles, bookstagramers y booktubers, y, un sinfín de apuntes y opiniones, son la piedra angular de este espacio que, muchas veces y a modo de lanzallamas, incinera su paciencia (sé que a veces peco de cínico e impertinente, pero lo hago como mero divertimento y nunca con maldad).
De hecho, les animo a replicarme, a corregirme (con un poco de clase, mejor, que todos nos equivocamos) y a verter sus opiniones en este espacio. No sean tontos: aprovéchense, que este espacio es totalmente gra-tu-i-to (bueno, hace falta móvil, tablet u ordenador y una conexión a internet...), sin publicidad (¡y mira que podría sacarme un pico!) y sobre todo de libre participación (aquí no se borra ni un comentario a menos que lo pida su autor/a o sea spam del malo), algo que me llena de orgullo.
Para hacer un poco de memoria y no perder la costumbre de contribuir a todos esos memorandum que nos llenan este mes de diciembre, les traigo este pequeño anuario con los “posts” más visitados DVLM LIJ blog. Seguramente no sean los mejores (a veces es lo que tiene la popularidad), pero sí los que más han llamado la atención (algunos han recibido la friolera de 40.000 visitas). Así que, ¡ahí van los post más leídos de este año!













jueves, 28 de diciembre de 2017

Agradecer la vida


Sostengo Gracias, Tejón entre las manos y se me vienen a la cabeza pensamientos parecidos a los del año pasado mientras leía Dos alas. Este libro de Susan Varley, un libro clásico reeditado este año por la editorial Los Cuatro Azules (¡agradecidos estamos los monstruos con tan buena noticia!), es otro de esos títulos que nos hablan de la eterna dualidad vida-muerte, un tema que apasiona a muchos monstruos y que da buena cuenta de ese puente intergeneracional que suponen la LIJ en general y el álbum ilustrado en particular.


Página a página, me vuelvo a acordar de todos aquellos que odian la Navidad por la pérdida de algún ser querido, algo que si bien es respetable y muy personal, es cierto que repercute en el ánimo colectivo. A pesar de que abomino de sobreproteccionismo y paliativos hacia la infancia y la adolescencia en lo que se refiere a temas vitales y necesarios (la realidad es muy puta y con los pies en la tierra te das cuenta antes), sí abogo por retornar a mi discurso de optimismo a la hora de gestionar el duelo, algo de lo que me acuerdo cuando presencio cenas y comidas navideñas que parecen un baño de lágrimas. El recuerdo de los fallecidos hace brotar sollozos y caras largas que ensombrecen de algún modo los deseos de pequeños y adolescentes que también comparten la mesa y que reciben un mensaje más que desesperanzador sobre lo que debe ser la vida.


Todos nos morimos y todos debemos ser conscientes de ello. De manera natural o trágica, la muerte de un allegado se hace cuesta arriba sea cual sea su pendiente, pero nunca debe significar la nuestra propia. Cada uno tiene bastante con su existencia (y no debe menospreciar la de los demás), pero se me antoja más adecuado echar mano de recursos positivistas y conciliadores, que de aquellos en los que la tragedia se apodere del ánimo.
Un servidor (que también tiene sus miserias vitales), siguiendo la estela que dibuja este hermoso álbum, les recomienda celebrar lo que fue la vida de los que ya no están. Es una forma de entretejerla con las de aquellos que se han quedado, hacer brotar un ecosistema en el que todos importemos. En ese sentido es quizá lo menos doloroso, no sólo a la hora de elaborar un duelo que camina con nosotros, sino también para construir un ejemplo hacia los demás en pro de la vida, que al fin y al cabo es lo que más importa: brindar, brindar por todos los que fuimos, los que somos.


miércoles, 27 de diciembre de 2017

Surrealismo español


A María José, para que me corrija si me equivoco...

Me incorporo tras la siesta y entre legaña y legaña, empiezo a analizar el despiporre del fin de semana, no sólo en lo que a cantidad se refiere, sino también en su concepción surreal. Gente que desaparece tras las columnas, enemigos que quieren hacer las paces después de una decena de años, algunas se cuelan por la taza del water, golfos enamoradizos... En definitiva, que en Navidad se abren las puertas de Mordor y salen en tropel todos los orcos.


Enciendo el tuiter y la cosa no queda ahí. Aparece Tabarnia. Una bendición del cielo que adereza este contubernio para transformar las navidades en desternillantes. Si Gila, Eugenio o Chiquito levantasen la cabeza, el desmadre estaba asegurado. Y es que esta guasa tan española gana por goleada a cualquiera de las facciones que se están jugando a los chinos el futuro de los catalanes. Si no recuerdo mal, algo parecido pasó con un Brexit que dividió a l'Anglaterre entre urbanitas y provincianos, que con menos humor llevan un par de años jodiendo la marrana a base de pillaje.


Mira que estoy contenido ante este espectáculo tan nuestro, tan patriótico, tan salvaje..., pero poco a poco se me afloja el diafragma, los músculos intercostales, y me puede la risa, la mejor de nuestras armas... Y para colmo, suenan de fondo la Natti Natasha y El Negrito Claro. “Esto que yo siento por ti no puede ser legal... Criminal Cri-criminal, tu estilo, tu flow, baby, mu' criminal... Como tu lo haces rompe la ley, tu eres un delito que yo quiero cometer...” De traca.


Esto se merece una huida, como la fantástica road-movie de la pobre Peggy Sue ideada por Federico Delicado, que en tren, moto, camioneta o transatlántico busca su lugar en el mundo, como por ejemplo la India, acompañada de una niña familiarmente incomprendida. Definitivamente, como sigan así las cosas tendré que dejar mi país, como hizo esta vaca, al más puro (Hopper-iano y desolador) estilo americano. Eso sí, no pienso renunciar al criticismo, surrealismo y chiste español (Fíjense en Nórdica Libros, la editorial que edita este álbum “made in Spain” al 100%).


Y si ustedes deciden no apuntarse al carro, ya saben, sigan los consejos de Justina, la señora basura, que es otra opción...


miércoles, 20 de diciembre de 2017

Terminando el trimestre con el bullying


En un par de días damos por finalizado un primer trimestre que ha sido bastante movidito en lo que a muchas parcelas vitales se refiere, pero como el aquí firmante se dedica a la llamada educación, dejaré a un lado la política, la cultura o la ciencia para adentrarme en los asuntos turbios y movedizos de mi ámbito laboral (no sea que me tachen de entrometido, que aquí ya se sabe...).


El tema educativo más controvertido de los últimos tiempos en cualquier centro escolar es el del bullying. Mitologías aparte (los que trabajamos en esto sabemos que los bulos están a la orden del día), las puertas de colegios e institutos se han convertido en salas de lo penal en las que se destripan a padres y profesores, a culpables y víctimas, en definitiva a todos los actores de acoso escolar. Las diferentes facciones se significan sin ningún pudor -más todavía cuando hablamos de localidades pequeñas donde todo el mundo se conoce- y la cosa se va de madre en detrimento de aquellos alumnos que sufren insultos y vejaciones de todo tipo, además de complicar todavía más las vías de intervención existentes por parte de los centros y las administraciones competentes. Vamos, que los humanos gustamos de echar mucha leña al fuego y meter mierda por cualquier recoveco sin tener consideraciones para con quienes se ven envueltos en situaciones tan desagradables y que tanto perforan a niños y familias... Así que mi recomendación es que se dejen los chismes y los grupos de guasap (¿Quién los inventaría? ¡Yo no tengo ni uno! ¡Malditas sean esas mesas de camilla virtuales!) e intenten atacar el problema con un mínimo de decoro y sensibilidad.


Hecho este llamamiento traigo a esta palestra dos álbumes ilustrados que me han llamado bastante la atención por sus coincidencias entre sí: Afuera de Mari Kanstad Johnsen (Niño Editor), un título que recibió mención en la ultima Feria de Bologna, y Es tu turno, Adrián de Helena Öberg y Kristin Lindström (Ediciones Ekaré).
Ambas tienen formato de novela gráfica, seguramente por hacer más comprensible unas historias que se dilatan en el espacio y el tiempo. Las dos también son obras realizadas por autores nórdicos, algo que denota cierta preocupación por un problema muy patente en las sociedades occidentales que se traduce en las creaciones culturales como pueden ser en este caso los libros infantiles.


La tercera y más llamativa coincidencia es la de utilizar como hilo conductor un animal (N.B.: Algo que también sucede con un tercero, Jane, el zorro y yo, de Fanny Britt e Isabelle Arsenault, del que ya hablé en este lugar de monstruos). Mientras que en Afuera, el mamífero escogido es el conejo, en Es tu turno, Adrián, las autoras se decantan por un perro. Mientras que en el primero ese conejo es un vehículo directo para que la protagonista sea capaz de integrarse en su entorno, en el segundo, el perro no deja de ser un elemento transformador, una forma indirecta para buscar recursos para hacerle frente a la soledad a través de la imaginación, algo que también tiene su símil en la obra de Arsenault.


En lo que se refiere al estilo de estas obras hay que decir que son bastantes dispares. La obra de Kanstad Johnsen esta elaborada sobre una paleta limitada de colores planos y sin volúmenes (escenas donde prima el azul para recrear la atmósfera marítima nocturna son las mejores), y usa la edición digital. En cambio, las ilustraciones de Kristin Lindström tienen un carácter mucho más artesanal y alternan el uso del color con el del grafito para hacer referencia a los estados anímicos del protagonista.


Por último y aunque puede parecer una cuestión sin mucho peso, quiero hacer referencia a los episodios de silencio que acontecen en ambas narraciones pero que tienen un significado distinto. Largas pausas que en una historia introducen expectación, y en la otra enfrían todavía más la palpable soledad, esa que a veces pesa sobre todo en las aulas o los patios de recreo.


lunes, 18 de diciembre de 2017

Los mejores álbumes ilustrados infantiles del 2017 / 2017 Best children's picture books


Este año se han publicado en España más de siete mil títulos dedicados a niños y jóvenes. Una barbaridad, no solo para los lectores, sino también para otros actores del mundo del libro. Aunque sé que muchos abominan de estas listas de “los mejores” por cuestiones de sesgo, creo que es la mejor manera de orientar a los interesados bien dentro de una biblioteca, bien en una librería, y optimizar así su tiempo y dinero. En cierto modo, aupar los libros que bajo mi criterio merecen un lugar destacado en las estanterías, es mi responsabilidad (no otras cosas, este blog va de libros, les recuerdo) y lo hago lo mejor que sé. Por ello, un año más traigo mi selección de libros ilustrados explicando previamente los criterios que he considerado oportunos a la hora de realizarla. Habrá listados mejores o peores, más homogéneos o heterogéneos, pero en su mano queda opinar sobre el mío, que a fin de cuentas es otro más.
Many of you think that these lists are a big mistake because it does not recover the interests and tastes of every reader, and many other are also greatly thankful because it allows them to discriminate among a massive number of titles that crowd in bookstores (This year more than seven thousand children's books have been published in Spain…). That is why I bring my selection one more year with my own criteria to obtain a balanced picking. These are:
  • Seleccionar obras editadas por primera vez en castellano durante el 2017 (Por segundo año, he decidido abrir un hueco final para las re-ediciones y ediciones nuevas de obras que se habían editado en un formato diferente que espero no eclipse a las primeras).
  • Select works published for the first time in Spanish during 2017 (Last year I decided to open a little space for reissues and I hope these works don't eclipse the first ones).
  • Seleccionar obras con aceptación entre el público infantil (¿de qué me sirve darles opciones que no les van a gustar a sus hijos, sobrinos o nietos?..., creo firmemente en las ilustraciones de calidad, en las historias hermosas, interactivas y manipulativas, con mucho humor, poéticas, con éxito…, ¡hay que ser práctico!).
  • Select works with acceptance among children (I prefer giving you options that are going to like children, nephews or grandchildren -not to parents, aunts or grandparents, obviously...- I firmly believe in great illustrations, manipulative books, interactive ones, beautiful stories, humorous, meaningful and successful ones ... Let’s be practical!).
  • Que el listado no supere los 25 títulos, que ya son…- (debe ser variado, pero no una amalgama en la que te vuelvas a perder).
  • The list will not exceed 25 titles (It must be diverse, but not a huge mess in which you ever lose).
  • Dividirlas en dos grandes categorías: “Iniciación Textual” y “Texto avanzado” (ver AQUÍ el porqué).
  • Divide all titles into two categories: "First Readers" and "Competent Readers" (Why? see HERE).
  • Combinar títulos patrios con otros foráneos. Este año, la presencia es mayor que el del pasado -7 de 25 títulos- que representa alrededor de un 30% del total (no está nada mal teniendo en cuenta el gran volumen de lo publicado), y sigo animando a nuestros creadores y editoriales en esa difícil tarea de aupar la LIJ patria, tan válida como aquella que procede de fuera, y les doy mi enhorabuena por su dedicación y trabajo.
  • Combine Spanish authors with foreign ones. Five titles this year, it represents around 30% of the total. It's a good quote if we consider the big market they are insert. I encourage Spanish creators and publishers to support our Children's Literature and picture books, as valid as this one that comes from other countries. Congratulations to all of them!
  • Incluir obras cuyas ilustraciones tengan un componente artístico-estético sobresaliente o cuya edición/formato la haga destacar de entre las demás (no olvidemos el valor intrínseco de la imagen, el formato y otros aparejos del objeto libro).
  • Include works whose illustrations have an outstanding artistic or aesthetic component, edition and books as objects (Don’t forget the intrinsic value of the image!).
  • Incluir, al menos, un título de poesía (¡la poesía al poder!), preferentemente originales en castellano. Este año incluyo tres y una obra foránea de carácter poético que me ha resultado genial.
  • Include at least one Spanish poetry work. This year I've included three and one from other language because of its freshness and great linguistic sense. Long live Poetry!
  • Este año no incluyo libros informativos. Debido al aumento de este tipo de libros les dediqué una selección propia que se puede consultar AQUÍ
  • This year I haven't included informative picture books because I made a selection of these before. You can see HERE
  • Este año sigo sin incluir teatro infantil (nada reseñable bajo el sol, tomen nota los editores...).
  • This year I haven't included children's theater books neither (There's nothing good enough... Open your ears, publishers...).
Y así llegamos hasta los mejores libros para niños del 2017 (algunos reseñados ya en este espacio y que enlazan con su respectiva reseña, otros por reseñar y algunos incluidos en el espacio de los monstruos en Instagram… perdónenme, pero no dispongo de tanto tiempo…), enumerados por orden de complejidad lingüística creciente (que no gráfica). ¡Disfrútenlos!
So here you are the best children's books of 2017 in Spain listed in order of increasing complexity linked with their review (in case it exits). You can also see a lot of them in my profile in Instagram. Enjoy them!


INICIACIÓN TEXTUAL / FIRST READERS



Adrien Parlange. La cinta. Kókinos.











Imapla. ¡Muac! La historia de un beso verde. Milrazones.










Juan Arjona y Enrique Quevedo. A veces me aburro. Tres Tristes Tigres.









Mar Benegas. El libro rojo y El libro azul. Litera.


Franz Wittkamp y Axel Scheffler. En los bosques adentrado, un león capturado. Lóguez


TEXTO AVANZADO / COMPETENT READERS











Chris Van Allsburg. El jardín de Abdul Gazasi. Fondo de Cultura Económica.






Gloria Fuertes. El libro de Gloria Fuertes para niñas y niños. Ilustraciones de Marta Altés. Blackie Books.


Libros re-editados en 2017



Arnold Lobel. Búho en casa. Ekaré.

Maurice Sendak. El uno era Juan. Kalandraka.

Maurice Sendak. Sopa de pollo con arroz. Kalandraka.

Susan Varley. Gracias, Tejón. Los cuatro azules.

Janosch. Buenas noches, Topolín. Los cuatro azules.



Edward Lear. Libro de Nonsense. Media Vaca.



jueves, 14 de diciembre de 2017

Unas cuantas sugerencias de narrativa infantil y/o juvenil


Entre cebolleta y cebolleta (empapadas de vermú, que casa mucho con el vinagre) decidí que necesitaba un descanso de tanto álbum ilustrado... Es cierto que las literaturas gráficas están a la orden del día, y que han hecho mucho por este mundo de la abreviada LIJ, pero de vez en cuando hace falta volver a la palabra y concederse un rato de fructífera lectura como antesala a la cama. 


No crean que soy el único que tiene esa sensación, pues son muchos los monstruos que me escriben a través del correo electrónico o las redes sociales para pedirme alguna sugerencia de narrativa infantil, pues el álbum se queda corto para sus hijos entre ocho y diez años que necesitan coger algo de carrerilla y sacarle partido a su propia imaginación. Yo suelo recurrir a clásicos que pronto declinan (ya saben, nos ganan por goleada princesas rosas y series comerciales), pero bueno, ahí estoy, empeñado en que lean algo menos enlatado. 
Quizá este sea un buen momento para comprar algo que anime a sus adelantados hijos a diversificar las temáticas de sus lecturas y, porqué no, también a prescindir de las más visuales. Es por ello que aquí traigo algunos títulos de narrativa infantil y/o juvenil que he leído en los últimos meses sobre los que hago algunos comentarios que les pueden ser útiles en sus adquisiciones. ¡A disfrutar!


José Roberto Torero. Una historia de fútbol. Ilustraciones de Andreu Llinàs. Blackie Books. Empiezo con el fútbol, nuestro deporte nacional, vuelve a ser una vez más la excusa perfecta para idear una historia con gran aceptación entre los chavales aunque se desarrollé en un contexto ajeno, Brasil. En esta historia protagonizada por un grupo de niños (N.B:: He aquí el retorno a las pandillas en los libros infantiles) el objetivo está claro, montar un equipo de fútbol, el Siete de Septiembre (¡Me encanta esta fecha! Adivinen porqué) que esté a la altura de la competición. ¿Lograrán derrotar al Barón del Noroeste? Para saberlo, den un paso hacia delante y zambúllanse en una serie de peripecias donde abundan los motes y en las que amistad, familia y amor son la tríada perfecta.


Sofía Rhei. Cómo tener ideas. Ilustraciones de Marc Gras Cots. Narval. Las historias sin sentido son un clásico en esto de la narrativa infantil, pero la incluida aquí tiene un no-se-qué que me ha despertado muchas sensaciones. En este híbrido entre el relato de ficción y el manual de autoayuda para escritores, se entremezclan una serie de personajes y recursos de estilo variado que plantean un discurso complejo, extraño, pero necesario: la realidad siempre inspira la fantasía. Esa autora poco inspirada, el libro en el libro, y personajes de los cuentos clásicos descontextualizados, configuran un desfile de lo absurdo bastante divertido. Honesto, sin pretensiones, y un guiño más que merecido.


Mark Twain y Philip Stead. El rapto del príncipe Margarina. Ilustraciones de Erin Stead. Océano-Travesía. Sigo con uno de esos títulos a caballo entre la narrativa infantil y el álbum ilustrado (no se dejen engañar por el número de páginas). No sé si definir este libro como producto editorial o como creación literaria -seguramente sea ambas cosas- ya que es un proyecto colaborativo entre dos escritores (Mark Twain, a la idea inicial, y Philip Stead al posterior hilvanado) y una ilustradora, en el que he podido encontrar guiños a otras obras como por ejemplo El mago de Oz de Baum. Con una edición muy cuidada en la que no han faltado detalles polémicos (fíjense en el protagonista de raza negra que tanto ha dado que hablar: Mark Twain no citó este detalle en ninguna de sus notas), el resultado, en conjunto, es notable.


Mónica Rodríguez. Alma y la isla. Ilustraciones de Ester García. Anaya. Aunque con un año de retraso, este verano me puse al quite con este título tan premiado. Había leído muchas mieles sobre él y tenía que juzgarlo de primera mano... En primer lugar he de aclarar que soy poco partidario de los libros infantiles con trasfondo buenista, por lo que, cuando empecé a leer esta historia sobre emigración y pateras, se me torció el morro. Si algo tiene la literatura es que no se debe juzgar sólo por el argumento, así que continué la lectura para terminar gratamente sorprendido por el estilo narrativo, su prosa leve, profunda y poética. Se lee de una sentada y, a pesar del mensaje, deja hueco a las libres interpretaciones por parte de los lectores, algo que me gusta sobremanera.


Siri Kolu. Los Bandídez. Nórdica Libros. Este es uno de los que más me ha gustado de esta tanda de narrativa infantil, no sólo porque es un libro que bebe de las corrientes LIJ nórdicas que tienen como máximo exponente a Astrid Lindgren, sino porque me resulta crítica y divertida a partes iguales. En este “road-trip” donde una familia de bandidos de carretera raptan a una niña muy avispada, no sólo hay hueco para golosinas y carcajadas, sino también para todos aquellos niños del siglo XXI que necesitan sentirse queridos por sus familias a pesar de los compromisos laborales y sociales. Ligera y dinámica no da cabida al aburrimiento. ¡Excelente trabajo!


Maria Parr. Corazones de gofre. Ilustraciones de Zuzanna Celej. Nórdica Libros. Es inevitable conectar este título con Tania Val de Lumbre, no sólo por pertenecer a la misma autora y editorial, sino porque es una historia en la que Lena, una de sus protagonistas principales (el otro es Theíco... ¡Gracias traductor por usar el -ico como diminutivo!), tiene ese deje masculino, subversivo y actual que tanto abunda hoy día en los libros infantiles y que tiene como precursor a Pippi Langstrumpf. También encuentro cierto aire coral en una narración en la que la vida cotidiana, el sentimiento familiar, y las tradiciones vs. lo contemporáneo se alternan para ofrecer una serie de aventurillas que, con un lenguaje directo, logran curvar nuestros labios en un vaivén mayormente dulce. Con sabor a gofre, mejor dicho.


David Almond. El chico que nadaba con pirañas. Ilustraciones de Oliver Jeffers. Bambú. Que Roald Dahl es una figura muy inspiradora para la mayor parte de los autores anglosajones de narrativa infantil no es ningún secreto, sobre todo cuando leemos textos como este en el que confluyen elementos muy característicos del genio inglés que también están en obras como James y el melocotón gigante o Matilda. Divertida, fantástica y surrealista a veces, la historia de este niño que abandona a sus tíos para enrolarse en un circo y encontrar así su lugar en el mundo, es una buena forma de soñar. Espero que se diviertan con uno de los libros infantiles más señalados del año y del que, por su final abierto, vislumbro una segunda parte.


Paula Bombara. Sólo tres segundos. Milenio. Si El mar y la serpiente fue el reconocido debut de esta autora argentina en nuestras librerías, Solo tres segundos no le desmerece en absoluto, incluso he de decir que para mí, es una narración más lograda y conexa, no sólo porque pone en evidencia lo poderoso, desinhibido e inconsciente de la adolescencia, sino porque sabe conectar las voces de los personajes -entre sí y con el lector- en una tragedia cotidiana que tiene algo de catártica y mucho de crítica. Fugaz y grave, limpia y feroz, pero nunca indiferente.


Héctor Gómez Navarro. Historia de todos. Ilustraciones de Ina Hristova. A Buen Paso. Llegamos a uno de los libros más complejos de esta tanda narrativa navideña. En el compendio de relatos que propone su autor, el lenguaje y la riqueza verbal son la verdadera punta de lanza. Directos, juguetones, irónicos, en ellos se desarrolla un mestizaje de ideas que combina el cuento tradicional con nuevas visiones literarias, y que elevan el discurso a un plano contemporáneo más que notable. De entre mis favoritos destaco Sobre los ángeles y Tejedor, que suenan a realismo mágico, y el que da título al volumen por hacerme pensar callado que el mundo no deja de girar.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...