miércoles, 9 de octubre de 2013

De mascotas exóticas


A tenor de libros para niños repletos de mascotas y seres de compañía, regreso, aparcando esta vez a canes y felinos, con uno de mis temas favoritos, ese que lleva por título “el zoológico casero”… Y antes de despotricar, y aunque les extrañe, les recuerdo que el aquí firmante es biólogo de formación…, bastante irónico y recalcitrante, eso sí, pero también serio y academicista, algo que juega a mi favor cuando de animales trata el juego.
Bajo esa estúpida costumbre que ha quedado instaurada en los países del primer mundo, de coleccionar bajo un mismo techo los seres animados de la más dispar procedencia, queda también reflejada la consabida omnipotencia humana, esa que jode a todo bicho viviente, a excepción de ratas, moscas y cucarachas (ya nos podría haber dado por comérnoslas..).
Fuente de enriquecimiento para muchos veterinarios (después de pasarse la vida estudiando, es lógico que quieran echarse algo a la boca), los mamíferos exóticos, los reptiles ojipláticos, las sierpes kilométricas, los arácnidos descontrolados o los psitácidos deslenguados, son una carga ligera para muchos conciudadanos, esos que, criados entre bocinazos y asfalto, añoran la peligrosa (y extinta) jungla, donde más de uno moriría de un zarpazo. A todo esto y siendo conscientes de que destetan y arrancan de brazos y picos maternos a estos indefensos entes, sus “dueños” se purgan la culpa adquiriendo toneladas de Royal Canin® para estas hermosas criaturas, mientras ellos pasan las noches a base de sopa de sobre… ¡Menos mal que yo prefiero las gallináceas -desplumadas y en pepitoria-¡
En fin, que a la fuerza, ahorcan, no es ninguna novedad, sobre todo si se trata de huskies siberianos en pleno Écija, monos encadenados o camaleones burgaleses. La cuestión es matarlos, aunque sean los mejores amigos del hombre. Otra de nuestras impertinencias (como si no tuviéramos bastantes…) que me dejan temblando.



Y para sacarles una nota de humor ante tanta crueldad manifiesta, les traigo Mi boa Bob, de Randy Siegel y Serge Bloch (editorial Juventud), una agradable historia de un ofidio muy leído que, además de vocabulario, regala a su joven y cariñoso dueño una gran lección: no hay animales tontos, sino humanos poco inteligentes.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...