miércoles, 27 de septiembre de 2017

El regreso de las revistas infantiles. Un vistazo.


De unos años a esta parte, los aficionados a la literatura infantil en particular, y al mundo cultural para niños en general, venimos observando como existe una diversificación abrumadora de todos los productos dirigidos a los más pequeños de la casa. Desde juguetes didácticos, pasando por ropa ecológica, ludotecas o talleres de comida saludable, son muchas las propuestas que a raíz de la supuesta recuperación económica, esa que busca nuevas parcelas que explotar, han surgido en occidente para dar respuesta a las necesidades que se plantean en el entorno ¿infantil? (N.B.: Quizá debería haberme referido a los adultos, que son quienes aflojan la billetera...).



Revista "Anorak"

De entre todas ellas, la propuesta que más me llama la atención y entusiasma es la reaparición de las publicaciones periódicas infantiles culturales, una que empezó en los países del entorno europeo y anglosajón y que se ha contagiado a nuestra realidad geográfica. Aunque las revistas para niños han sido una realidad desde principios del siglo XX, empezando como suplementos semanales de los principales periódicos de la época y continuándose como un producto especializado desde la mitad de dicho siglo hasta hoy día, es un tipo de publicación que ha sufrido altibajos dependiendo de las épocas y que ha dependido en mayor o menos medida de las modas imperantes y del estilo de vida familiar. Mientras que en los primeros años de vida de este tipo de publicaciones se dirigían a un público minoritario y de clase media-alta, la llegada de las democracias occidentales y las nuevas corrientes pedagógicas desencadenaron su “boom”, que finalmente desembocaría en un cierto declive desde finales de los noventa hasta nuestros días debido principalmente a la hegemonía de la televisión y el uso generalizado de las nuevas tecnologías de la información, a la que solo sobrevivieron algunas de estas revistas, sobre todo aquellas que dejan a un lado los aspectos educativos y culturales para centrarse en un carácter lúdico.


Revista "La Leche"

Por todo ello la publicación de nuevas revistas infantiles en los tiempos que corren, aunque puede estar relacionado con modas (los “slow movements”, el renacimiento de lo vintage o el romanticismo de la letra impresa) o la sobre-alfabetización del niño como vehículo de distinción social (ya saben que siento debilidad por Bourdieu), también es de agradecer, ya que propicia nuevos caminos para que el niño llegue a contenidos de calidad sin tener que sortear los cauces tradicionales por los que viaja una información que a veces resulta tediosa y poco manejable. Si a todo ello unimos la impecable factura de muchas de ellas, tanto en contenidos, como en maquetación y grafismo, lo bueno está servido.
Es por ello que aquí les dejo con una buena representación de las mejores revistas infantiles culturales nacionales (N.B.2: He intentado recoger la mayor parte, pero si denotan que me he olvidado de alguna que puede resultar interesante, no duden en decírmelo para que la incluya aquí) junto a una selección de otras de carácter más internacional. Todas ellas admiten suscriptores, así que, ya saben...



Empezamos con la revista La Leche, una revista impresa en pocos colores pero con mucho que decir. En sus sesenta páginas se tratan temas de actualidad, como por ejemplo la situación de Corea del Norte o la inmigración en Estados Unidos, se incluyen historietas, artículos de opinión o informativos, y los trabajos de los mejores ilustradores nacionales. Si a ello le unimos juegos, pasatiempos, juegos móviles, autómatas y muchas recomendaciones de libros infantiles, uno de los objetivos que empezó a mover esta iniciativa, podríamos decir que estamos ante una de las mejores.




Alehop es una revista con un aire más informal y colorista. Los creadores de esta publicación se decantan por los contenidos didácticos y las propuestas artísticas y creativas donde, además de informar trata la forma de que el lector sea capaz de interactuar con los temas propuestos y desarrolle su imaginación y otras destrezas.



Seguimos con la revista Kiwi, una publicación temática dirigida a niños de entre 5 y 8 años que vio la luz el pasado mes de mayo gracias a un proyecto de crowdfunding. Según sus creadores es una revista dirigida a niños intrépidos, con ganas de conocer lo que les rodea y valorarlo convenientemente. Al igual que el resto de las publicaciones que se incluyen en este monográfico incorpora trabajos de reconocidos ilustradores entre sus páginas y multitud de actividades como recortables, pasatiempos, recetas o experimentos.



Principia Kids nace en 2015 a remolque de la experiencia positiva de su hermana mayor, la cuasi-homónima Principia Magazine, una publicación que en principio tendría formato digital pero que conseguiría ver la luz en formato papel. Aunque muchos la definen como una revista de divulgación científica para niños, yo me atrevería a definirla como un buen batido en el que prima el conocimiento científico sin dejar de lado la creación literaria, ya que sus textos e imágenes podrían encuadrarse dentro de la ficción informativa. Sus más de 70 páginas a todo color se recomiendan a partir de seis años.


Llega el turno de las revistas infantiles que se han pergeñado fuera de nuestras fronteras. Aunque seguramente habrá muchas más, he puesto el ojo sobre las, a mi juicio, más interesantes, tanto por contenido textual, como gráfico. Todas ellas están en inglés, por lo que pueden recomendarse a todos aquellos niños que aprendan otro idioma (esto del bilingüismo es otra “lacra”...).






Anorak (Teepee es la edición para adolescentes de Anorak)






Ploc, Happy Mag for Little Ones (reedición de una revista de los años 60 elaborada por Alain Gree, depende de Anorak Magazine)




4 comentarios:

Zunilda Borsani dijo...

Muy buenos todos los datos.

Román Belmonte dijo...

¡Gracias por tu comentario, Zunilda!¡Un abrazo desde este lugar de libros y monstruos!

Catalina Villegas dijo...

Hermosas revistas. Gracias por la información.

Román Belmonte dijo...

¡No hay de qué, Catalina! Gracias por el comentario. ¡Un abrazo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...