lunes, 29 de junio de 2020

La importancia del gris



En este día en el que los colores se han apropiado de balcones consistoriales, buzones, escudos de armas y redes sociales, un servidor ha decidido decantarse por el gris. No me pregunten porqué, solo sé que hoy he estado un poco ceniciento.
No se vayan a pensar que es algo negativo. No. El gris siempre me ha parecido un color hermoso. Dejando a un lado su simbolismo (parece ser que lo plomizo siempre ha sido indicativo de tristeza), creo que debemos ensalzar mucho a los grises.


¿Sabrán que los grises permiten dotar de volumen a las figuras a través de las sombras y los contornos, no? También que el gris es el único color que tiene como complementario a otro gris, y que puede ser frío o cálido dependiendo del color de base (le pasa como a los negros: azulados, rojizos o verdosos). Tampoco olviden que sin el gris no habría fotografía -mal llamada, por cierto- en “blanco y negro”.
También tenemos la sustancia gris, un tejido que podemos diferenciar en el sistema nervioso que contiene la mayor parte de los somas neuronales y los axones sin vainas de mielina, y que por tanto se asocia con el procesado de la información (razonamiento, señores, razonamiento).
Tampoco pueden olvidarse que el gris es el color de muchos metales como el plomo, la plata, el platino o el aluminio, es por ello que el gris se asocia con lo industrial y tecnológico, algo que también se relaciona con  lo futurista (fíjense en las películas de ciencia-ficción de ahora en adelante).


Y con tanto gris llegamos hasta el escenario lunar en el que se desarrolla una historia muy apropiada para un domingo de asueto como este. Día de campo en la Luna de John Hare y editado en castellano por Océano Travesía es uno de esos álbumes sin palabras que te engancha en la primera lectura, te ofrece más en la segunda, te deja un poso agridulce y te ofrece muchas facetas de nuestra condición humana (¿He empezado fuerte, verdad?).


La acción se desarrolla en un futuro próximo en el que las visitas escolares se realizan a la Luna en vez de a los museos. Todos están muy atentos a las explicaciones del profesor excepto un niño despistado que, con la caja de ceras en una mano y el bloc de dibujo en la otra se queda durmiendo sobre una pequeña loma. Al despertar descubre que está solo en nuestro satélite. ¡Un momento! Alguien aparece desde ese suelo gris y pulverulento…


Con este argumento tan atractivo para los pequeños lectores (todo lo que tenga que ver con naves y trajes espaciales les chifla), se desarrolla una narración no exenta de humor en la que se habla de muchas cosas. La soledad, la falta de comprensión, el miedo a lo desconocido, la amistad, el reconocimiento artístico (fíjense en que ocurre mientras el profesor no mira) o el menosprecio al mundo adulto (sólo ve y experimenta el niño), son algunas de múltiples miradas que se recogen en un álbum que se decanta por una puesta en escena atractiva, para decirnos al final del todo que el gris importa tanto que puede dibujar un arcoíris en nuestros corazones.

jueves, 25 de junio de 2020

Selección de Boardbooks 2019-2020 (Parte II)



Casi un mes más tarde de lo acostumbrado (el coronavirus manda sobre nuestras vidas) publico la segunda parte de una de las selecciones que tanto gustan a los monstruos, la de los boardbooks, un tipo de libros realizados enteramente de cartón, que está (casi) exclusivamente dedicado a los prelectores y primeros lectores, es decir, entre 0 y 3-4 años de edad y a todos aquellos que traten con semejantes monstruos como padres primerizos, trabajadores de los jardines de infancia, guarderías y educación infantil.
Como la mayor parte de estos libros suelen ser híbridos entre las categorías de ficción y no ficción, no considero oportuno darle relevancia a dicha división aunque tenga su intríngulis para los estudiosos de estos, como se han bautizado en el entorno anglosajón,  “toddler books”.
Aunque intento reunir la mayor parte de los títulos que se han publicado durante estos meses, siempre guardo cierta deferencia para aquellos que me han encantado (ya saben, mis tres estrellas).
También decirles que si quieren conocer algunos por dentro, muchos de ellos están disponibles en el Instagram de los monstruos en forma de vídeo como el de la cabecera de este post.
Por último, no se olviden de consultar la primera parte de esta selección AQUÍ, así como las homónimas de los cursos 2018-2019, 2017-2018, 2016-2017 y del 2015-2016.
Sin más presentaciones, ¡he aquí esta selección comentada de libros de cartón!


Janet y Allan Ahlberg. Minilibros para bebés. Flamboyant. (***) Empezamos esta tanda con nueve libritos (y estuche incluido, que eso siempre es un plus para que no se pierdan) de los Ahlberg que a modo de imagiarios y libros de primeras palabras nos presentan diferentes momentos del día para los más pequeños de la casa. Juguetes, familia, juegos o mascotas son algunos de los temas que nos presentan y que seguro que encandilan a más de uno.



Canizales. ¡Delicioso! / ¿Qué es? ¿Al revés? Lata de Sal. (***) Aprovecho esta selección para poner en el punto de mira los excelentes boardbooks de un autor más conocido por otro tipo de álbumes. Más conocidos en latinoamérica (¡Ñam! y ¡Ta-da! son dos maravillas que no se pueden perder), acaban de aparecer en nuestro país estos libros que tomando como excusa la alimentación y la perspectiva, son un inmejorable acicate lúdico para iniciar a los pequeños en el mundo de las palabras.


Marta Comín. ¿Quién se comió las fresas? Combel. (***) Aunque de pequeños nos hartamos de escuchar eso de “No hay que hablar con la boca llena”, este boardbook invita precisamente a todo lo contrario ya que gracias a unos dispositivos móviles podemos ver qué está comiendo cada uno de sus personajes y de paso averiguar quién se ha comido las fresas. Bien lúdico y bonito.


Xavier Deneux. Las emociones. Combel. Prestando atención a las emociones vuelve a las librerías el autor de libros de cartón. Con sus clásicos troqueles y relieves, Deneux nos presenta un “emocionario” muy básico acompañado de unas sugerentes ilustraciones que siempre conectan con el pequeño público.  




Paula E. Font y Teresa Bellón. Ensalada / Pasta / Fruta. Flamboyant. (***) Arribamos a una pequeña colección de boardbooks donde la comida saludable y los engendros móviles son los protagonistas. Si además tenemos en cuenta que son libros que se pueden considerar desde el prisma de recetas de cocina, la cosa mejora a cada golpe de página. Cortar, rallar, escurrir o lavar son las sencillas instrucciones que nos ayudarán a sumergirnos en una extensión del mundo culinario a la vez que abrimos el apetito de los prelectores.


Jordi Gastó y Christian Inaraja. Si te pica un mosquito. Kalandraka. (***) Y como este verano tampoco podían faltar los mosquitos, aquí les traigo uno de esos libros en verso que nos dejan con muy sabor de boca. En primer lugar gracias a unas ilustraciones con líneas sencillas y llenas de humor, y en segundo término porque invita al juego como paliativo a las siempre dichosas picaduras de estos bichos tan molestos. Ideal para quejicas y otros monstruos con picores.



Elena Hormiga. ¡Vamos al parque! / ¡Vamos de viaje! Jaguar. En esta pareja de libros de cartón su autora nos presenta dos situaciones muy reconocibles por los prelectores y que siempre dan pie a que hagan sus cábalas llenos de expectativas. Prepararse, hacer la maleta, subirse a un cohete, ropa necesaria, juguetes para el parque o la playa no nos vienen mal a nadie, más todavía teniendo en cuenta el panorama que vivimos.


Stéphane Kiehl. Diez sorpresa. Océano Travesía. (***) De la mano de un grupo de animales, el lector se interna en el mundo de los números. Los personajes hacen todo tipo de cabriolas, juegan mientras cuentan del uno al diez con alguna que otra rima, cosa que nos facilita la tarea. Un libro de imágenes coloristas y líneas planas que no tiene desperdicio, menos todavía si atendemos a la sorpresa final... ¿Cuál será?


Meritxell Martí y Xavier Salomó. Blanco Negro. Combel. Así termina la serie de boardbooks dedicados a los colores que esta pareja de autores nos ha ido regalando durante los últimos meses. Narraciones que cuentan con un hilo conductor que se desborda en la imaginación de los lectores y que debemos visitar como ejercicio.


Matthieu Maudet. ¡Ocupado! Lóguez. (***) Llega una nueva historia de un autor que me tiene embelesado de la mano de una editorial con un gusto exquisito. En esta ocasión Maudet se decanta por una narración de tipo sketch en la que unos personajes de cuento hacen cola ante un wáter ocupado. Con un humor maravilloso apto para todo tipo de lectores -sobre todo incontinentes-, me juego el cuello a que les roba más de una carcajadas, porque no hay nada como un álbum excelente para ver nuestro reflejo. ¡Regalo al canto y éxito asegurado!


Dorothée de Monfreid. ¡Shhh! A dormir. Harperkids. (***) Muchos esperaban como agua de mayo la edición en castellano de este libro y no es para menos pues es uno de esos álbumes de cartón que tiene mucha enjundia. Con una historia adaptada a su formato vertical, la autora nos presenta una historia de literas y falta de sueño en las que ocho perros comparten andanzas. Altamente recomendado para cualquier monstruo duerma de una manera u otra.


Eva Montanari. Un día lleno de sonidos. Juventud. (***) Si ya estaban echando de menos un boardbook en el que los cocodrilos fueran los protagonistas, están de suerte porque en este libro de formato apaisado encontrarán a uno bien simpático que, desde bien temprano, nos acerca a una rutina en la que diferentes sonidos llevan la voz cantante. Desde el llanto, los ronquidos, los instrumentos musicales, los besos e incluso los cuentos, la autora hace un recorrido diario imprescindible para cualquier prelector.




Mariana Ruiz Johnson. ¡Arrorró! / ¡Splash! / ¡Ñam! Combel. Una nueva colección que desde la rima y los animales personificados aproximan a los lectores a situaciones cotidianas como la hora de irse a la cama, la de llenar la panza o el baño diario. Unos libritos coloristas y encantadores que harán las delicias de padres e hijos, algo a lo que nos tiene muy acostumbrado su autora.



Szymanowicz, Maciej. El libro de los gnomos. Lata de Sal. (***) Con un apellido impronunciable, el autor polaco nos presenta el universo de los gnomos desde un típico álbum-catálogo que, a caballo entre la ficción y la no ficción, se interna en la naturaleza, las costumbres y las leyendas que rodean a estos seres maravillosos. Con unas ilustraciones simpáticas y provistas de innumerables detalles, hará las delicias de los niños más imaginativos y curiosos que gusten del trabajo de campo y las batallitas.  



Hervé Tullet. ¿Pequeño o grande? / ¡Ya llego! Patio. (***) Aunque no sean novedades quiero rescatar dos boardbooks del siempre genial Hervé Tullet que, echando mano de un formato apaisado y con páginas en escalera construye dos historias muy atractivas para los más pequeños donde un viaje en coche y peces bien alimentados son los protagonistas. No se los pierdan porque doy fe de que encandilan a los más pequeños.


Katrin Wiehle. Mi gran granja. Lóguez. Una vez más hay que hablar de una colección que hace las delicias de muchos críos. En esta ocasión Katrin Wiehle se centra en el universo rural a través de una granja en la que no pueden faltar vacas, gallinas, cerdos, ovejas o patos. Una pequeña oda a la ganaderia y la agricultura enmarcada en cartón 100% ecológico apto para padres exigentes y niños que empiezan en esto del objeto libro.



martes, 23 de junio de 2020

Educación o cómo transitar el mundo



El curso termina y muchos docentes sentimos como el coronavirus ha pasado sobre nuestros quehaceres como una apisonadora. No sólo porque nos ha desbaratado todos los planes, sino porque nos ha impuesto otro modus operandi basado en el desconcierto, la turbia postura de la Administración competente, y el trabajo añadido (no les voy a contar que hemos echado más horas que un reloj). Todo ello ¿para qué? Créanme, todavía no lo sé.
Lejos de explicarles cómo ha funcionado lo educativo durante los últimos meses (podría dar para una serie entre cómica y de mafiosos), prefiero centrarme en los males de la Escuela (en mayúscula, entendida como institución) y así no granjearme la enemistad de todo tipo de crédulos y mamones (N.B.: En este mundo de ofendiditos se hace más ligero hablar en líneas generales que hacer capturas de pantalla).


Nos pasamos la vida hablando de una “educación de calidad”. Más que de reírse, de lo que entran ganas es de cagarse. Primero a modo de venganza sobre la calavera de quienes se inventan estas falacias,  y después para purgarse de todo mal intestinal. No me pregunten de dónde viene la cagalera, pues la razón está muy clara: nadie durante el último siglo se ha preocupado por la libre enseñanza. Más bien ha sido una mezcla entre condescendencia, simplismo y propaganda.
Chavales abandonados y perdidos pero bien alimentados y equipados, familias sin tiempo aunque con muchas ganas de estatus, profesores hartos de laberintos burocráticos y cambios legislativos, intervencionismo gubernamental, sindicatos con intereses, derivas y corruptelas políticas y un sinfín de factores generan un modelo complejo donde pocos sacan algo en claro.


De esta forma me adentro en La joven maestra y la gran serpiente de Irene Vasco y Juan Palomino (editorial Juventud), uno de esos álbumes muy laureados durante los últimos meses que se interna en los pormenores de la educación a través de la historia de una maestra recién licenciada que viaja con un buen montón de libros hacia una aldea en mitad de la selva para “alfabetizar” a sus habitantes. En principio todo se desarrolla según lo esperado hasta que hacen aparición las lluvias torrenciales que arrasan la cabaña que hace las veces de escuela junto a la pequeña biblioteca que la maestra lleva consigo.


Aunque para desvelar el final tendrán que acudir a la biblioteca o la librería, les adelanto que esta historia ofrece múltiples puntos de vista (¿Sería indicativo de buen libro?)  Unos me han dicho que tiene que ver con ese menosprecio hacia la tradición oral que muchos métodos educativos exhiben, otros me dicen que apuesta por el indigenismo y la preservación de las culturas ancestrales, y los de más allá que presenta la eterna dicotomía pensamiento urbano-idiosincrasia rural. También habla de los viajes iniciáticos (sigan el hilo que se extiende a lo largo de las páginas), sobre todo los laborales (¡Qué ilusos somos cuando empezamos a trabajar!), al igual que se adentra en un simbolismo que se apoya en ilustraciones coloristas y la tradición totémica de los pueblos aborígenes de Sudamérica.



Sin embargo, un servidor prefiere pensar que se trata de una fábula sobre la corresponsabilidad educativa, esa necesaria y compleja tarea que recae sobre todos. Padres, maestros, libros, historias o la mismísima naturaleza tienen una importancia significativa en la construcción de un pensamiento personal y transferible que, alejado de clichés buenistas y estribillos mesiánicos, nos permita crear sendas intrincadas y no excluyentes por las que transitar el ancho mundo.

domingo, 21 de junio de 2020

La poesía de lo certero



Primer día del verano. Primer día de la nueva anormalidad. Todo sigue igual. Sobre todo esa sensación que nos corre por las venas. Como azorada. Como incompleta. Como esperanzada. No sé muy bien a lo que agarrarme para no sentirme engullido por ella. Desnudar mis pies quizá. Pisar la tierra. Contemplar el mundo de cerca. Sobre el musgo. Entre la hierba. Bajo las piedras. Y tras vivir en el diminuto infinito, soñar que todo sigue aquí. Que simplemente está.

Confiados, los murciélagos
para dormir han escogido
la húmeda oscuridad
del destartalado establo del vecino.
Pasan el día colgados de una viga.

Yo, que soy curiosa,
los he descubierto.

Mientras los observo,
me nombro guardiana de sus sueños.
Es gracias a mí que no caen.


Arianna Squilloni
El desamparo de los murciélagos.
En: Bajo las piedras.
Ilustraciones de Laia Domènech.
2020. Barcelona: Akiara Books.



viernes, 19 de junio de 2020

Hablando de LIJ con... Carolina Lesa Brown


Una vez que ha pasado el confinamiento, invitamos a otros monstruos para disfrutar de su compañía y, sobre todo, para charlar de lectura y libros infantiles. En este vienes casi veraniego nos visita Carolina Lesa Brown, todo un honor teniendo en cuenta lo mucho que conoce este ámbito monstruoso de la LIJ y sus valiosas reflexiones al respeto. ¡Muy atentos! 
Hay muchas formas de convertirse en monstruo (léase “adulto que ama los libros para niños”). Con la llegada de los hijos, con los estudios de magisterio o gracias a la bibliotecaria de turno. ¿Cómo fue su camino hacia la literatura infantil?
La lectura en la infancia. Cuando era pequeña, leer obras que luego podía compartir con mis amigas, hizo que quisiera participar del mundo literario. Con siete y ocho años todas éramos fans incondicionales de Elsa Bornemann, a la que llegué a escribirle. Así, tan chiquita. Al principio, quería ser escritora; pero cuando crecí —cito a un gran amigo— preferí evitarle a la humanidad ese trago y me convertí en editora. En Argentina, de donde soy, la lectura está muy ligada a procesos de cambio social, a la construcción de la ciudadanía. Por eso estudié comunicación, una carrera que me permitía observar la literatura, el lenguaje, desde el marco de las Ciencias Sociales y, a la vez, trabajar en proyectos sociales donde la literatura estuviera muy presente. Aunque todas las etapas de la vida pueden ser transformadoras, creo que la infancia, al depender íntegramente de los adultos, es mucho más vulnerable que las demás. Todas estas cuestiones alimentaron mi interés en la literatura infantil, sobre todo desde un punto de vista comunicacional, donde se tienen en cuenta conceptos como el poder y la legitimidad de determinados conceptos y relaciones. En definitiva, como campo de construcción de sentido.



Su blog es muy caleidoscópico. Vía de escape, cuaderno de campo, biblioteca, álbum de recuerdos… ¿Qué significa para usted Cuando te presento el mundo? (N.B.: Hagan "click" en el enlace y disfruten, lectores)
Para mí es un pequeño espacio en el que poder compartir experiencias de lectura, sobre todo, para las familias y los terapeutas. Me gusta pensar en él como un lugar que pone su granito de arena para repensar la literatura que ofrecemos, en especial, a los que tienen algún tipo de peculiaridad. En el fondo, lo que intento promover es la oportunidad que merecen los niños y niñas, más allá de su diagnóstico, a poder leer la misma literatura de calidad que ofrecemos a los demás. Si los viéramos como lectores o lectoras antes que como personas con discapacidad, la selección de libros cambiaría, porque supondría pensarlos como seres humanos con las mismas necesidades simbólicas de los demás.
Sin lugar a dudas el apartado, para mí “estrella”, de su blog es la sección Cartas, un espacio en el que se dirige a su hijo Bruno, un niño diagnosticado con TEA (trastorno del espectro autista), para hablar de las lecturas que más le gustan. ¿Por qué se decidió por el formato epistolar?
El género epistolar siempre me ha gustado por la intimidad que supone. También, por la capacidad de interpelación directa, a pesar de requerir de la distancia. Las cartas son tímidas y, a la vez, valientes; dan presencia en la ausencia, porque su tiempo de lectura, como el de los libros, es diferido. Este sistema de comunicación me recuerda al código que teníamos con Bruno cuando era pequeño. Muchas veces, al resultarle insoportable los estímulos sensoriales, no podías dirigirte a él de manera directa, mirándolo a los ojos o tocándole, por ejemplo. La comunicación de ambos tenía lugar a través de un tercer objeto, como los álbumes o un muñeco. Hoy, estos libros se han transformado en cartas.   



El autismo, el alzheimer, la libertad sexual, la pobreza o el racismo están cada vez más presentes en los personajes y argumentos de la LIJ. Esta visibilización se puede abordar desde diferentes puntos de vista: vis comercial, postureo,  diversidad, necesidad… ¿Qué opina usted al respecto?
Pienso que cada uno de los temas que mencionas merecen un análisis independiente, pues van ligados a la recepción y experiencia literaria de estos colectivos específicos. Más allá de lo ya sabido —la necesidad de docentes y familias de utilizarlo como recurso didáctico, y de todo lo que implica—, me gustaría mencionar la necesidad de crear materiales supuestamente inclusivos. Se da por hecho, que solo con mencionar un tema controvertido o tener un personaje con una determinada condición, es suficiente. El objetivo es una identificación simplista, basada en estereotipos, que poco recoge la complejidad de la realidad. Lo cierto, es que para que una sociedad sea inclusiva se necesitan, prioritariamente, políticas sociales, culturales y educativas, no libros de ficción. La responsabilidad de la literatura es crear buenas historias para que estas personas, que ya tienen una vida difícil, puedan participar en igualdad de condiciones, tal como afirma Yolanda Reyes “del derecho a ser sujeto del lenguaje: a transformarse y transformar el mundo y a ejercer las posibilidades que otorgan el pensamiento, la creatividad y la imaginación”. Por eso, desde mi punto de vista, si la intención es enviar un mensaje, es más más honesto, interesante e inteligente, publicar libros informativos, y no utilizar la ficción como disfraz. 
Por otra parte, en caso del autismo en concreto, he observado cómo a lo largo de estos años se han extrapolado algunas de sus características para dar forma, de manera natural, a la personalidad de ciertos personajes literarios. Rasgos como la dificultad social, la inquietud ante el contacto físico, el hecho de no mirar a los ojos, un interés muy específico y la falta de comprensión de las ironías. Personajes que pueden considerarse excéntricos y a la vez encajar dentro de ese espectro, como Newt Scamander de la serie Los animales fantásticos o Agamemnon White de Guardianes de fantasmas.



Últimamente, la presencia de la discapacidad en la LIJ se aborda desde el prisma de la discriminación positiva. ¿Acaso lo ofensivo no contribuye a lo literario?
La literatura y lo políticamente correcto nunca se llevaron bien. Sin embargo, la lectura y la subversión siempre hicieron un buen tándem; pero no porque el libro tuviera esa intención, sino porque la historia burbujeaba por sí misma. Lo ofensivo puede ser literario o no; pero en temas sensibles socialmente, si no está bien justificado dentro de la narrativa (personalidad de un personaje, necesidad de la trama) se traduce en pocas ventas o en una mala campaña contra el libro, que puede terminar en mala reputación para la editorial o incluso su retirada del mercado. No olvidemos que las editoriales son empresas con intereses económicos, y cada libro es una apuesta de ventas. De todas maneras, esto también tiene que ver con lo que hablábamos antes, impera una visión positiva porque se usan como recursos didácticos. Entre líneas, podemos hacer varias deducciones. La primera, es que el libro continúa siendo percibido como una voz de autoridad; la segunda, se sustenta en un concepto de comunicación unidireccional y unívoca, donde la persona es una tabula rasa que recibirá el mensaje tal y como fue concebido; la tercera, refiere a la idea de que los adultos deben tener todas las respuestas y, la cuarta, denota una falta de confianza en el diálogo como estrategia de construcción del conocimiento.
Este sitio está poblado de muchos monstruos que a veces se encuentran perdidos a la hora de ofrecer y sugerir lecturas a chicos como su hijo. ¿Existen ciertos criterios para ello o simplemente se trata de ensayo-error?
Yo creo que ninguna de las dos cosas es excluyente. Según el momento vital de cada uno, por ejemplo, la misma lectura puede ser un acierto o un error. Por supuesto que hay criterios de selección, con el que trabajamos editores y mediadores. Pero una familia no tiene por qué conocerlos. Por eso es tan importante la labor de orientación se hace con ellas desde las librerías, los centros culturales, las asociaciones y en la formación docente. Los niños y niñas deben elegir sus lecturas, y como adultos tenemos que acompañar esta elección desde la escucha y el respeto, interpretando sus gustos e intereses para saber qué ofrecer. Y este ofrecimiento debe contemplar, siempre, lecturas cada vez más complejas y sugerentes que hagan crecer la competencia lectora. Desde mi punto de vista, hay una falsa idea que afirma que leer es fácil y divertido. Yo la diría con la boca muy pequeña. Depende para quién y para qué edad. El proceso lector es, sobre todo en las primeras edades, difícil. Tal vez sería más importante decir que leer es complejo, cuesta, pero que merece la pena.



Cambiemos de tercio… ¿En qué se fija una editora de libros infantiles cuando ve un libro infantil?
Se fija en que, como decía Ana María Machado, haya merecido la pena talar un árbol para publicarlo. La historia debe tener el potencial suficiente para que, al trabajarlo sobre la mesa, todos los elementos narrativos funcionen como un engranaje. El objetivo final siempre es que el libro se adueñe de una parcela la biblioteca y no sea exiliado a un mercadillo de segunda mano.
Mercadillos y bibliotecas me han llevado hasta algo tan peliagudo como el canon. ¿Cree que es tan subjetivo como dicen?
Tal vez porque vengo de otra área o porque no tengo las suficientes herramientas teóricas, no termino de ver con claridad este tema.  Lo cierto, es que más que en una lista de autores u obras, prefiero pensar la LIJ como un campo en tensión, en el sentido de Pierre Bourdieu, e inscrito en él, una serie de obras y autores clásicos o de referencia, que pueden variar a lo largo del tiempo. Me parece más interesante observar la configuración de este campo, de sus reglas del juego, y cómo eso influye en la selección de obras y autores. Dicho esto, en lo que se rompe la dicotomía objetivo-subjetivo, creo que sí es necesario tener ciertas obras u autores de referencia. Si seguimos recomendando a Janosch o Arnold lobel, por ejemplo, es porque no hemos encontrado nada que los supere.



A su modo de ver las cosas, ¿qué características tiene el libro infantil perfecto?
Te confieso que como soy imperfecta, no me gustan las cosas perfectas. Como lectora, prefiero hablar de libros que permanecen. Y para permanecer, tiene que existir una historia que eche raíces en quien lee. Ahora bien, si me lo preguntas como editora, mi respuesta varía: el libro perfecto es aquel que respeta la armonía entre el sonido y el silencio lector, donde las palabras tienen una precisión matemática, las ilustraciones, si las hay, enriquecen el relato y, en su conjunto, se marca un ritmo de lectura que coincide con el ritmo de la historia. El formato, al mismo tiempo, colabora en la idea del libro y, muy importante, el concepto de lectura coincide plenamente con el catálogo. Pero sabemos que el libro perfecto no existe, ¡siempre habrá una errata con una innovadora estrategia de supervivencia!
Hablando de supervivencia, ¿la de un buen libro puede estar condicionada por el contexto? A veces tengo la sensación que buenas obras padecen de “obsolescencia programada”...
La supervivencia de un buen libro depende no solo del contexto sociohistórico, hay obras que en su momento pasaron sin pena ni gloria, como el Pentamerón de Giambattista Basile, y fueron rescatadas muchos años después. En la actualidad, a mi entender, debido a la superproducción editorial, la supervivencia de los libros depende de diferentes factores: la campaña de marketing, que el público lo convierta en un best seller y, para mí lo más importante, que libreros y libreras apuesten por ellos.
Las librerías son los agentes fundamentales de esta cadena.



Los “lectores perdidos”, esos jóvenes que leen durante la infancia pero que de repente se desligan de la lectura placentera, constituyen uno de mis temas favoritos. ¿Alguna sugerencia para traerlos de vuelta a los libros?
En primer lugar, creo que los momentos de no lectura son tan respetables como los de la lectura. A veces, es necesario alejarse, vivir otras experiencias, leer otras formas de arte, de cultura o transitar otros caminos. Y, aunque esto suene muy mal, hay muy buenas personas que no leen y otras nefastas que citan a Shakespeare. Dicho esto, como convenimos que es mejor leer que no hacerlo, yo partiría de escuchar a la no lectura. ¿Qué hace o provoca el abandono? ¿Cuánto hay de momento vital, de contexto socioeconómico u otras causas como la falta o el cierre de bibliotecas en un barrio, en un colegio? Por lo tanto, vería la causa para elaborar una estrategia más acertada.
Por otra parte, y más importante, creo que nos centramos en el abandono de narrativa, del objeto libro, pero esto no significa necesariamente la pérdida de lectura: hay muchos adolescentes que leen la prensa, otros cómics o novelas gráficas (género que no se suele tener en cuenta cuando se habla de lectura), y están los que consumen ficción digital, entre otros.  Ahora bien, si imaginamos un contexto cotidiano, siempre me ha funcionado compartir aquello que estoy leyendo. Hablar sobre mis lecturas de manera natural con jóvenes o niños/as. A veces, al crear dinámicas complejas, olvidamos algo esencial: situarnos de igual a igual para compartir historias y decir lo que hemos sentido al leerlas o escucharlas. Yo no siempre recomiendo libros; en ocasiones, me parece más oportuno un espectáculo de narración oral como re-acercamiento a la lectura.
¿Y dónde queda la paraliteratura? En cierta entrevista te escuché hablar de este punto tan interesante que no siempre es bien recibido…
Bueno, la verdad es que mi postura es muy poco ortodoxa… Y coincide con la de Peter Dickinson: la paraliteratura tiene, principalmente, dos funciones: la primera es socializadora. Permite crear una comunidad lectora entre iguales basada en el diálogo y el intercambio de libros. Como ha afirmado Aidan Chambers, este diálogo es muy importante para la promoción de la lectura, porque una de las grandes fuentes de lectura son las recomendaciones. El vínculo y las relaciones que se generan a través de los libros no es algo menor, porque crea pertenencia. Una vez, una buena amiga, coordinadora de diversos talleres de lectura me dijo: “más allá de la lectura, estos niños y niñas vienen para sentir que no están solos”. En segundo término —sigo con Peter Dickinson—, permite a los niños y niñas ganar confianza en estructuras sencillas para pasar a otras más complejas. En otras palabras, estoy a favor. La verdad es que no conozco a nadie que no tenga libros malos e inconfesables en su memoria lectora. El problema es cuando pasan a ser un gran porcentaje de la producción editorial o la línea principal de consumo.



Una cuestión que me crispa los nervios: ¿Vale cualquier libro?
Si entendí bien la pregunta, entonces te diría que sí: cualquiera puede encender un buen fuego o ser sustituto de papel higiénico durante la pandemia.  
Jajajaja… Esperaba una respuesta de este tipo…. A la hora de recomendar libros, ¿es más difícil desligarse de la faceta de madre o de la de editora?
Sin duda, me es imposible desligarme del lado editor. Mis hijos pueden tener gustos contingentes, varían con sus años y sus intereses. Pero hay libros que tienen más años que los tres juntos y constituyen una apuesta segura, u otros nuevos, que merecen un lugar en la mesita de noche. No todas las personas pueden comprarse libros todos los meses, por eso intento que el dinero sea invertido en una historia a la que se pueda volver.
Los monstruos generalmente nos quejamos de que los libros para niños son una parcela humanística muy desconocida, casi un reducto para cuatro locos. ¿Qué le falta al mundo de la literatura infantil para llegar al gran público?
En mi opinión, lo primero que falta en la LIJ es gente de diferentes áreas del conocimiento, que enriquezca las perspectivas y los debates. Especialistas en diferentes campos científicos y sociales que nos animen a pensar o introducir nuevas variables de análisis. El reducto de la literatura infantil no es solo pequeño, sino endogámico, y eso no es saludable para ningún campo de trabajo. Por eso, creo que la propuesta de Filosofía Visual de Wonder Ponder, la apertura hacia la ficción digital que promueve Lucas Ramada, por citar ejemplos actuales, fueron tan bien recibidas como en su momento lo fue la mirada antropológica de Michéle Petit.
Por otra parte, creo que tenemos un grave problema de comunicación con el público general: manejamos un discurso obvio y resabido, que no llega donde debería llegar o, al menos, no todo lo que quisiéramos. Si aún es frecuente oír, al entrar en una librería, alguien que juzga al libro porque está escrito en mayúsculas o minúsculas, nuestra labor necesita un replanteo importante. Estas situaciones dejan en evidencia que somos una gran minoría que se relaciona muy bien entre sí, pero que tiene una seria dificultad para pensar en otras estrategias o espacios de acercamiento a las familias, más allá de los tradicionales. ¿Tenemos suficiente presencia en los foros y grupos de crianza en las redes sociales? ¿Cuántas editoriales hacen llegar sus catálogos a otros lugares donde habita la infancia, como empresas de ocio y tiempo libre, centros de atención temprana o los gabinetes de psicología?



Estoy bastante de acuerdo con tu postura, es más, es una de las razones por las que me animé a abrir una pequeña sucursal de este sitio en Instagram, algo que, por otro lado, me granjeó críticas por una parte del sector LIJ-ero. Fue como si estuviera denigrando los libros infantiles. Me pareció una postura un tanto elitista por su parte. ¿Por qué cree que pasa esto?
No tengo suficiente información para decir si es elitista o no, pero sí creo que la lectura de la infancia y la adolescencia está, muchas veces, en círculos que no contemplamos: YouTube, Instagram, otras redes sociales. Si se han creado esos espacios es porque las personas no se han sentido identificadas o acogidas por otros más tradicionales. Han elegido otros medios y eso merece una pensada. Los jóvenes llevan años haciendo colas interminables en la Feria del Libro, por ejemplo, y —tal vez me falta información—,  pero hasta donde sé, nunca he visto que se promoviera un espacio para ellos, en los que reunirse y hablar de sus lecturas; en los que se escucharan sus demandas. La lectura es como la educación: tienes que partir del otro, para idear espacios de construcción y acercamiento. Si mal no recuerdo, Foucault decía que las prácticas sociales generan dominios del saber (objetos, conceptos, técnicas), que dan lugar a nuevas formas de conocimiento y, por lo tanto, a nuevos sujetos de la historia. Los jóvenes de hoy no son los de décadas atrás: ha cambiado su percepción, sus códigos y sus formas de actuar. Lo primero que tendríamos que hacer es abrir espacios de escucha si queremos llegar a ellos.
Como punto y aparte (que un servidor prefiere los “hasta luego”), tres vicios de monstruo... Tu juego preferido, algo de gastronomía y unos cuantos libros infantiles que te encanten.
Te cambio un poco la pregunta y te cuento tres vicios fundamentales:
Vicio nº 1: los juegos de mesa. Formo parte de la junta directiva de Ludiversia, una asociación familiar de juegos de mesa y de rol increíblemente fantástica.
Vicio nº 2: pintar miniaturas de juegos como el Zombicide (¡amo matar zombies!).
Vicio nº 3: el boxeo (aunque lo practico menos de lo que debería).   
Jajajaja… Espero que al menos comas y cumplas con los principios fundamentales de la termodinámica... (Risas). 

Está entrevista continuó en Instagram para profundizar sobre las experiencias de lectura de niños con espectro autista, así como otras en el ámbito de la salud mental. Pueden acceder a estos vídeos AQUÍ (parte 1) y AQUÍ (parte 2)



Nota: Todas las imágenes que acompañan la entrevista corresponden a algunos de los títulos favoritos de la entrevistada o a libros que ha leído últimamente y le han gustado mucho.

*   *   *


Carolina Lesa Brown es licenciada en Comunicación Social (UNLP), máster en Necesidades y Derechos de la Infancia (UAM) y máster en Libros y Literatura para Niños y Jóvenes (UAB). Ha trabajado en estudios creativos y en proyectos educativos en comunidades con riesgo social. Desde que llegó a España, desempeña diversas tareas de comunicación, edición, creación de contenidos y asesoramiento en el sector editorial e instituciones ligadas a la infancia. Es formadora de la Red de Bibliotecas para Pacientes y colabora con docentes y terapeutas para acercar la literatura a niños y niñas con necesidades educativas especiales, en particular con la condición del espectro autista. Es autora del blog Cuando te presento el mundo. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...