martes, 30 de junio de 2015

Fin de curso...


Por fin llegan las vacaciones, dando fin a un curso bastante intenso en el que se han sucedido numerosos cambios, no sólo a nivel político y económico, sino también a nivel personal, y que esperemos sean positivos, por lo que deberemos trabajar por ello (N.B.: No se olviden que, al final, a pesar de encomendarnos a Mengana o a Zutana, todo depende de nosotros mismos que vamos arando el azar con nuestras manos).
En lo que respecta a este espacio me gustaría decir unas cuantas cosas… La primera de ellas (como viene siendo costumbre) es pedirles perdón por mis irreverencias, por mis sandeces, por destripar pocos libros a la manera clásica (ya sé que están acostumbrados a otro tipo de reseñas…), por mis opiniones dispares, por mis errores (a veces no tengo tiempo de informarme demasiado) y mis erratas (que a base de releer doy con ellas). En segundo lugar viene un reproche… Sé que las redes sociales (sobre todo Facebook© y Twitter©, en las que este espacio está presente) son más prácticas, más instantáneas y más dinámicas, pero les recuerdo que están dejando morir una parte importante de este lugar -que es para todos- con la ausencia de sus comentarios. No dudo del valor de un “Me gusta” o un emoticono, pero más lo tiene el verter aquí su opinión, establecer un diálogo, aportar sus ideas en la misma medida que lo hace un servidor, y crecer… Y por último, ahí van mis gracias.
Lo cierto es que no sé cuándo volveré ni de lo que hablaré… Se avecina un nuevo tiempo a mi reloj y no sé cuántas horas podré dedicarle a los libros. Si a ello le unimos que también estoy cansado de la ingente cantidad de novedades que últimamente trae el mercado, de los muchos libros reseñables que caen entre mis manos, de lo poco que hablo de los álbumes ilustrados tradicionales, de aparcar las obras de referencia y ensayos sobre LIJ sobre los que pretendía hablarles, y de dejar a un lado secciones que empecé hace tiempo en pro de mantenerles informados sobre la actualidad, hay algo en mí que me pide asueto… Pensaré en todo ello durante los próximos meses y, si la pereza no se adueña de mi ser, volveré.
Mientras tanto, me conformaré con el frescor de la mañana, el té helado, el rumor de las olas y unos cuantos monumentos de arena, como el que el protagonista de El señor del castillo (el último álbum ilustrado del curso, escrito por Aurora Rua, dibujado por Guridi, y publicado por la editorial Canica Books) erige a la orilla del mar, y con los que les deseo un estío constructivo y ensoñador.


domingo, 28 de junio de 2015

Selección de álbumes ilustrados y libertad sexual


El progreso (que no el progresismo) de un país se mide por la cantidad de libertad que sepan administrar sus habitantes, es decir, ser uno mismo en cada una de sus múltiples facetas y permitir que los demás también lo sean, algo muy difícil dada la naturaleza humana. Corrompidos por la hipocresía, la envidia, la codicia, los celos o la ignorancia, unos males que atentan sobre el vivir y dejar vivir, nos empeñamos por vociferar nuestro buen hacer, comprensión, bondad y solidaridad, algo que dudo cuando veo chicos marginados por su feminidad en los patios de recreo, niñas apartadas en un rincón dándole patadas a un balón, jóvenes que no encuentran un trabajo debido a su condición sexual, transexuales que levantan críticas por el mero hecho de hacer la compra o rumores ante besos furtivos entre dos hombres.
Es por ello que en este post de domingo (¡el primero que hago en casi ocho años!... ¿Por qué será?) y celebrando este día en el que se abandera la libertad sexual, he reunido una buena tanda de álbumes ilustrados y algún que otro cómic que tratan temas relacionados con la bandera multicolor de una manera explícita (para saber más sobre lo implícito les dejo con ESTE POST que espero que se animen a leer).
Ahora las consideraciones... En primer lugar decir que no están todos los que son pero sí son todos los que están, pues un servidor ha considerado solamente aquellos que exhiben un mínimo de estética y ficcionalidad, eliminando así todas las cartillas de racionamiento moral y de mal gusto (¡Mira que hay álbumes feos editados sobre este tema!). En segundo lugar comentarles que los he dividido en dos categorías, "Castellano" y "Lengua extranjera", ya que muchos buenos álbumes ilustrados sobre esta temática no están editados en nuestro idioma. El tercer punto son las etiquetas que he añadido entre paréntesis para orientarles dentro de ese universo variopinto. Y por último y como siempre, señalo con tres estrellas (***) mis favoritos (ya saben mis gustos y criterios: argumentos, calidad de las ilustraciones, originalidad, cercanía infantil, poco sesgo, complejidad discursiva, etc.).
Sin más dilación, les dejo con esta selección que además de aportar visibilización, ayude a que los lectores de todas las edades denoten que este mundo es plural. Para que intentemos cambiar. Y para que los adultos, esos a los que va dedicada está entrada, abandonemos nuestros espejismos, nos llenemos de vergüenza, y dejemos de alimentar los prejuicios.

En Castellano


De Haan, Linda & Nijland, Stern. Rey y Rey. Barcelona: Serres. *** (Parejas homosexuales / Gay) 


de Dios, Olga. Monstruo Rosa. Madrid: Apila Ediciones (Iconografía LGTB)


DePaola, Tomie. Oliver Button es un nena. Vigo: Kalandraka. *** (Identidad sexual / Gay)



Jessica Love. Sirenas. Kókinos. *** (Identidad de género)


González, Alex & Cormand, Bernat. El niño perfecto. Barcelona: Sd-Edicions ***(Identidad de género / Transexualidad)



Cormand, Bernat. Los días felices. A buen paso. *** (Parejas homosexuales / Gay)


 Quintiá, Xerardo & Quarello, Maurizio A. C. Titiritesa. Pontevedra: OQO *** (Parejas homosexuales / Lésbianismo)


Richardson, Justin; Parnell, Peter & Cole, Henry. Tres con Tango. Vigo: Kalandraka. ***(Familias homoparentales)


Servant, Stephane & Le Saux, Laetitia. Ricitos de oso. Barcelona: Juventud (Identidad de género / Travestismo)


Escoffier, Michaël y Garrigue, Roland. Princesa Kevin. Edelvives. (Identidad de género / Travestismo)


Marlon Bunedo, Jill Twiss y E.G. Keller. Un día en la vida de Marlon Bundo. Juventud (Parejas homosexuales)


Mel Elliot. La niña que tenía dos papas. Edelvives. (Familias homoparentales)


Mozetic, Brane & Kastelij, Maja. Mi primer amor. Bellaterra. (Parejas homosexuales / Gay)



Walton, Jessica & MacPherson, Dougal. Ahora me llamo Luisa. Algar. (Identidad de género / Transexualidad)



Bruel, Christian, Galland, Anne y Bozellec, Anne. Julia: la niña que tenía sombra de chico. El Jinete Azul. *** (Identidad de género / Transexualidad)



Cerdá, Mar. Familiario. ComaNegra. (Familias homoparentales)


Acosta, Alicia; Amavisca, Luis y Gusti. ¡Vivan las uñas de colores! NubeOcho. (Identidad de género)


Susan & Reynolds, Peter H. Tu y yo. Barcelona: RBA-Libros (Parejas Homosexuales / Gay)



Lindenbaum, Pija. Kike y las barbies. Gato Sueco (Identidad de género y aceptación personal)


Tinnen, Kari & Kanstad Johnsen, Mari. Barbie & Milo. Una historia de amor. Niño Editor (Identidad de género y aceptación personal)


Hall, Michael. Rojo. Historia de una cera de colores. TakaTuka. *** (Identidad y aceptación personal / Transexualidad)



Lucy Rowland y Ben Mantle. El pequeño Drácula. Picarona (Identidad sexual / Gay / Iconografía LGTB)



Ana Romero y Valeria Gallo. Nosotros/Nosotras. Fondo de Cultura Económica (Derechos LGTB)



Orths, Markus & Meyer, Kerstin. La cebra bajo la cama. Lóguez. (Familias homoparentales)





Katie O'Neill. La sociedad de los dragones de té. La Cúpula. ***
Katie O'Neill. Bahía Acuicornio. La Cúpula. 
Katie O'Neill. Érase una vez dos princesas. La Cúpula. 
(Las tres son novelas gráficas infantiles. Parejas Homosexuales / Gay)

En otras lenguas


Barcelar, Manuela. O libro do Pedro (Maria dos 7 aos 8) *** (Familias homoparentales)


Ewert, Marcus & Ray, Rex. 10,000 Dresses. Seven Stories Press (Identidad de género / Transexualidad)


Garden, Nancy & Wooding, Sharon. Molly’s Family. Farrar, Straus & Giroux (Familias homoparentales)


Godon, Ingrid & Sollie, André. Hello, sailor. MacMillan (Parejas homosexuales / Gay)


Hertherl, Jessica; Jennings, Jazz & McNicholar, Shelagh. I am Jazz. (Identidad de género / Transgénero)



Austrian, J. J. & Curato, Mike. Worm loves Worm. ***(Parejas homosexuales)




Thomas Scotto y Olivier Tallec. Jerome By Heart. *** (Parejas homosexuales / Gay)


Newman, Lesléa & Thompson, Carol. Donovan’s Big Day. (Familias homoparentales)



Isadora, Rachel. Max. *** (Identidad sexual / Gay)


Newman, Lesléa & Souza, Diana. Heather has two mommies. Alyson Books (Familias homoparentales; N.B: Hay varias ediciones, incluso una en castellano de la editorial Bellaterra, pero esta edición es mi favorita)


Kai Cheng Thom. From the Stars in the Sky to the Fish in the Sea. (Identidad sexual)


Sara O'Leary y Qin Leng. A Family Is a Family Is a Family. (Familias homoparentales)



Rob Sanders y Steven Salerno. Pride: The Story of Harvey Milk and the Rainbow Flag. (Personajes y Cultura Queer)


Sanders, Rob y Christoph, Jamey. Stonewall: A Building. An Uprising. A Revolution (Cultura Queer)

viernes, 26 de junio de 2015

¡Chapuzones!


En un alarde de sinceridad les confieso que no sé qué haré durante las próximas semanas… Si me iré, si volveré, si ahorraré, si me quedaré a dos velas, si acudiré a algún festival (está de moda, ¿no?), si destruiré el sofá, si -por fin- perderé los cinco quilos que me restan (de ilusiones vive el hombre…), si me saldré al balcón a escuchar a los gitanillos canturrear (a veces se esmeran y la estampa pinta bucólica), si daré rienda suelta a la creatividad (¡más me valdría terminar todo lo empezado!), si optaré por mantener un encefalograma plano, si ordenaré los cientos de fotocopias (que quizás nunca más vuelva a utilizar), si limpiaré el coche (¡ea!, los vehículos no son lo mío…), si saldré mucho, si entraré poco (estos dos últimos deseos creo que son el mismo, ¿no?), si me levantaré tarde (depende de lo mucho o poco que disfrute del sofá), si me despertará el alba (¡malditas persianas!), o si seré capaz de leer algo (sería lo suyo… para después contarlo). Vamos, que no tengo ni la más remota idea de cómo invertiré el tiempo estas vacaciones. Lo único que sí sé es que, de unos chapuzones, no me libra nadie…


Ya saben ustedes que, aunque gusto del medio aéreo, también me inclino por el acuático. No es que haya desarrollado branquias a la vejez, pero a cierta temperatura, se agradece algo refrescante… y divertido. Eso de echarme la siesta a la orilla de una piscina, escuchando los gritos de los jovenzuelos y los llantos infantiles mientras el socorrista de turno pilla un cabreo monumental, tiene su aquel. También tenemos abuelas mastodónticas que, a golpe de abono veraniego, forman parte del mobiliario. No nos olvidemos de los gorilas de gimnasio, de las merendolas familiares, de las parejitas cariñosas, de los nadadores empedernidos, de los tontos de la/s pelota/s y mucha fauna más que representa el clorado y mojado día a día.
Es por ello que les recomiendo tomar sus precauciones cuando acudan a estos lares, no sea que sufran algún percance poco agradable (en la playa hay erizos y medusas, y aquí abundan los buceadores y las aguadillas), como el protagonista de El paseo del elefante, un libro-álbum para primeros lectores del japonés Hirotaka Nakano (editado por Lata de Sal en su colección Vintage) que nos narra las peripecias de un paquidermo y una panda de amigos que, todos juntos, van a dar de bruces en un lago, el uno por servicial y forzudo, y los otros por gandules y pesados.

miércoles, 24 de junio de 2015

¡Una gran fiesta de cumpleaños!



Hoy es mi cumpleaños (sí, sí, el real, que ya saben que el virtual cae en febrero) y no he encontrado mejor forma de celebrarlo que con una fiesta en condiciones. Aunque ya se sabe del trabajo y los daños colaterales que acarrean las juergas (mucha gente, mucha comida, mucha bebida y mucho más), a veces merece la pena arriesgarse, dar un paso al frente y organizarlas para gritar a posteriori aquello de “¡Y que nos quiten lo bailao!”. No me negaran que el despiporre y la jarana son bastante necesarios (¡Que se nos va la vida!) y que hasta las almas más límpidas y puras gustan de un guateque en toda regla que desentumezca las articulaciones y aligere el peso de la vida. Algo que deberían preguntarle a Bumble-Ardy -nombre inglés- o Chancho-Pancho -en castellano- (N.B.: los utilizaré indistintamente a lo largo del post ya que me quedo con el apelativo original… Lo he dicho finamente porque luego los de Kalandraka se enfadan y juegan a los dardos con mi cara), el alter ego porcino del increíble, inigualable e inimitable Maurice Sendak.



Tardó Sendak unos treinta años en planificar la fiesta de este gorrino (desde 1981, año en el que se publicó Outside over there o Al otro lado –pueden consultar mi reseña de este libro AQUÍ- no había publicado un álbum ilustrado hecho enteramente por él), pero la cosa le salió redonda porque, a caballo de lo subversivo, lo cotidiano, lo surrealista, lo banal y lo sencillo, logra una hermosa fábula llena de cariño familiar…
Chancho-Pancho nos cuenta la historia de un cerdo que es adoptado por su tía tras la muerte de sus padres. La tía Asunción, aunque hace alarde de malas pulgas, se preocupa por su pequeño y le regala un disfraz de vaquero, a lo que Bumble-Ardy responderá (sin el consentimiento de la tutora legal) con una ¿orgía? de disfraces donde acudirá lo más florido y hermoso de la porqueriza, para terminar con el enfado monumental de la pobre y confiada Asunción. Es de esta manera y a base de rima (mi enhorabuena para el traductor, ya que los versos originales guardan palabras múltiples, enrevesadas, encriptadas, llenas…), como el autor explora las relaciones entre niños y adultos, estudia cómo los primeros desafían a los segundos, cómo su independencia les supone problemas y cómo consiguen reconocer en último término a aquellos que los quieren y protegen.


Dejando a un lado el argumento, nos podemos adentrar en las ilustraciones… De estilo más ligero y desenfadado que la plumilla de Dídola Pídola Pon o el color definido de Donde viven los monstruos, las imágenes de Chancho-Pancho dan buena cuenta de la evolución artística de Sendak, que retoma la paleta apastelada de la acuarela y cierta línea gris y temblorosa (¿Tendrá que ver con los ochenta y tres años que contaba el artista cuando les dio vida?). Asimismo, Sendak vuelve a utilizar otro de sus clásicos recursos: prescindir del margen en torno a la imagen para dar un significado distinto a la parte más irreal del relato (páginas centrales que se refieren a la celebración) y otorgarle cierto protagonismo idílico.


Por último, en esta reseña tan clásica (de todo tiene que haber…), me gustaría enumerar el sinfín de hermosos guiños personales que el autor incluyó en este, su último gran libro… A saber:
-El personaje de Bumble-Ardy y su extraña fiesta aparecen por vez primera en un pequeño cortometraje de animación incluido en la edición americana de Barrio Sésamo, el popular programa infantil de televisión. Es Jim Henson, buen amigo de Sendak y director del programa, quien presta su voz para el personaje (humano en primera instancia).


-Sendak decidió darle forma a este libro-álbum durante la muerte de su pareja y compañero sentimental durante más de cincuenta años, Eugene Glynn, en el año 2007. “[…] Alguien muy importante para mí estaba muriendo dolorosamente, horriblemente, lentamente, y eso es algo que te obliga a cuestionártelo todo."


- Es también curioso que Sendak hiciese coincidir la fecha de su propio aniversario con la del cumpleaños del personaje, el 10 de junio, algo que nos hace presuponer la identificación del autor con su personaje, algo frecuente en su obra y la de otros muchos ilustradores.
-Sendak se decantó por los cerdos como protagonistas en esta historia porque los encontraba, según sus propias palabras, “bastante inteligentes”, y porque “le gustan más que los pequeños humanos” (¿Será esta la razón por la que disfraza de hombres a casi todos los participantes en la bacanal excepto a Bumble-Ardy?).


-El artista, gran aficionado a la música clásica, se apartó de Mozart, su gran héroe, para escuchar la obra de Verdi y Schubert durante el proceso creativo de este libro.
Y sin más que contarles por hoy (he de preparar la tarta y alguna que otra vianda) les dejo con el genio y su obra más reciente, una que, según él, vino de un lugar muy profundo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...