miércoles, 31 de octubre de 2012

Pueblos... y ciudades



Sé que a más de uno, esta entrada le tocará la rabadilla, pero hace mucho tiempo que tenía ganas de comparar ciudades y pueblos, y no precisamente con la fábula de Esopo La ratita de campo y la ratita de ciudad
Aunque la mayor parte de obras literarias contemporáneas están ambientadas en la ciudad (si bien hay que puntualizar que de un tiempo a esta parte ya no son urbes gigantescas como Nueva York, Londres o Moscú, sino que predominan muchas otras de tamaño medio, esas que se aproximan a las habitadas por el lector de tipo medio), son menos las que utilizan una ambientación rural para dar forma a sus historias, cosa que no entiendo ya que las villas, aldeas y pequeñas localidades tienen tela que cortar.
Aunque no tengo pueblo en propiedad (cosa por la que doy gracias a Dios), sé un rato de ellos. No sólo de casas de cultura y de la juventud, polideportivos municipales, cristos, vírgenes, romerías y economatos, sino de la flora y fauna autóctona, que para eso me licencié en la misma facultad que Ana Obregón.
La gente de pueblo se siente orgullosa de serlo, más por vacilar que por disfrutar, porque bien es sabido que el pueblo sólo lo mentan cuando tienen que hablar de chorizos, gachas, ajo mataero y otros productos que hacen sufrir a la vesícula biliar, porque de otro tipo de actividades, no dicen ni mu. También es curioso que todos aman su pueblo por encima de todas las cosas, sobre todo si los impuestos municipales son menores que los de la ciudad en la que residen, lo que les permite gastar en albóndigas del Mercadona y especular con el precio de la vivienda en la capital, cosa que les agradecemos sobremanera… Lo mejor viene con los móviles, los reproductores de audio o las tablet, productos de primera necesidad que afianzan estrechos lazos de parentesco que unen a toda la localidad, esos en los que prima la cosanguineidad y la envidia, dos motivos más que válidos para engañarte a manos llenas cuando preguntas dónde se pueden coger níscalos o espárragos trigueros… ¡¿Quién dijo que en los pueblos no están a la última moda que lo hincho?! ¡Pasen y vean! Piercing, tatuajes, dilataciones y hasta ablaciones de clítoris son el pan de cada día en los centros escolares rurales, un gran reclamo para ciervas y ciervos en edad de merecer y aumentar la tasa de fecundidad entre adolescentes rurales…
Ante semejante panorama, no se extrañe de que Armin Greder -¿recuerdan al autor de La Isla?- haya hilado con sus fantasmagóricas ilustraciones un álbum ilustrado que pone el vello de punta y aboga por la defensa a ultranza de La ciudad (Océano Travesía) como centro de sociabilización del ser humano.
P.S.: ¡Y Feliz Halloween! (Aunque sean de pueblo…).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...