martes, 21 de mayo de 2019

Selección de Boardbooks 2018-2019



Mayo ha pasado su ecuador, llega el buen tiempo y desde este lugar de monstruos nos centramos un año más en el formato boardbook, un tipo de libro, el realizado enteramente de cartón, que está (casi) exclusivamente dedicado a los prelectores y primeros lectores, es decir, entre 0 y 3-4 años de edad. Así que, para no perder las buenas costumbres, bien merece la pena una selección como esta que oriente a padres primerizos, trabajadores de los jardines de infancia, guarderías y educación infantil (NOTA: También pueden consultar las selecciones del 2017-2018, del 2016-2017 y la del 2015-2016)
Haciendo caso a la señora G., he intentado bucear en la mayor parte de los títulos editados durante este curso (ya saben que los libros infantiles beben del periodo escolar) y no dejar a la deriva propuestas interesantes que pueden procurarnos más de una alegría.
Como la mayor parte de estos libros suelen ser híbridos entre las categorías de ficción y no ficción, no considero oportuno darle relevancia a dicha división aunque tenga su intríngulis para los estudiosos de estos, como se han bautizado en el entorno anglosajón,  “toddler books” (la traducción sería algo así como “libros para niños que gatean”, que no me parece del todo correcta porque los críos empiezan a andar con aproximadamente 12 meses y la lectura de estos libros se extiende mucho más en el tiempo).
Aunque recorreré la mayor parte de los títulos con cierta calidad que se han publicado durante estos meses, siempre guardo cierta deferencia para aquellos que me han encantado (ya saben, mis tres estrellas, que son como las Michelín pero en el medio LIJero). 
También decirles que si quieren conocer algunos por dentro, muchos de ellos están disponibles en el instagram de los monstruos en forma de vídeo como el de la cabecera de este post.
Así que, sin más dilación, ¡he aquí esta selección comentada de libros de cartón!



Cédric Ramadier y Vincent Bourgeau. Abre bien los ojos. Lóguez. (***) Lo mío con este libro fue amor a primera vista, no sólo porque ante mí se desplegaran las diferentes estaciones ni tampoco porque su juego de solapas imitara el abrir y cerrar de ojos, sino por la idea de crear diferentes paisajes añadiendo los colores primarios que tanto llaman la atención en la primera infancia. Es así como se despliega toda una gama cromática que llega a su cénit en el verano. Descubrir poco a poco el mundo me parece maravilloso.


Mariona Tolosa Sisteré. Repasaletras. mtm. (***) Llega el turno de uno de los libros que más ha gustado a los docentes de educación infantil y primaria, pues este abecedario tan especial, además de trabajar la perspicacia en los prelectores y primeros lectores (¡Shhh! En cada página se esconde una letra de nuestro alfabeto), da la oportunidad de jugar con ellas desde una experiencia táctil, pues aparecen troqueladas. Les animo a ver este título con los ojos vendados (sí, una paradoja muy hermosa), pues se aprecia mejor el objeto libro. ¡Bravo!


Katrin Wiehle. Las cuatro estaciones. Lóguez. La colección Mi pequeño… se hace más grande con este libro de cartón de gran formato en el que la autora alemana afincada en Estados Unidos nos abre una vez más la naturaleza de par en par. Hemos hablado muchas veces de estos libros hechos en cartón 100% reciclado y no podía faltar este dedicado a las cuatro estaciones del año. Sin duda, un hermoso regalo para quienes amen la vida sobre nuestro planeta.


Cédric Ramadier. El libro que tiene miedo. Lóguez. Otra colección que amplía sus títulos es la de Ramadier. Primero fue el libro que duerme, luego el que se enfada y esta vez le llega el turno a un libro muy miedoso que seguro que interactúa tan bien con los primeros lectores como los dos anteriores. Esta vez el diálogo se interna en el mundo de la oscuridad y gracias a un pequeño roedor el libro consigue tranquilizarse… ¡No se lo pierdan!


Margarita del Mazo y Cecilia Moreno. Los planetas. Jaguar. (***) Llegamos a una de las colecciones que más éxito tienen entre los lectores principiantes y que recomiendo bastante. En este nuevo título, sus autoras (muy acertadas, pues saben muy bien lo que se llevan entre manos ambas) le rinden un homenaje al sistema solar y los planetas que lo configuran. La diversión está asegurada, en verso y con mucha chispa, ¡por supuesto!



Barbara Castro Urío. ¡A dormir gatitos! Zahorí Books. (***) En una selección como esta no podía faltar el ganador en la última feria de Bologna en la categoría Toddler (que ya he explicado antes). No es de extrañar que este libro sobre gatos, colores y números haya salido triunfador pues está muy bien pensado, tanto en contenido, como en formato. Los gatos aparecen (fíjense en el color) y las ventanas se encienden (¿Cuántas hay?), un juego de correspondencias que interpele al lector. ¿Qué pasa ahí? ¿Qué invento es este? Lo que más me gusta es el final, ¡descúbranlo ustedes mismos!


Matthieu Maudet. Los calcetines. Lóguez. Lo admito. Me he identificado con Marieta, la protagonista de este libro. Entre los rotos, los que se pierden debajo de la cama o detrás de la lavadora, no gano para calcetines. De repente y por arte de birlibirloque, aparecen y, aunque te llevas una alegría, te das cuenta de que tienen  vida propia y ya no son los mismos. ¿Quieres descubrir en qué se transforman esos calcetines que pierdes en cualquier parte? ¡Este libro te lo muestra!


Marta Comin. Diez gusanitos duermen. A buen paso. (***) En este nuevo libro de Marta Comín, una autora muy prometedora –todo hay que decirlo-, diez gusanos de distinto color se aletargan junto a su madre para soñar en los lugares más variopintos. En una manzana o en el trasero de un cerdito, todo es posible en las alas de Morfeo. Con una propuesta de juego final (¿Y si nuestros dedos fueran esos gusanos?) y la construcción de personalidades diferentes, este librito puede dar mucho de sí.


Enric Jardi. ¿Qué significa? Combel. (***) Tras muchos libros leídos y algún curso que otro sobre esta actividad, convengo que la infografía es una disciplina gráfica bastante compleja. Estética y comprensibilidad del mensaje tienen que casar estupendamente para elevarse en ella. Esto es lo que nos viene a decir un libro como este en el que, a través de símbolos y preguntas sencillas hurgamos en nuestro subconsciente y creamos una historia cotidiana en la que o bien nos encontramos o bien nos perdemos. Las dos ideas son maravillosas, ¿verdad?


Andrea Wayne von Königslöw. En el baño. Ekaré. Los libros escatológicos siempre tienen su aquel y este no podía ser menos. Con mucho humor, la artista canadiense nos invita a imaginar cómo utilizarían la taza del váter una serie de animales. La gallina pondría un huevo, el tiburón bucearía dentro, el león se sentaría como en un trono… ¿Y los niños? ¿Cómo tienen que utilizar el baño?




Mar Benegas. Tras-tras / Cari-caricias / Las arañitas de la risa. Ilustraciones de María Reyes Guijarro, Marta Comin y Luisa Vera respectivamente. Combel. (***) Con los tres nuevos títulos, la colección La cereza se hace cada vez más grande, algo que los monstruos agradecemos sobremanera pues rimas e ilustraciones desenfadadas hacen las delicias de los prelectores, unos para los que el objeto libro, la melodía verbal y el juego siempre deben estar presentes. Poco más que añadir porque es de sobra conocida su valía.



Annette Tamarkin. Mis pequeños contrarios / Mixmax de animales. Combel.  De la autora de Retahíla aparecen en las estanterías dos nuevos títulos de esta especialista en libros para prelectores y pequeños lectores. Mientras que el primero presenta se presenta el clásico juego de pestañas que caracteriza los trabajos de esta autora, el segundo se complementa además con otro juego de solapas intercambiables que origina múltiples combinaciones de personajes quiméricos. ¡Dos ideas geniales!


Tristan Mory ¿Quién soy? Combel. (***) Un libro juego de estas características siempre sorprende, no sólo porque es un híbrido entre álbum informativo y de ficción, sino porque lo interactivo de sus dobles páginas tiene un no-sé-qué que huele a infancia y descubrimiento (¿Alguna vez han jugado al escondite?). El éxito está asegurado con él. Mi sobrino -y un montón de chiquillos más- dixit.


Lilith Moscon y Francesco Chiacchio. Lola busca su cola. Combel. Lola es una serpiente bastante despistada que ha perdido su cola. La busca por todas partes y no la encuentra. En cambio da con todo tipo de enseres y cosas que quedan al descubierto cuando estiramos de una pestaña lateral. ¿Ayudas a esta serpiente a encontrarla? A veces cuatro ojos ven más que dos, sobre todo cuando la solución es tan evidente que no necesita mucho más.



Nadia Budde. Un, dos, tres ¿qué ves? / Un, dos, tres, vampiro es. Kalandraka. (***) En estos, dos de los mejores libros de cartón de este año, cada página nos va presentando objetos, animales o personas donde las series (de palabras e ilustraciones) y las fórmulas de repetición son la excusa perfecta para descubrir nuestro entorno y echarnos unas risas. Mientras que el primero se adentra en un universo blanco, el segundo se permite las alusiones al mundo de la noche y los personajes de terror (ya saben: brujas, vampiros y otros monstruos). Me encantan y espero que a ustedes también.


Ricardo Alcántara y Gusti. El pirata valiente. Kalandraka. Seguro que muchos de ustedes han soñado alguna vez con ser piratas, surcar los mares, ir de uno a otro confín buscando aventuras y tesoros. Eso es lo que le pasa a Juanito, que imagina a todas horas que es un corsario feroz y temido. O al menos, eso sucede hasta que su mamá descubre el punto débil de todo pirata. Una historia cotidiana en verso para los más pequeños.


Satoshi Iriyama. Samba panda con papá. Libros del Zorro Rojo. Secuela del divertidísimo Samba panda con osito, un libro que fue editado en papel, el autor japonés se vuelve a internar en el maravilloso mundo de la imitación infantil a ritmo brasileño en compañía del entrañable protagonista y su padre. ¡Bien de ritmo y música!


Adrienne Barman. Bestiario de voces animales. Libros del Zorro Rojo. Esta secuela del exitoso Bestiario de la autora francesa está dirigido a los primeros lectores. En él se recoge un pequeño catálogo de animales y los verbos que aluden a sus voces. La pantera ruge, la cebra relincha, los hombres roncamos, resoplamos, chillamos o reímos… Un momento, ¿sólo lo hacemos los humanos o hay más animales que se comunican de esta forma? ¿Sabrías decirme qué otros animales también hacen estos ruidos tan especiales? Siempre puedes echar mano de este libro para responder…



Ellen Duthie y Daniela Martagón. Niño huevo perro hueso / Niña gato agua pato. Wonder Ponder. (***) Los dos primeros títulos (o eso espero, que no acabe aquí) de la serie de boardbooks de Wonder Ponder, ese proyecto de filosofía para niños del que hemos hablado en varias ocasiones, nos aproxima a un universo surrealista pero con mucha chicha que parte de dos situaciones bien cotidianas. Llenos de humor, cada doble página divierte y pregunta a partes iguales. ¿Qué pasa ahí? Cada cuál que busque sus respuestas, es en lo que consiste la lectura.


Xavier Deneux. Todo a punto. Combel. (***) Una vez más Deneux nos sorprende con un libro de cartón en el que el simple paso de la página da vida a animales a base de puntos. Primero es uno, luego dos, tres, y así sucesivamente. Gusanos, patos y caballos aparecen en sus páginas y llenan de color los ojos de los críos. Sencillo y llamativo.


Jean Jullien. Antes & Después. Combel. (***) No sé qué estaría pensando Jean Jullien cuando dio vida a esta joya (creo que no era lo mismo que cuando hizo sus aclamados Esto no es un libro y Ralf), pero el caso es que me encanta la peculiar forma que tiene de explicar el paso del tiempo a cualquier lector que se acerque a él. Unas veces el lapso es muy grande, otras veces es más pequeño, pero lo cierto es que todo cambia de alguna manera. También hay hueco para preguntas trascendentales, para comernos un poco el coco. Está claro que el después siempre sorprende, aunque debemos tener en cuenta que el antes no deja indiferente.



Meritxell Martí y Xavier Salomó. Amarillo / Verde. Combel. Aparecen en las librerías los dos nuevos títulos de una colección en la que los colores son el hilo conductor de historias que avanzan con forme pasamos las páginas. Secuencias de objetos que comparten el mismo color y que, desde el sinsentido dejan construir historias en la imaginación de los niños.



Antonio Ladrillo. Mi colección de caras. (***) Pastel de luna. Uno de los libros de cartón que más desapercibido ha pasado y que sin embargo me ha encantado. Aunque me recuerda a otro similar de Tupera Tupera, he de confesar que estoy enamorado de las líneas y colorido de Antonio Ladrillo. El enfado, la sorpresa o la alegría se traducen en cada página de este libro circular que funciona como espejo y catarsis emocional.



Carine Fontaine. Colección ¡Hola, chiquitín! Loqueleo Santillana. Continuando con la no ficción dentro de los boardbooks, aquí tenemos una colección sin desperdicio. Animales, objetos e incluso la Navidad tienen su propio volumen e invitan a las criaturas inexpertas a internarse en estos imaginarios de esquinas redondeadas y páginas resistentes para ir conociendo su entorno más próximo.


Hector Dexet. ¡En marcha! Patio. En avión, en paracaídas, en patinete, en tren, en coche o en un buldócer. De todas estas formas y muchas otras viajan los personajes de este nuevo libro de Dexet, un autor que le ha cogido la medida al libro de cartón y que sigue utilizando recursos como los troqueles y los colores primarios para llamar la atención de los primeros lectores a base de juegos de perspectiva y sorpresas varias.


Susanne Straßer. La ballena se baña. Juventud. Con una nueva historia de su colección Mejor con amigos, la autora alemana se vuelve adentrar en el universo de las historias acumulativas en las que la amistad es la verdadera protagonista. Todo empieza con una ballena dándose un buen baño. Alguien llama a la puerta. Es la tortuga que quiere unirse. Tras sucesivas toques a la puerta la bañera se llena de animales, de sonidos y de muchas risas. ¿Te lo vas a perder?


Delphine Chedru. Si dices… Kókinos. (***) Y para terminar esta tanda de hermosos libros les traigo una joya delicada. Todos asociamos palabras a imágenes, pero ¿qué sucede cuando pasamos la página y descubrimos que nos equivocábamos, que el mundo puede ser más hermoso todavía? Esto es lo que consigue un libro que además de sorprendernos nos familiariza con el entorno y nos enlaza con nuestra propia imaginación a base de troqueles y conexiones inesperadas pero igualmente hermosas. Sean felices descubriendo.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...