jueves, 24 de mayo de 2018

Selección de Boardbooks 2017-2018


Teniendo en cuenta que la llegada de la Feria del Libro de Madrid es inminente y muchos de ustedes aprovecharán para pasearse entre las casetas del Retiro y regalar(se) algún que otro libro, llega la hora de hacer pública algunas selecciones de libros.
Esta semana le toca a los boardbooks, unos libros generalmente dirigidos a los pre-lectores o primerísimos lectores que tienen la característica de estar fabricados por completo con cartón para que los pequeños puedan darles todo el trajín que sólo ellos saben. Una selección muy útil para padres primerizos o con hijos de escasa edad, trabajadores de guardería, educadores infantiles o maestros de parvulario o los primeros cursos de primaria, y en definitiva, para todos aquellos que deseen conocer algo más sobre este tipo de libros. A todos ellos les invito a pasarse por las anteriores selecciones (AQUÍ y AQUÍ) en las que además de descubrir otros títulos que podrían haber pasado por alto, encontrarán algunas apreciaciones técnicas que van abriendo su mirada a este tipo de publicaciones con muchos matices.
En lo que a nuevas consideraciones se refiere decirles que, aunque esta selección se rige por un criterio de formato, he decidido que además de las referencias bibliográficas, las estrellitas para indicar aquellos títulos sobresalientes (***), y la breve descripción con la que los suelo acompañar, dejaré claro cuáles de estos títulos se adscriben a la categoría de “No Ficción” para evitar su inclusión en la selección de libros informativos que en breve también será publicada.
Y sin más preámbulos, aquí va esta selección (ordenada por orden alfabético del apellido del primer autor) que es de mis favoritas por lo manipulativo, lo sencillo y, sobre todo, lo increíble de estos libros. ¡Que la disfruten!



Hiroyuki Arai. Soy una nevera, Soy un armario y Soy una bañera. Colección ¡Ábrenos! Blackie Books. (***) Partiendo de tres elementos cotidianos con forma de paralelepípedo (véase la coincidencia con estos libros de formato vertical), se nos presentan tres momentos de nuestro día a día. Inculcar hábitos saludables como la higiene diaria, un desayuno completo y variado, y la forma de vestirse, es una tarea difícil para con los más pequeños del hogar. Es por ello que estos álbumes encantadores con una factura gráfica impecable, son la mejor excusa para que padres e hijos compartan lecturas y los segundos aprendan gracias a simpáticos personajes. 


Mar Benegas. El libro rojo y El libro azul. Litera-Libros. (***) Lo que en principio pueden parecer dos ideas descabelladas de su autora, son dos álbumes en formato boardbook que basándose en dos premisas que reúnen muchos libros para prelectores, los colores primarios y la musicalidad de la palabra, abren un mundo más que sugerente para aquellos niños que desean conocer el mundo. No tienen ni una sola ilustración pero no se pierdan la vivacidad de sus páginas que de seguro les recuerdan a lo que hablan sus versos.


Antje Damm. ¡Duerme gatita, duerme! Takatuka. En este libro protagonizada por una gata un tanto deslenguada podemos encontrar vías en las que los libros dialogan con los lectores, más cuando el niño despierta a la felina de su siesta, lo que supone el inicio de toda una serie de acciones con las que pueden crecer los juegos de imitación y conocimiento. Un librito que nos lanza en pos de la sorpresa y la hora del sueño.



Héctor Dexet. Casas y Nosotros. Patio. Continuando con la colección de este autor (recuerden su título Es un jardín…), durante el presente curso se han editado otros dos títulos que toman como excusa los hogares y el ser humano. Acostumbrados a las líneas sencillas y el colorido de este artista podemos pasearnos por las viviendas de diferentes animales como la abeja, los pájaros o la tortuga, o la anatomía y fisiología humanas. Con troqueles, estos híbridos entre la ficción y la no ficción nos invitan a abrir el mundo.



Consuelo Digón y Cintia Martín. Mientras la princesa leía... Ediciones Tralarí. En una selección como esta no podía faltar el primer flexágono en formato boardbook (que conozco). Esta vez, las autoras a las que tan buenas ideas nos tienen acostumbrados, se arriesgan con el cartón en una historia infinita en la que princesas, ranas y lectura son las protagonistas. Humor e ideas con mucho swagg desde la autoedición que bien valen una mención. ¡No se lo piensen!


Lucié Félix. Tomar y dar. mtm editorial. (***) No ficción. Seguramente muchos lo conocerán ya debido a su formato de libro/juego interactivo, uno que ha llamado la atención de padres y maestros a la hora de enseñar verbos antagonistas en los pequeños lectores de una forma manipulativa y visual. Si tuviera que llamar la atención sobre algunos aspectos, destacaría dos. Por un lado me gusta que el gesto de pasar la página sea la línea divisoria entre cada pareja de verbos, estableciendo una frontera mayormente temporal entre ambos. Por otro su introducción explicativa en la que recomiendan colocar las piezas en su sitio para que el siguiente lector capte la esencia del mismo es muy necesaria. De líneas sencillas y bien pensado, es un regalo maravilloso.


Imapla. ¡Muac! La historia de un beso verde. Milrazones. (***) Este curso escolar he contado varias veces este libro (con un plus de mi cosecha que da mucho juego…) y todas ellas ha gustado bastante entre los asistentes. Y es que esta historia ideada por Imapla en la que se conjugan los cuentos populares, la diversidad animal, las retahílas y los recursos de estilo narrativo, tiene mucha enjundia. No se lo piensen dos veces si quieren sorprender a los niños -y algún que otro adulto-.




Agata Królak. Trabajosos. Combel. No ficción. Nos detenemos en este boardbook que se me había pasado ojear pero que Elena me ha recomendado (¡Gracias!). En él se recogen un montón de osos que se dedican a diferentes tareas. Con ilustraciones coloristas y de trazo tembloroso que con sencillez expositiva abren el mundo laboral a los más pequeños, me ha cautivado. 



Meritxell Martí y Xavier Salomó. Rojo y Azul. Combel. (***) Integrados en una nueva colección de boardbooks de Combel, editorial especializada en este tipo de formato, son libros que toman como excusa los colores para hacer un recorrido concatenado por diferentes elementos, diferentes palabras que evocan  ese color para quedan conectadas a través de las ilustraciones, lo que permite a los lectores a crear un relato de ficción. Sencillo pero muy interesante.





Rocío Martínez. Duerme, duerme negrito. Ekaré. (***) Partiendo de una canción de cuna latinoamericana que popularizaron entre otros Atahualpa Yupanqui, Víctor Jara o Mercedes Sosa (su versión es mi favorita), la ilustradora madrileña crea un relato maravilloso y colorista para los más pequeños y en el que lo selvático tiene mucho que decir. Con unas imágenes cargadas de significado (¡Busquen, busquen!) en las que el niño protagonista, desoyendo a su familia y al texto (clara disyunción narrativa), no se duerme ni a tiros y prefiere brujulear por los alrededores en pos de la aventura. Sencillamente precioso.


Matthieu Maudet. ¡Hay un lobo! Lóguez. (***) Recién publicado, este boardbook nos presenta una historia llena de humor protagonizada por un grupo de animales que se encuentran un lobo de manera inesperada. Lo cierto es que el lobo está entretenido con otros menesteres (un bocata vegetal), pero ya se sabe lo que es la mala reputación. Un libro que regalaré en más de una ocasión (ya saben que gusto de romper con mi mala fama) a malpensados y amantes de los lobos.


Margarita del Mazo y Cecilia Moreno.¡Puff! Miau – Jaguar. Continuando con la colección que este tándem de escritora e ilustradora empezaron hace casi un par de años dirigida a los más pequeños, tenemos un nuevo título, en esta ocasión, bastante escatológico. Dedicado a los pedos de todo tipo, con ¡Puff! nos entra la risa a través de las palabras, verdaderas protagonistas de un librito honesto y simpático.


Oswaldo Pai e Inma Grau. Ata Bota. Diego Pun Ediciones. Hay otros libros como este en las librerías, pero el aquí incluido me ha gustado mucho por dos motivos. En primer lugar porque parte del juego de palabras, siempre agradecido cuando se trata de primeros lectores, y en segundo lugar porque es la continuación de parte del espectáculo Coro Cocó de la compañía PAI de teatro infantil.


Adrien Parlange. La cinta. Kókinos. (***) Galardonado con una mención en los premios Bologna Ragazzi en su categoría de “Nuevos Horizontes”, no podía faltar en esta selección aunque ya lo incluyera en la de Los mejores del 2017. El concepto del objeto-libro se desborda gracias a la cinta marcapáginas, la verdadera protagonista de un libro delicioso en el que se abren microrrelatos en cada doble página que dan lugar a una proyección imaginada desde una perspectiva manipulativa. Para ver su poder sólo tienen que decirle a un niño que sujete esa cinta amarilla y pasen las páginas ante sus ojos.





Viviane Schwarz. Animales con el gato Chiqui y Contando con el gato chiqui. Milrazones. (***) Continuo con las variopintas apuestas de boardbooks que durante este 2017-2018 ha hecho la casa santanderina Milrazones, en este caso con el gato Chiqui, el protagonista de dos libros de la siempre genial Viviane Schwarz que, desde una perspectiva canalla y humorística nos presenta dos hechos cotidianos: los animales y sus sonidos y cómo podemos contar. Ambos tienen una sorpresa final que utilizando recursos narrativos diferentes en base a la ruptura discursiva, nos sacan una sonrisa.



Cally Stronk y Constance v. Kitzing. Nunú en el jardín y Nunú juega. Kalandraka. Nunú es el elefante protagonista de una serie de libros con texto rimado e ilustraciones dulces y tranquilas que invita al niño a conocer lo próximo. El calor del sol o el sabor de los frutos, jugar sólo o acompañado son facetas a las que Antonio Rubio ha buscado palabras en castellano. Positivo y expresivo, Nunú es un buen compañero.



Annette Tamarkin. Retahíla. Combel. (***) De la autora de En el jardín y En el cielo, nos llega un nuevo  libro de cartón provisto de pestañas y algunos elementos pop-up. Con imágenes de líneas sencillas y coloristas, Tamarkin nos presenta una concatenación de situaciones y por la cual ha provisto a este libro de su encuadernación de acordeón. No se pierdan el detalle con el que el propio lector puede encontrarse formando parte de este libro circular.


Tupera Tupera. ¿Qué quiere el bebé? Phaidon. (***) Una vez más el dueto formado por Tatsuya Kameyama y Atsuko Nakagawa nos presentan una de sus creaciones, en esta ocasión con formato redondo. En cada doble página podemos observar una situación dónde el gesto del bebé protagonista cambia. Es así como se nos presenta la comunicación facial desde un prisma comparativo entre animales y hombres (Muy darwiniano, ¿no creen?).



Katrin Wiehle. Mi pequeña montaña. Lóguez. No Ficción. He aquí un nuevo título para esta colección que nos presenta diferentes ecosistemas del mundo con la baza de estar enteramente editado en cartón reciclado. Esta vez se detiene sobre la montaña, su flora y su fauna, o cómo viven las poblaciones humanas en las cumbres y cimas montañosas. Una agradable y cercana puesta en escena para estos libros informativos. 



Dario Zeruto. Formas Colores Números. Edebé. (***) Este es quizá uno de los libros para pre-lectores que más desapercibido ha pasado durante los últimos meses. Ideado por un arquitecto y diseñador italo-cubano, este libro con doble encuadernación y dos lomos (a derecha e izquierda) se abre como una ventana llena de posibilidades ante el pequeño lector. Como su propio nombre indica, formas colores y números son los protagonistas de un boardbook diferente que se empapa de la influencia de dos grandes, Bruno Munari (artística) y Katsumi Komagata (estimulación temprana). Ya les subiré un vídeo al Instagram de los monstruos.


Y como despedida, hacer referencia a dos boardbooks con mecanismos móviles de Meritxell Martí y Xavier Salomó titulados ¡Buenos días! y ¡Buenas noches! editados por Combel que me parecen bien divertidos y agradables. ¡Júzguenlos ustedes mismos!



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...