miércoles, 19 de febrero de 2020

Maternidad idealizada



Por mucho que los influencer de la crianza se dediquen a ensalzar las bonanzas de la maternidad, un servidor, que vive en el mundo de la perpetua adolescencia no sabe qué pensar al respecto. Se escucha de cada barbaridad en las redes sociales, que dan ganas de liarse a tiros ipso facto. Ves a cada madre, a cada padre, a cada psicólogo, a cada gilipollas en este universo, que lo mejor que puedes hacer es reírte de sus pedos de colores (o incluso fumártelos, a ver si te conviertes en unicornio).


Lo primero es que casi todos se dedican a la infancia y casi ninguno a los quinceañeros (se ve que la cosa les resulta menos llevadera) algo que me da un poco por el cacas ¿Acaso la crianza acaba a los doce años? Pobres y abandonados teenagers...
Lo segundo es el grado de melindre y ñoñería que suelen utilizar en sus disquisiciones sobre pañales, dientes caídos, fiestas de cumpleaños, riñas de parvulario y otros pormenores infantiles. Son tan babosos que dan ganas de regurgitar hasta la primera papilla. ¿Nadie les habrá dicho que el empalague no es directamente proporcional al cariño?
Lo que sigue es el postureo. Los críos son como los gatetes: más o menos fáciles de adiestrar, lucen mucho en cámara (sobre todo con muselina y encajes de bolillos) y a medio mundo se le cae la baba con ellos. Los “likes” fluyen a mansalva y el negocio sigue imparable mientras violamos sus derechos de imagen (mis nenes son míos y los exploto cuando quiero).
Y lo último es el grado de condescendencia que destilan... Llevo casi un tercio de mi vida trabajando con adolescentes. Una media de ciento veinte alumnos por curso durante siete meses al año. Y lo más valioso que he aprendido es que con ellos NO HAY RECETAS. Cada uno es cada uno y hay que andarse con cautela. Prefiero prestar atención a los compañeros que ofrecen recursos de todo tipo (alabo la generosidad en todas sus formas) que escuchar las monsergas de esa caterva de “influmierder” que solo aspiran a falleras mayores (Senyor pirotècnic, pot començar la mascletà!).


Y si no han tenido bastante sorna hoy les traigo un libro con el que me topé el otro día en una de esas librerías fantásticas que visito y que me pareció extraordinario. Mama Bruce de Ryan T. Higgins (editorial Anaya) es uno de esos libros que desde el humor hurga en tu subconsciente desde la primera página y construye una parodia de muchos aspectos de la vida occidental actual.


Bruce es un oso que siente verdadera pasión por los huevos. Se dedica a recolectarlos de cualquier nido y, como buen morrifino, los prepara según le indican los gurús de la gastronomía (este guiño a la dictadura de la gastronomía me parece muy simpático). Un día encuentra una receta con huevos de ganso y tras hacerse con ellos, rompe el cascarón y ¡voilá!, en un periquete se convierte en la “madre” de cuatro patitos.
Con unas ilustraciones de corte humorístico y bebiendo de algunos recursos del cómic (inclusión de viñetas y serialización de escenas), este álbum (que da comienzo a una serie, por cierto) nos invita a reflexionar sobre la maternidad, sus pros y contras. No precisamente desde una postura edulcorada y suavona, sino desde la relación materno-filial menos deseada en la que también tienen cabida el cariño y la solución de ciertos problemas. 
Lo pueden sugerir, leer y hasta regalar (no tengan miedo a sobrevolar los derroteros del discurso moral erróneo que algunos promueven), seguro que cualquier padre o madre se siente identificado con Bruce (¡Que levanten la mano y se dejen de tanta pantomima!). Que ser padres, digan lo que digan, cuesta, por mucho que queramos idealizarlo.


6 comentarios:

Encarnita dijo...

Hola Román, totalmente de acuerdo con lo que comentas en la reseña de este libro.Lo he regalado y fue un éxito.Me parece un muy buen libro sobre la maternidad, la cual sí que tiene muchas cosas gratificantes ( la mayoría) pero también alguna que otra desilusionantes.Pero sobre todo, que los resultados se ven, en muchas de las ocasiones a largo plazo.

María Traver de Juan dijo...

Hola Román, buenos días.
Como siempre tan certero, vuelvo a decirte que me gusta muchísimo tu blog, para mí herramienta de trabajo imprescindible, con el que muchas veces "nos haces ver" las historias que cuentan los libros de otra manera.
Me gustó mucho este libro cuando lo incorporamos al fondo de la biblioteca en mayo de 2019, con esa visión socarrona y crítica de la maternidad/paternidad, llegando hasta a esos "jovenes" que les cuesta tanto dejar el nido, al margen por supuesto de las circunstancias económicas y la precariedad laboral actual.
Y, aunque el planeamiento es diferente, cuando de leído tu reseña , me he acordado de otro libro "Todos sus patitos" de Christian Duda
Muchas gracias
María

Román Belmonte dijo...

¡Hola Encarnita! Ya sabía yo que conocías el libro, ahora que eres madre de dos adolescentes... El caso es seguir con esperanza maternal. ¡Un besico y a ver si nos vemos en la tercera sesión del seminario! ¡Que tu siempre tienes cosas interesantes que decir!

Román Belmonte dijo...

¡Hola María! Muchas gracias por tus palabras, siempre son alentadoras. El libro me encantó. Tiene mucho humor y habla de muchas cosas. Y el segundo libro del que hablas, uffff, ¡una genialidad! ¡Mil gracias por comentar y un abrazo!

Rocio dijo...

¡Hola Román! Leo cada semana tu blog y siempre incluyo alguna de tus recomendaciones en mi newsletter, siempre mencionándote, por supuesto. La maternidad creo que es el trabajo más duro que voy a tener en mi vida (entiende lo de "trabajo"). Es gratificante, pero muy duro. Me voy a hacer con este álbum porque no lo conocía y seguro que me encanta.
¡Mil gracias, como siempre!

Román Belmonte dijo...

¡Hola Rocío! Pues muchas gracias por darle alas a mis recomendaciones. Estoy seguro de que este libro te encantará porque tiene mucho jugo fresco. Y lo de la crianza... ¡qué me vas a contar que no sepa! ¡Un abrazo y gracias a ti por estar aquí!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...