miércoles, 25 de mayo de 2016

De juguetes en los libros, una selección / About toys and picture books, a selection

 

Todos los artefactos inventados por el ser humano, incluidos los libros, tienen diferentes funciones, unas inherentes (en el caso del libro: leer o pasar páginas) y otras que pueden hacerse extensivas a diferentes tipos de objetos (coleccionismo acumulación de polvo o fetichismos).
A la hora de decantarse por unos u otros, cada uno tiene sus preferencias, véanse zapatillas deportivas (lo admito, soy un poquito macarra), latas de conservas (también catacaldos), antiguallas (¡Lo que disfrutamos María José y yo con una chatarrería! ¡Viva la quincalla!) o los juguetes, esos que, además de llenar las habitaciones infantiles, se toman como excusa en multitud de libros para niños. Y de eso va la selección de hoy: de juguetes en los libros.
En primer lugar tenemos que ser conscientes de que la historia del juguete, como extensión del juego, se desarrolla paralela a la de la humanidad. Son esos artilugios que siempre han acompañado en la crianza de los niños, que los han entretenido e instruido, para enseñarles el mundo desde una escala menor. Por ello, cabe decir que el juguete es un instrumento anterior al libro, mucho más si hablamos de libros infantiles, un objeto presente en nuestras vidas desde hace un par de siglos.
Bastantes son los autores que se han servido de estos elementos para conducir (utilizo este verbo porque en muchos casos es el mas apropiado) las mentes infantiles desde una perspectiva literaria debido a la fácil identificación que el pequeño lector realiza con estos objetos de lo cotidiano, de su imaginario.
Osos de peluche, soldados de plomo, muñecas, juegos de mesa, marionetas o vehículos sobre ruedas hacen las veces de mediadores entre el mundo infantil y el medio adulto, entre lo literario y lo real, para hacer llegar al lector los mensajes más variados o construir en el respuestas propias ante conflictos ajenos. Es bastante llamativo que en la mayoría de las historias que hoy les propongo en esta selección, sus protagonistas pasan de ser meros elementos pasivos e inertes, a formar parte activa del mundo que les rodea, se vuelven sujetos animados en los que la conciencia toma partido. Esto es algo que se puede extrapolar al mundo infantil, en el que el sujeto pasa de ser un mero receptor dentro de un entorno adulto, a un actor con voz e intereses propios y que es capaz de equivocarse. En otros casos, los juguetes son la excusa perfecta para divertirse, dejar volar la imaginación y transportarse fuera y dentro del papel, construyendo mundos imaginarios en los que moverse a sus anchas.
Dejando a un lado las similitudes entre la ilustración infantil y los juguetes (¿Encuentran semejanzas entre el Juul de Gregie Maeyer y Koen Vanmechelen y los juegos infantiles de construcción? ¿Dirían que las ilustraciones de Enrique Quevedo se inspiran en los antiguos mecanos?), me he querido centrar en argumentos y elementos evidentes de los libros ilustrados para realizar el siguiente listado.
Aunque en un principio intenté organizar los siguientes títulos en diferentes categorías, aborté la misión ya que, a pesar de que algunos eran fácilmente clasificables, otros muchos eran más complejos y trataban infinidad de temas. Es por ello que he decidido obviar estas tipologías y me he decantado por hacer una serie de apuntes sobre cada título. Además, también he señalado aquellos títulos que tenían cabida en esta selección pero que sólo podemos encontrar editados en otras lenguas extranjeras.
Disfrútenla y, sobre todo ¡jueguen!


Ungerer, Tomi. Otto, la historia de un osito de peluche. Ediciones B. (Historia occidental siglo XX).


DiCamilo, Kate y Ibatouline, Bagram. El prodigioso viaje de Edward Tulane. Noguer. (Viaje iniciático; Segundas oportunidades; Amor).


Müller, Jörg. El soldadito de plomo. Lóguez. (Segundas oportunidades)


Hissey, Jean. El viejo oso. Zendrera Zariquiey. (Segundas oportunidades; Amistad)


Stevenson, James. La noche después de Navidad. Anaya. (Segundas oportunidades)


Deedman, Heidi. ¡Demasiados juguetes! La casita roja (Segundas oportunidades)


Schubert, Dieter. Monky. Ekaré (otra edición antigua en Lumen). (Segundas oportunidades)


Blake, Quentin. Clown. Red Fox (Amistad; Segundas oportunidades; No está editado en castellano pero al ser un libro sin palabras no importa).


Van Allsburg, Chris. Jumanji. Fondo de Cultura Económica. (Aventuras)


Harper, Piers. El oso del abuelo. Juventud. (Ensoñaciones)


Freeman, Don. Corduroy. Puffin Books (Diferencias de clases; Segundas oportunidades)


Schaapman, Karina. La casa de los ratones. Blackie Books. (Relatos)


Sakaï, Komako (basado en una historia de Margery Williams). El conejo de peluche. Corimbo. (Segundas oportunidades; Conciencia de la realidad)


Frances Hodgson Burnett. Racketty-Packetty House and other stories. Dover (Relatos; Aventuras; Sólo en inglés).


Ferrell, Sean y Santoso, Charles. No me gusta mi koala. Picarona. (Cariño filial)


Anthony Browne. Gorila. Fondo de Cultura Económica. (Ausencia paterna)


Vincent, Gabrielle. La pequeña marioneta. Zendrera Zariquiey. (Expresiones e imitaciones)


Hans Christian Andersen. La pareja de enamorados o El trompo y la pelota. Varias editoriales. (Amor y superficialidad)


Jandl, Ernst y Junge, Norman. Ser quinto. Lóguez. (Miedo a lo desconocido)


Norac, Carl y Dautremer, Rébecca. Sentimento. Edelvives. (Ser diferente)


Hughes, Shirley. Peluche. Flamboyant. (Disputas infantiles)


Cooper, Helen. Historias de juguetes. Juventud. (Relatos)


Cooper, Helen. El niño que no quería dormir. Juventud. (Acompañando en la noche)


Ichikawa, Satomi. ¿Hay osos en Africa? Corimbo. (Un mundo diverso)



Hoffman, E.T.A. El cascanueces. Olañeta (Clásico; Aventuras; Ver ediciones ilustradas por Roberto Innocenti, Lisbeth Zwerger -en castellano ambas- y Maurice Sendak -en inglés-)


Carlo Collodi. Las aventuras de Pinocho. Ilustraciones de Roberto Innocenti. Kalandraka. (Clásico; Viaje iniciático)


Andersen, H. C.. El soldadito de plomo. Varias editoriales (Clásico; Viaje iniciático; Ver edición ilustrada por Page Tsou, Monica Laingruber o Fred Marcellino)


Milne, A. A. Winnie de Pooh. Ilustraciones de E. H. Shepard. Valdemar. (Clásico; Aventuras; Relatos)


Krauss, Ruth y Sendak, Maurice. Osos. Kalandraka. (Complejo)


Ponti, Claude. El álbum de Adela. Lata de Sal. (Imagiario)

Documentos de ampliación




5 comentarios:

miriabad dijo...

Estupenda y muy cuidada selección. No me había dado cuenta de la cantidad de libros que hay de nuestros eternos amigos. Gracias, Román.

miriabad dijo...

Estupenda y muy cuidada selección. No me había dado cuenta de la cantidad de libros que hay de nuestros eternos amigos. Gracias, Román.

Román Belmonte dijo...

¡Me alegro de que te guste, Miriam! ¡Un abrazo!

Anónimo dijo...

¡Maravillosa selección!

loimborrable dijo...

Hermosa selección! Realmente para disfrutar. Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...